_
_
_
_

VidaCaixa, BBVA, Caser, Santander e Ibercaja gestionarán el macrofondo de pensiones de empleo

Nationale-Nederlanden y Mapfre se quedan fuera de la licitación. La mayor puntuación es para VidaCaixa

N. Salobral
Vista de la sede en Barcelona de VidaCaixa-Adeslas, que con su venta Criteria (La Caixa). EFE/Archivo
Vista de la sede en Barcelona de VidaCaixa-Adeslas, que con su venta Criteria (La Caixa). EFE/Archivoefe

VidaCaixa, BBVA, Caser, Santander e Ibercaja serán las cinco entidades que se ocuparán de gestionar los fondos de pensiones de empleo de promoción pública, la nueva figura con la que el Gobierno pretende impulsar el ahorro previsión entre las empresas y que contará con comisiones más baratas para los trabajadores que los planes individuales de empleo.

Las cinco gestoras han sido las elegidas por la Seguridad Social en un proceso de licitación en el que se han valorado las ofertas en función de la mejor relación calidad-precio, según recoge el documento de la adjudicación. Fuera han quedado las también aspirantes Nationale-Nederlanden y Mapfre. La mayor puntuación ha sido para VidaCaixa, mientras que Ibercaja ha logrado la menor puntuación entre las cinco adjudicatarias.

Vidacaixa, Santander e Ibercaja ya tenían casi garantizado un puesto entre las gestoras elegidas a partir de las ofertas presentadas. BBVA y Caser también han resultado elegidas después de haber tenido que presentar un informe explicativo al concursar con una oferta con precios anormalmente bajos. La exigencia marcada por el contrato establece una horquilla para la comisión de gestión de entre el 0,1% y el 0,299% de comisión anual y BBVA y Caser habían presentado ofertas excepcionalmente bajas, con comisiones del 0,15% y el 0,1%, respectivamente. Ibercaja y Santander ofrecen un 0,20% en los dos casos y VidaCaixa la ha fijado en 0,26%. Mapfre y Nationale-Nederlanden presentaron ofertas con comisiones de gestión del 0,29% y 0,2%, respectivamente.

La mesa de contratación ha tenido en cuenta, además del coste de las comisiones (puntúan más, cuanto más baratas), la rentabilidad media de los últimos años (donde VidaCaixa ha obtenido la mejor valoración). También se dan puntos adicionales por incluir una perspectiva de inversión sostenible, por dedicar una parte de la inversión a startups, que se tenga en cuenta el ciclo de vida de los partícipes (con mayor peso de la inversión en Bolsa para los trabajadores más jóvenes, que se va reduciendo a medida que se aproxima la edad de jubilación...).

El ministerio ha adjudicado cinco lotes, uno para cada gestora. En cada uno de ellos hay una propuesta concreta sobre tres fondos de pensiones –uno conservador, sin nada de Bolsa; otro mixto, con hasta un 30% de renta variable, y otro más arriesgado, con una exposición a Bolsa superior al 30%–, así como una propuesta de gestora que se encargue de la depositaría de los activos en los que invierten los fondos. Las entidades depositarias serán Cecabank, BBVA y Caceis Bank, todas ellas con una comisión del 0,04%.

Las adjudicatarias se comprometerán a alcanzar un volumen de patrimonio de 500 millones en tres años (entre los tres planes). Dicho compromiso se considera obligación esencial del contrato, por tanto, su incumplimiento dará lugar a la resolución del contrato. El objetivo del Ministerio es que se gestionen hasta 15 fondos. El contrato, cuya duración es de cinco años, se formalizará en las próximas semanas.

Los fondos de pensiones de empleo de promoción pública son la figura por la que apuesta el Ejecutivo para impulsar el ahorro previsión en la empresa y a ellos podrán adscribirse planes de empleo ya en vigor y los planes de pensiones simplificados, dirigidos a pymes y autónomos y colegios profesionales y que ya están impulsando numerosas gestoras. La expectativa es que puedan ser una realidad antes de que acabe el año.

El ahorro en planes de pensiones en España es reducido –mínimo si se compara con el volumen ahorrado en depósitos bancarios, al filo del billón de euros– y está claramente concentrado en los planes individuales, los promovidos por entidades financieras y en los que las comisiones de gestión son muy superiores, de al menos el 1%, que en los nuevos fondos de promoción pública. A cierre del primer trimestre, según datos de Inverco, el volumen de ahorro en planes individuales ascendía a 82.553 millones de euros, frente a los 35.200 millones en los planes de empleo, correspondientes de forma mayoritaria a grandes empresas y a la administración pública. Y el número de partícipes en planes de individuales se eleva a 7,35 millones, frente a los 1,909 millones en los planes de empleo.

Con el fin de incentivar la nueva figura, el ministerio que dirige José Luis Escrivá también activó un profundo ajuste fiscal en el beneficio fiscal de los planes individuales. Se rebajó de forma drástica la aportación a planes individuales deducible en la declaración de la renta a los 1.500 euros anuales, frente a los 8.000 euros del tope que había hasta 2020. A cambio, el límite de aportación a los planes de empleo se elevó a los 8.500 euros.



Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

N. Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Más información

Archivado En

_
_