_
_
_
_

La banca española repaga 60.000 millones de liquidez al BCE este mes

El sector afronta sin tensiones la devolución de la financiación bonificada lanzada por el banco central en la pandemia

Fondos LTRO TLTRO Gráfico
Belén Trincado Aznar
Nuria Salobral

Los bancos españoles están encajando sin sobresaltos el duro proceso de despedida de la liquidez gratuita e incluso bonificada del BCE. A final de este mes de junio afrontan un hito clave, la devolución de la megainyección lanzada por el banco central en junio de 2020, cuando el objetivo era blindar la estabilidad financiera y garantizar el flujo del crédito en plena pandemia. El BCE prestó entonces a la banca de la zona euro una cuantía récord de 1,3 billones de euros, de los que aún quedan por devolver 476.000 millones y que deberán pagarse este mes. De esa cuantía, unos 60.000 millones de euros corresponderán a los principales bancos españoles, que ya han ido anticipando la devolución de lo prestado para evitar cualquier apuro de liquidez.

El BCE decidió en octubre incentivar a la banca para que devolviera por adelantado la liquidez obtenida con las líneas TLTRO. El objetivo era romper la práctica oportunista por la que los bancos preferían seguir aparcando su exceso de liquidez en el banco central, remunerada a un tipo de depósito en ascenso, en lugar de devolver ese dinero. Tal abundancia de liquidez iba en contra del propósito de Christine Lagarde de ir endureciendo el coste de financiación, como fórmula con la que enfriar la economía y con ello la espiral inflacionista.

Los bancos han ido desde entonces acelerando la devolución del dinero prestado por el BCE y han diseñado su calendario de financiación de modo que no surgieran dificultades en este mes de junio. En ese proceso, la banca española es una de las que afronta en mejor situación el vencimiento de la TLTRO, por cuantías inferiores a las que encaran bancos italianos, franceses y alemanes.

BBVA tiene pendiente de devolver 14.400 millones de financiación TLTRO, de los que 11.000 millones vencen en junio y otros 3.500, en marzo de 2024. Marzo del año próximo será de hecho el momento del siguiente gran vencimiento de los préstamos bonificados del BCE. El banco central inyectó a la banca en marzo de 2021 una cuantía de 330.500 millones de euros, de los que quedan aún por repagar 284.250 millones de euros.

El grupo CaixaBank, incluido BPI, tiene pendiente devolver al BCE financiación por 15.620 millones de euros, de los que 7.000 millones vencen este mes y otros 8.500 millones, en marzo de 2024. Sabadell tendrá que devolver 8.500 millones en junio y 5.000 millones en marzo. A Bankinter le vencen líneas por 5.000 millones en junio y por 2.700 millones de euros a finales de septiembre.

A Santander le queda por devolver un total de 25.000 millones de euros, de los que 4.000 millones corresponden a Santander España, 18.000 millones a Santander Consumer Finance y 3.000 a Santander Portugal. Y Para Unicaja, la cuantía total de TLTRO pendiente de repagar es de 5.422 millones de euros, de los que abonará en junio 4.400 millones.

Ante el repligue de los estímulos monetarios del BCE y el fin de la barra libre de liquidez, los bancos están buscando alternativas de financiación, que están siendo inevitablemente más costosas a causa del alza de tipos pero que no están planteando dificultades para el sector. Así, el mercado de capitales sigue abierto para la banca y se ha reactivado tras el parón que impuso en marzo la quiebra de Silicon Valley Bank y de Credit Suisse. Además, la banca de la zona euro apenas ha recurrido, ni siquiera en los momentos de mayor tensión de mercado, a las líneas de liquidez a una semana del BCE, una herramienta habitual de política monetaria. El sector incluso se permitió el lujo en marzo, el mes de la sacudida bancaria procedente de EE UU, de devolver de forma anticipada líneas de financiación TLTRO por una cuantía de 87.700 millones.

La clave de esa ausencia de nerviosismo está en el enorme exceso de liquidez que presenta la banca de la zona euro, fruto de años continuados de financiación ultrabarata y que es una de las grandes razones por las que la banca no tiene necesidad de competir por el pasivo pagando más por los depósitos.

El exceso de liquidez de la banca europea es de nada menos que 4,1 billones de euros. Es la cuantía que le sobra a los bancos una vez cumplidas las reservas mínimas con las que asegurar la disposición de efectivo de sus clientes y si bien se mantiene en niveles de máximos, ha descendido desde los 4,6 billones de euros del récord del pasado octubre, antes de que el BCE decidiera apremiar al sector a que devolviera la liquidez prestada.

En Goldman Sachs calculan que la devolución de las líneas TLTRO contribuirá a reducir el exceso de liquidez de la banca europea en 1,6 billones de euros desde el nivel actual hasta finales de 2024. Goldman descarta tensiones en el sistema financiero con esos repagos, gracias a que las entidades podrán financiarse en el mercado, aunque a mayor coste, recurrir a las líneas convencionales del BCE o contener el crecimiento de los préstamos, una tendencia que ya se observa en la banca española.

Más liquidez aparcada que dinero pendiente de repagar

Holgura.  La liquidez aparcada por la banca española en el BCE, considerando la cuenta corriente en el banco central y la facilidad de depósito, supera con creces el dinero que las entidades tienen pendiente devolver a la institución por las líneas de financiación TLTRO. Así lo puntualiza Goldman Sachs, que apunta a la banca italiana como la única entre las grandes economías en la que la deuda aún pendiente con el banco central, por 320.000 millones de euros, está por encima de la liquidez aparcada en la hucha del BCE, por 210.000 millones. Goldman también señala que en la banca francesa, la deuda TLTRO pendiente supone solo el 2% del pasivo, frente al 8-9% en la banca italiana y griega.

Al frente del ránking.  El ratio de liquidez de la banca europea, que refleja los activos líquidos de los que dispone para hacer frente a sus obligaciones de pago, es de media del 163%, un nivel que la sitúa en una posición más sólida que la banca de EE UU. La banca española ocupa puestos destacados en el ránking: Unicaja tiene un ratio de liquidez del 298% y Sabadell, del 234%. En Bankinter es del 198%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Archivado En

_
_