_
_
_
_
_

Alejandro Arévalo: “Un mandato de Trump puede ser inflacionista y amenazar el aterrizaje suave”

Este gestor de Jupiter AM defiende el atractivo de la deuda emergente pese a que los tipos podrían bajar en EE UU más tarde de lo esperado 

Alejandro Arévalo, gestor de deuda de mercados emergentes de Jupiter AM.
Alejandro Arévalo, gestor de deuda de mercados emergentes de Jupiter AM.Claudio Álvarez
Nuria Salobral

La deuda de países emergentes es uno de los activos por los que los gestores han apostado con más claridad en el inicio de año. A mitad de febrero ya afronta, sin embargo, el desafío de una inflación que se resiste a bajar en EE UU –y que podría retrasar el tan esperado recorte de tipos– y la perspectiva de que en noviembre Donald Trump sea elegido de nuevo presidente de la mayor economía del mundo. Alejandro Arévalo, gestor de deuda de países emergentes de Jupiter AM, reconoce el riesgo inflacionista que podría traer esa victoria electoral, pero confía en el potencial de la renta fija emergente, para la que augura este año una rentabilidad que podría llegar al 9%.

¿Por qué hay tan buenas expectativas con la deuda emergente?

En 2022 y 2023, gran parte del impacto sufrido por los bonos emergentes vino por la volatilidad de la deuda de Estados Unidos y la incertidumbre sobre las subidas de tipos. Pero ya se empieza a ver que esa correlación tan fuerte con los bonos de EE UU empieza a disminuir. Los bancos centrales emergentes han sido muy agresivos en combatir la inflación, que en muchos países se ha estancado o ha empezado a bajar. Y el consumo también está más fuerte. Las valoraciones de la deuda emergente siguen siendo muy interesantes y los fundamentos de sus economías continúan siendo en muchos casos muy fuertes.

Frente a lo sucedido en el pasado, esta vez los emergentes han resistido bien al ciclo de subidas de tipos en Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado?

Se esperaba una tasa de impagos muy alta y la gran sorpresa es que eso no ha sucedido. Las compañías emergentes han podido refinanciarse a tasas más altas y extender la duración de su deuda. Además, en esta ocasión tanto empresas como soberanos también han podido financiarse en su mercado local, que cada vez es más profundo gracias a fondos soberanos y de pensiones. Eso ha ayudado a ser menos vulnerable por tener deuda en dólares.

¿Qué plus de rentabilidad puede ofrecer la deuda emergente frente a otros activos de renta fija?

De entrada, no es justo comparar la deuda emergente con el high yield estadounidense, es comparar peras con manzanas. El high yield de EE UU tiene una mayor concentración de emisores con rating triple C y, por tanto, una mayor probabilidad de impago. En deuda emergente, el 60% de la deuda corporativa del universo para invertir es grado de inversión y hay mucha diversidad de países. También sucede que a menudo las compañías son penalizadas en su rating por el país al que pertenecen, cuando podrían ser grado de inversión de acuerdo a sus fundamentales.

¿Qué rentabilidad se puede esperar entonces de la deuda emergente este año?

Depende del nivel de riesgo y del camino que tomen los bonos de Estados Unidos o la inflación. Nuestro fondo emergente más conservador, que es de corta duración y deuda en dólares, está en el 7,5% y nuestro fondo de deuda emergente corporativa, con duraciones mayores, está cerca del 8%. No esperamos mucha apreciación de los bonos, pero en teoría se podría obtener entre el 3% y el 9%. Y, obviamente, cuando la curva de tipos está invertida tiene más sentido estar en duraciones cortas.

Alejandro Arévalo, gestor de deuda de mercados emergentes de Jupiter AM, fotografiado en su oficina de Madrid
Alejandro Arévalo, gestor de deuda de mercados emergentes de Jupiter AM, fotografiado en su oficina de MadridClaudio Álvarez

¿Cuál es ahora la composición de las carteras?

A nivel regional, hemos empezado a disminuir nuestra exposición a Asia, sus compañías de grado de inversión pensamos que no son ya tan atractivas como las latinoamericanas. Respecto a India, por ejemplo, es una posición de consenso de mercado y las valoraciones ya no son tan atractivas como hace seis meses. Nos hemos reforzado en Perú, Colombia y Chile. Y por sectores, hemos reducido la exposición a compañías exportadoras en favor de un enfoque más local, como banca, utilities, telecomunicaciones o consumo. Lo hacemos porque es muy importante empezar a tener en cuenta que una presidencia de Donald Trump puede ser inflacionista, con tarifas a las importaciones y recorte de impuestos. Su reelección podría hacer muy difícil el aterrizaje suave de la economía.

¿Qué opciones le da a una reelec­ción de Trump?

Si gana Trump, y pensamos que tiene más del 50% de probabilidades de hacerlo, los mercados podrían pensar en una subida de tipos o en que se mantengan altos por más tiempo.

Sería un mal escenario para las economías emergentes, a lo que se añade que ya se está enfriando la expectativa de recorte de tipos en EE UU. ¿Por qué invertir en emergentes entonces?

El gran perdedor de una victoria de Trump sería la inversión en China. Y ante la incertidumbre, estamos protegiendo la cartera con posiciones de corta duración de dos a cuatro años. En todo caso, no hay que olvidar que en un entorno de tipos altos los emergentes han tenido capacidad de pago. Son países que saben lo que es soportar altos niveles de inflación. La idea de que les perjudica un dólar fuerte es otro mito que se ha roto. Sus bancos centrales han sabido luchar contra la inflación y han contado con reservas para proteger su tipo de cambio. La prima de la deuda emergente es bastante atractiva.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_