_
_
_
_
EL GRÁFICO DE LA SEMANA POR ALBERTO ESPELOSÍN
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Aparcar el dinero en bonos a una década

La caída de la deuda estadounidense un 40% desde máximos es una oportunidad única que eclipsa la rentabilidad implícita del S&P 500

Un operador de Wall Street sigue por televisión la comparecencia de Jerome Powell, presidente de la Fed
Un operador de Wall Street sigue por televisión la comparecencia de Jerome Powell, presidente de la FedANDREW KELLY (REUTERS)

Los bonos a largo plazo americanos con vencimientos a más de 10 años llevan una antológica caída en precio –en paralelo a una subida en rentabilidad desde el 1,2% hasta el 5% en el bono 30 años– que sin duda ha batido los registros de caídas desde máximos, como se ve en el gráfico semanal. El bono a 10 años americano en el 4,8%, el bono a 20 años en el 5,1% y el vencimiento a 30 años en el 4, 9% eclipsan sin duda a la rentabilidad implícita (beneficio por acción dividido por precio) de la Bolsa americana, que se sitúa para el índice S&P500 en el 5,5%.

Si fuéramos americanos ni nos preocuparíamos de saber que pasará con la Bolsa porque probablemente invertiríamos todo en estos niveles de bonos. Es la segunda vez en poco tiempo que escribo de esta posible oportunidad única en el mercado de bonos y creo que podría llegar a escribir una tercera vez, ya que nada me garantiza que no podamos ver los bonos todavía 50 puntos básicos más altos. No creo que los veamos en la zona del 6%, pero si así fuera, el S&P estará por el nivel de los 3.600 puntos.

Deuda a 10 años USA Gráfico
Belén Trincado Aznar

La lógica en el corto plazo no suele funcionar en los mercados, pero a largo plazo es aplastante y si tenemos claro que el potencial de crecimiento a largo plazo del PIB es del 2%, poder obtener estos tipos si las inflaciones tendenciales a largo plazo son del 2%, es una buena oportunidad después de un super ciclo de Bolsa liderado por la tecnología. Que los bonos caigan un 40% desde máximos no es una cosa que haya pasado desde 1970 y esto abre la puerta a una buena oportunidad si uno confía en que el “Sistema” volverá a la normalidad y es que, con 33 billones de dólares de deuda, sí o sí habrá que bajar los tipos de interés para no liar la recesión de todos los tiempos.

Deuda, demografía y deflación de deuda son argumentos para pensar que los tipos a largo plazo con vencimientos a más de 10 años se deberían situar en la zona del 3,5% con lo que ahora por fin sí que existe una alternativa en la renta fija. El riesgo de que el “Sistema” se rompa es una hipótesis –el apocalipsis siempre es una cosa de la que gusta hablar–, pero sigo pensando que antes caerá Apple que el Estado de Estados Unidos.

En España ya estamos en el 4% en el bono a 10 años y en Italia, el bono a una década está en el 4,3%. Empiecen a pensar si creen en el “Sistema” o no, y es que esta reflexión en Europa a largo plazo puede ser más compleja y quizás habría que abrir el melón de los Eurobonos. Pero esto no es ahora trending topic, estamos a otros temas más regionales de provincia.

Alberto Espelosín es gestor de Renta 4 Alpha

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_