_
_
_
_

El Brent se aproxima a los 100 dólares y complica la tarea a los bancos centrales

El recorte de producción de Rusia y Arabia Saudí y el alza de la demanda anticipan el mayor déficit desde 2007

El Brent pone en la diana los 100 dólares
Belén Trincado Aznar
Gema Escribano

Los esfuerzos de la OPEP y Rusia por mantener altos los precios del crudo con sus recortes de producción han eclipsado por completo el incremento que en las últimas semanas han registrado los inventarios de crudo en EE UU. Aunque la semana pasada las reservas de petróleo en la primera economía del mundo repuntaron por encima de lo que esperaban los analistas, el Brent logró firmar su tercera semana consecutiva al alza. Los temores de recesión y la debilidad que han mostrado los indicadores económicos de China, el mayor importador de crudo, tampoco han frenado su rally. Desde mediados de junio repunta un 31%, y roza los 95 dólares, niveles que no se veían desde el pasado noviembre y que ya preocupan a la Fed y al BCE, justo cuando ya empiezan a vislumbrar el final de las alzas de tipos.

Los precios del petróleo empiezan a dar vértigo y las firmas de análisis están revisando al alza sus previsiones. Bank of America, Morgan Stanley, Ostrum AM y Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG) prevén que el Brent alcance los 100 dólares antes de que concluya el año. Está ya a solo cinco dólares de ese nivel. Bjarne Schieldrop, analista de Skandinaviska Enskilda Banken (SEB), considera que “solo se necesita ruido para superar esta barrera”.

Los hedge funds no quieren dejar pasar la oportunidad de seguir ganando con el rally del oro negro y la semana pasada elevaron sus apuestas alcistas sobre el Brent y el West Texas a máximos de 15 meses.

Francisco Blanch, responsable global de materias primas y derivados de Bank of America, señala que aunque la actividad industrial y del sector inmobiliario en China se ha debilitado, Asia sigue liderando el crecimiento de la demanda energética. “La solidez de la demanda unida a los rápidos recortes de la OPEP+, seguirá respaldando nuestra opinión positiva sobre los precios del Brent. Ahora que Arabia Saudí y Rusia están aplicando recortes conjuntos de la producción –1,3 millones de barriles diarios hasta final de año– en un contexto de demanda creciente, la cuestión clave para los precios del petróleo es cuándo volverán a desalinearse los intereses económicos y políticos de los dos mayores exportadores de crudo”, remarca Blanch.

Como ya evidenciaron los datos de agosto, el alza de los precios del crudo está frenando la rebaja de la inflación. Después de meses en los que el denominado efecto base otorgó un respiro a la espiral inflacionista, los temores de estanflación –estancamiento económico y subida intensa de los precios– vuelven a primera línea. Este hecho adquiere una mayor importancia ahora que el mercado ha empezado a especular con la posibilidad de que los tipos hayan tocado techo. Después de 10 subidas consecutivas, por primera vez empieza a cobrar fuerza la idea de que el alza del precio del dinero acometido la semana pasada por el BCE sea la última. Esto no significa que la batalla contra la inflación se haya superado. Como se desprende de las últimas proyecciones, el organismo europeo prevé que la inflación continúe estando por encima del 3% todo 2024. No será hasta dentro de dos años cuando el IPC descienda al 2%.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, reconoció que el momento más difícil para la economía europea es ahora. La zona euro está en un periodo de crecimiento muy lento, con Alemania al filo de la recesión. Y los precios siguen mostrando resistencia a caer, un efecto que se debe en gran medida al encarecimiento energético. “La contribución de la energía a la tasa de inflación volverá a ser positiva, revirtiendo lo observado desde principios de año. Además, la inflación ganará persistencia desdibujando aún más el mensaje de los bancos centrales”, advierte Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM. Para la zona euro, la debilidad de su divisa, en mínimos de marzo frente al dólar, es una dificultad añadida frente a la inflación puesto que el petróleo se importa y se paga en billetes verdes.

La situación parece que está lejos de mejorar. En su último informe mensual publicado la semana pasada la Agencia Internacional de la Energía (AIE) preveía un importante déficit de oferta. Este hecho inevitablemente seguirá tensionando al mercado. Al recorte de 1,3 millones de barriles diarios que aplican Rusia y Arabia Saudí se suma la promesa de la OPEP+ de reducir el bombeo en 3,6 millones de barriles hasta final de año, lo que equivale al 3,6% de la producción de crudo. La idea del déficit de oferta es compartida por la AIE y la OPEP, que esperan que el próximo trimestre esa brecha alcance los 3,3 millones de barriles diarios, el mayor desde 2007.

La AIE prevé de hecho que el crecimiento global de la demanda alcance los 2,2 millones de barriles diarios este año, hasta los 101,8 millones, muy por encima del anterior récord registrado en 2019, antes del estallido de la pandemia. Ya en junio la demanda mundial alcanzó el máximo histórico en un solo mes, gracias a China, que este año aportará un crecimiento de 1,6 millones de barriles diarios, así como a la recuperación del tráfico aéreo y de la industria petroquímica.

Garantizar precios estables y evitar la volatilidad

Congreso Mundial del Petróleo. El ministro de Energía de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salmán, señaló que el cártel está trabajando para mantener estables el mercado de petróleo y mejorar la seguridad energética global, sin apuntar a ningún nivel específico de precios del crudo. No obstante, aunque no quisiera precisar una cifra, lo cierto es que cuando la OPEP comenzó a aplicar los recortes, el objetivo que perseguían era que el crudo no bajara de los 80 dólares. “Proactivo, preventivo y precaución: estas tres palabras abordarán la forma en que estamos atendiendo la situación conscientes de que existen múltiples incertidumbres”, remarcó. En referencia al papel que juega China, uno de los impulsores de los precios del crudo, Bin Salmán señaló que el jurado aún no ha deliberado sobre el tema. “Mientras Arabia mantenga una dirección bajista en su producción, el petróleo seguirá al alza”, afirma Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Gema Escribano
Periodista económica, con 13 años de experiencia como redactora. Formó parte de la web de Cinco Días desde 2010 hasta 2017 cuando pasó a integrar la sección de Mercados. Especializada en información bursátil y mercado de deuda. Estudió periodismo en Universidad Carlos III.

Más información

Archivado En

_
_