_
_
_
_

El Tesoro coloca letras a seis meses al 3,55%, el tipo más bajo en 11 meses

En deuda a un año capta 4.080 millones al 3,424%, inferior al 3,449% de abril

Letras Tesoro Subasta mayo Gráfico
Belén Trincado Aznar
G.E.

Las rentabilidades de la deuda se alejan de los máximos registrados hace unos meses. Esta tendencia se replica tanto en el mercado secundario como en el primario y las emisiones de letras son el mejor ejemplo de esta tendencia. El activo estrella del ahorro conservador sigue ofreciendo rentabilidades que baten a la inflación y que superan las ofertas de la banca, pero a medida que aumentan las expectativas de rebaja de tipos, los rendimientos se apean de los máximos registrados en 2023. En la primera emisión de mayo el Tesoro ha captado 5.453 millones en letras a seis y 12 meses a tipos más bajos. Es decir, ligeramente por debajo de los 5.500 millones que se había marcado el organismo que pilota Paula Conthe.

El grueso de la operación, unos 4.079,6 millones de euros, ha correspondido a la deuda a un año. La rentabilidad marginal ha pasado del 3,449% registrada en la colocación de abril al 3,424% actual. Aunque las rentabilidades continúan siendo atractivas, toman distancia del 3,876% que registraron en la recta final del pasado ejercicio.

En letras a seis meses se han colocado 1.373,6 millones al 3,554%, por debajo del 3,623% de la subasta del mes pasado, y la rentabilidad más baja desde el pasado mes de junio. La demanda conjunta para ambas referencias ronda los 10.000 millones de euros, lo que equivale a una ratio de cobertura de 2,45 veces la oferta. Esto es, aunque los rendimientos se van moderando, la deuda española sigue despertando el interés de los inversores. Como se pudo comprobar en el mercado secundario, la incertidumbre política no ha pasado factura a España. La prima de riesgo ha continuado por debajo de los 80 puntos básicos.

La rebaja de los rendimientos no pasa factura al apetito de los inversores particulares. La negativa de los bancos a mejorar la remuneración del pasivo ayuda a mantener el liderazgo de la deuda a corto plazo entre los minoristas. Las peticiones no competitivas, que corresponden en su mayoría a los pequeños ahorradores alcanzó los 1.064,26 millones en las letras a seis meses, superior a los 927,4 millones de la subasta de abril. Para los títulos a un año, la demanda de los particulares rondó los 1.012,65 millones, por debajo de los 1.235,96 millones de la subasta anterior.

Aunque la última milla para lograr que la inflación alcance el objetivo del 2% se sigue resistiendo, los precios se alejan de los máximos registrados en 2022 tras el estallido de la guerra en Ucrania. La caída de la inflación crea las condiciones propicias para que el BCE rebaje los tipos el próximo mes de junio. Así lo están señalando muchos de sus miembros. Lo que continúa siendo una incógnita es el ritmo de las sucesivas rebajas. La presidenta del organismo europeo, Christine Lagarde, ha reiterado que dependerá de los datos que se vayan recibiendo.

El jueves el Tesoro regresará al mercado con la venta de deuda a medio y largo plazo. El organismo dependiente del ministerio de Economía espera colocar entre 5.750 y 7.250 millones en bonos y obligaciones.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

G.E.
Periodista económica, con 13 años de experiencia como redactora. Formó parte de la web de Cinco Días desde 2010 hasta 2017 cuando pasó a integrar la sección de Mercados. Especializada en información bursátil y mercado de deuda. Estudió periodismo en Universidad Carlos III.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_