La banca europea pide 1,3 billones de euros de liquidez al BCE para dar crédito

El sector aprovecha para hacer acopio de recursos con una bonificación del 1% y para renovar rondas de liquidez anteriores en condiciones más atractivas

La banca europea pide 1,3 billones de euros de liquidez al BCE para dar crédito pulsa en la foto

La banca europea ha acudido de forma arrolladora a la última inyección de liquidez a tres años condicionada a la concesión lanzada por el BCE. Esta nueva ronda de financiación, conocida como TLTRO III, ha recibido peticiones por 1,308 billones de euros, una cantidad récord y que demuestra la excelente acogida de las entidades financieras a la mejora en las condiciones adoptada por el BCE. Ha habido solicitudes por parte de un total de 742 entidades y la inyección de liquidez neta al sistema, después de la renovación de líneas de liquidez anteriores, será de 548.000 millones de euros, según ha explicado la economista alemana y miembro del Comité Ejecutivo del BCE, Isabel Schnabel.

El volumen de esta inyección deja pequeño el máximo anterior de 2012, en plena crisis financiera del euro, cuando el BCE inyectó a la banca de una sola vez 529.000 millones de euros, lo que da una fiel idea de la intensidad de la respuesta de Christine Lagarde ante la pandemia y su impacto en la economía

Los bancos no han dudado en solicitar liquidez por la que pueden obtener una bonificación del 1%. Ha sido el gran reclamo, anunciado por el BCE en abril, con el que la institución pretende garantizar la estabilidad financiera en la zona euro y asegurarse además que el crédito llega en este momento de crisis a empresas y autónomos. En su reunión de hace dos meses el BCE decidió mejorar en 25 puntos básicos, hasta 50 puntos, el interés aplicado sobre la facilidad de depósito, en el -0,5%, en la adjudicación de liquidez en esta TLTRO, con lo que los bancos cobrarán el 1%, siempre y cuando cumplan con los requisitos de concesión de crédito que exige a cambio el banco central.

El sector ha aprovechado ampliamente el hecho de que esa liquidez se concede en las mejores condiciones vistas hasta el momento y ha hecho acopio de recursos no solo para conceder crédito sino para renovar vencimientos de rondas de liquidez anteriores que se concedieron a peor precio. Esos recursos van a ser también una baza con la que adquirir deuda soberana y se espera que la banca adquiera con más interés deuda italiana, con una prima de rentabilidad. Será por tanto una fórmula con la que el BCE contribuya a seguir garantizando la demanda en las cuantiosas emisiones de deuda pública en los países de la zona euro.

La banca europea ya devolvió la semana pasada 214.000 millones de euros de forma anticipada de la TLTRO II, lanzada entre 2016 y 2017, con el fin de tener margen para elevar sus peticiones en la nueva TLTRO, con condiciones más favorables. Además, el 24 de junio vencen todas las subastas semanales (LTRO) que el BCE puso en marcha como respuesta a la pandemia en marzo, con 388.815 millones de euros adjudicados. El 24 de junio vence también la primera subasta TLTRO II, de junio de 2016, por lo que los bancos tendrán que devolver cerca de 157.000 millones de euros. En total, todos estos vencimientos de liquidez concedida con anterioridad por el BCE garantizaban una demanda potencial en la nueva TLTRO de 760.000 millones de euros. Y la banca ha optado por claridad por renovar todos esos vencimientos en condiciones más atractivas.

Las peticiones de la banca española

La banca española que, junto con la italiana, acapara los mayores volúmenes de financiación del BCE en rondas TLTRO se ha sumado a esta nueva ronda de financiación con gran interés. Las peticiones de los bancos del Ibex superan los 180.000 millones de euros. 

El Grupo CaixaBank reconoció ayer a la CNMV que sus peticiones al BCE en esta ronda TLTRO III ascienden a 40.700 millones de euros, que se añaden a los 9.025 millones que la entidad solicitó en la subasta TLTRO de diciembre del pasado año. Sin incluir al portugués BPI, las peticiones de CaixaBank ascienden a 37.160 millones de euros. 

BBVA ha solicitado 35.000 millones de euros, de los que 7.000 millones corresponden a la devolución de líneas anteriores TLTRO II –realizadas entre 2016 y 2017– y otros 4.000 millones al vencimiento de líneas ordinarias de liquidez LTRO con el BCE. En Sabadell, la petición es de 27.000 millones de euros, de los que la mitad corresponde a la renovación de líneas anteriores.

En Bankinter las peticiones rondan los 3.000 millones de euros y en Bankia, los 23.000 millones de euros, que incluirían peticiones nuevas por 9.200 millones más la renovación de otros 13.800 millones aún pendientes de vencimiento de líneas TLTRO anteriores, señalan fuentes de mercado. En Santander, las peticiones rondarían los 55.000 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar