_
_
_
_

La banca europea sortea la sacudida financiera sin recurrir apenas a la liquidez del BCE

El exceso de liquidez cae de los 4 billones de euros tras la nueva devolución anticipada de TLTRO

Liquidez banca zona euro Gráfico
Belén Trincado Aznar
Nuria Salobral

Las cotizaciones bursátiles de la banca se han desplomado y los seguros de impago de crédito se han disparado a niveles preocupantes, pero la convulsión que ha agitado en las últimas semanas a las entidades financieras a raíz de los colapsos de Silicon Valley Bank y de Deutsche Bank no ha supuesto ninguna emergencia de liquidez para la banca de la zona euro. Aun al contrario, el sector apenas ha hecho uso de las inyecciones de liquidez a una semana del BCE –frente a las peticiones récord que sí ha realizado la banca de EE UU a la Fed–. Y se ha permitido incluso el lujo de devolver de forma anticipada en los últimos días 87.700 millones de euros de líquidez correspondiente a las líneas TLTRO III habilitadas por Christine Lagarde en 2020 a causa de la pandemia.

Las autoridades financieras insisten en que la banca de la zona euro no ha afrontado en las últimas semanas problemas de retirada de depósitos, la alarma que lleva a los bancos a recurrir con urgencia a la financiación del banco central. La directora general de Supervisión del Banco de España, Mercedes Olano, señalaba este martes que la actividad bancaria es “absolutamente normal” y que están tranquilos con los niveles de liquidez de la banca. Y el presidente del Consejo de Supervisión del BCE, Andrea Enria, lleva días insistiendo en que la posición de liquidez, y capital, de la banca europea es mucho más sólida que la del sector en EE UU y que no hay motivos para la alarma. La razón no es otra que el enorme exceso de liquidez con que cuentan las entidades de la zona euro, de 3,916 billones de euros según el último dato, del 29 de marzo.

Este exceso es la liquidez que le sobra a los bancos una vez cumplidas las reservas mínimas con las que asegurar la disposición de efectivo de sus clientes. Su cuantía ha descendido de los cuatro billones de euros por primera vez desde finales de 2022, en que lo hizo solo de forma puntual. Hay que retroceder a 2021 para ver de forma continuada el exceso de liquidez por debajo de esa cota de los cuatro billones.

Desde el 9 de marzo, el día antes de la quiebra de Silicon Valley Bank que dio pie a las turbulencias bancarias de las semanas posteriores, el colchón de la banca europea se ha reducido en 256.572 millones de euros. Pero ese descenso está muy condicionado por la devolución anticipada al BCE de las líneas de financiación TLTRO. Según comunicó el banco central el 17 de marzo, los bancos de la zona euro han entregado 87.700 millones de euros correspondientes a aquellas inyecciones de dinero. Una liquidez prestada en la pandemia y que ahora toca ir devolviendo.


La petición de liquidez a 7 días en la última subasta fue de solo 1.710 millones

La rebaja del exceso de liquidez de la banca europea sí se ha acelerado desde que tocara máximos el pasado noviembre, en los 4,7 billones de euros. Entonces emprendió un descenso continuo después de que el BCE alentara el repago anticipado de las líneas TLTRO y pusiera fin al jugoso arbitraje por el que los bancos aparcaban esa liquidez en la facilidad de depósito, donde recibían un interés creciente.

La disminución de ese exceso de liquidez en las últimas semanas, coincidiendo con las turbulencias bancarias, no ha significado en todo caso que la banca de la zona euro haya recurrido con especial intensidad a las subastas de liquidez a una semana, instrumento habitual de política monetaria del BCE. La cuantía solicitada a ese plazo es algo superior a la de semanas previas a la crisis de SVB pero ni mucho menos significativa.

La inyección de liquidez a una semana más reciente por parte del BCE ha sido por 472 millones de dólares y de 1.710 millones de euros en la subasta precedente. Las inyecciones en euros a siete días en meses anteriores a la caída de SVB rondan los 1.000 millones. El BCE avanzó en el inicio de las turbulencias bancarias de este mes su total disposición a emplear las herramientas de política monetaria con las que velar por la estabilidad financiera, sin que haya sido necesario reactivar con cuantías elevadas las inyecciones de liquidez semanales. Las cifras de esas subastas muestran que no ha habido apuros urgentes que no hayan podido solventarse tirando del exceso de liquidez.

En Estados Unidos, en cambio, la banca se ha lanzado en masa a pedir liquidez a la Reserva Federal. La petición de fondos por parte de los bancos en la venta de descuento de la Fed alcanzó el 15 de marzo una cifra récord de 152.900 millones de dólares. Y durante la semana pasada, la petición media de liquidez diaria fue de 117.000 millones de dólares, una cuantía que rebasa el récord marcado durante la crisis financiera de 2008 y que supone casi triplicar al máximo alcanzado con el estallido de la pandemia.

Los bancos de EE UU también están recurriendo en paralelo a la nueva línea extraordinaria de liquidez a un año habilitada tras el colapso de Silicon Valley Bank (SVB) y en la que acepta como colateral bonos en cartera a su valor nominal, y no el de mercado, lo que amplía la capacidad de petición de recursos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Archivado En

_
_