_
_
_
_
_

El juez procesa a la trama Arbistar por estafar 92 millones a 32.000 inversores en criptomonedas

El magistrado impone al fundador de la plataforma, Santiago Fuentes, y a otras seis personas una fianza de 123 millones de euros para asegurar una posible condena

Santiago Fuentes, Arbistar
Santiago Fuentes, CEO de Arbistar.

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha procesado a siete miembros de la trama Arbistar por presuntamente estafar 92 millones de euros a unos 32.000 inversores en criptomonedas, entre mayo de 2019 y septiembre de 2020. Entre los procesados se encuentra el fundador de la plataforma Arbistar 2.0, Santiago Fuentes, que junto a otras seis personas deberá afrontar una fianza solidaria de 123 millones de euros -la cantidad presuntamente defraudada más un tercio que establece la ley- para asegurar las indemnizaciones impuestas en una eventual condena. En caso de que los procesados no depositen dicha cantidad, el juez ordena el embargo de sus bienes.

El auto de procesamiento llega después de que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 cerrara la investigación el pasado mes de abril y justo una semana después de que aceptara modificar el procedimiento judicial -se transformó de diligencias previas a sumario- para que los perjudicados puedan pedir elevadas penas de prisión.

El juez Calama comenzó en abril de 2021 a investigar lo que se considera una de las mayores estafas piramidales en activos digitales. Los primeros pasos se dieron en un juzgado de Arona (Tenerife), en septiembre de 2020, que se inhibió a favor de la Audiencia Nacional tras comprobar el alcance del presunto fraude, que habría traspasado fronteras hasta países como Panamá, Chile, Bélgica, Portugal, Uruguay, Italia, Argentina, Reino Unido, Venezuela, Bulgaria, Cuba, México y Estados Unidos.

Ahora, dos años después, el magistrado instructor de la Audiencia Nacional da el siguiente paso para proceder a que se juzgue a los investigados, quienes ofrecieron a sus clientes una atractiva rentabilidad de entre un 8% y un 15% por invertir en mercados de divisas virtuales. El único requisito era que en dos meses no podían retirar su dinero.

La empresa “vendía humo”

En su resolución, el juez explica cómo a través de la página web de la plataforma creada por Santiago Fuentes comercializaban el uso de determinados programas automáticos de inversión, llamados Community Bot, que, bajo eslóganes como con este sistema siempre se gana y ganar es la única opción, garantizaba altos beneficios que se pagarían siempre los sábados. No obstante, el este supuesto software de inteligencia artificial que generaba algoritmos “nunca existió”, por lo que, según concluye el auto, en Arbistar “únicamente se vendía humo” y el negocio era una “mera simulación”.

Los procesados, sostiene el juez instructor, “con evidente ánimo de lucro, hicieron creer a las víctimas que tenían una estructura empresarial seria, capaz de generar unos fáciles y suculentos beneficios a todos los que confiaran en su fraudulento sistema basado en un bot de arbitraje automatizado, siendo dicho engaño la causa del desplazamiento patrimonial que hicieron todos y cada uno de sus inversores, cuando en realidad dicha sistema no era más que un espejismo causado por la ceguera de la ganancia prometida”.

Así, la trama liderada por Fuentes lo que hizo realmente fue utilizar una parte del dinero entregado por los inversores a los clientes anteriores para abonar los altos intereses prometidos, indica el magistrado. De este modo, Arbistar generaba una “gran confianza” en ellos, que servía para incentivar la inversión de una mayor cantidad de dinero con la esperanza de obtener un beneficio aún mayor.

Un “plan amigo” para captar inversores

A ello se sumó lo que se denominó “plan amigo”, que consistía en dar más rentabilidad a aquellos que llevaban nuevos socios. Pero en verdad, según señala el instructor, respondía a una estafa piramidal. Estas ganancias sirvieron de publicidad para atraer a nuevas personas, que constataban los beneficios “casi inmediatos” que percibían los ya clientes.

Además, se utilizaron otras estrategias de captación de inversores, como la celebración de actos públicos en hoteles y salas de congresos para promocionar la plataforma, y “políticas de marketing” para intentar fidelizar clientes, como la creación del “club Arbistar”, que ofrecía la posibilidad de tener mayor rentabilidad (hasta el 8%) a cambio de una permanencia de tres años.

Con todo ello, el juez cuantifica en torno a los 32.000 el número de perjudicados, de los cuales han quedado individualizados cerca de 5.000, y valora en más de 92 millones de euros el total de la cantidad defraudada. Señala que 55 de los perjudicados los fueron en una suma superior a los 50.000 euros cada uno, y otros 17 en 250.000 euros.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Nuria Morcillo
Periodista de Tribunales con más de 10 años de experiencia. Tras dar los primeros pasos en El Mundo y ABC, llegó a la agencia de noticias Europa Press, donde comenzó a profundizar en el mundo jurídico. Después pasó por La Información, donde siguió especializándose en ese área. En CincoDías desde diciembre de 2022.

Archivado En

_
_