_
_
_
_
Política monetaria

Lagarde reitera que su prioridad es devolver la inflación al 2%

Asegura que hará lo que sea necesario para lograr la estabilidad a los precios

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y sus predecesores, Mario Draghi y Jean-Claude Trichet, cortando una tarta durante la celebración del 25º aniversario del banco. REUTERS/Kai Pfaffenbach/Pool
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y sus predecesores, Mario Draghi y Jean-Claude Trichet, cortando una tarta durante la celebración del 25º aniversario del banco. REUTERS/Kai Pfaffenbach/PoolKAI PFAFFENBACH (REUTERS)
CINCO DÍAS

La celebración del 25 aniversario del BCE fue aprovechada por su presidenta Christine Lagarde para resaltar que “la prioridad inmediata” de la institución es devolver la inflación al objetivo a medio plazo del 2% en el momento oportuno. “Lo conseguiremos”, remarcó en su discurso. Es decir, aunque la celebración no tenía como objetivo dar pistas sobre los próximos pasos a seguir, con su discurso la presidenta incide en la necesidad de seguir subiendo las tasas después de que la inflación de la zona euro cerrara abril en el 7%, el primer repunte en seis meses.

La presidenta destacó que el euro ha proporcionado estabilidad a Europa. Con unos tipos de cambio estables, “el euro nos ha blindado frente a perturbaciones de origen externo y poco después de su introducción se consolidó como la segunda moneda de reserva y de facturación del mundo”, añadió.

Los precios de más de la mitad de los intercambios comerciales están denominados actualmente en euros y, para la otra mitad, la moneda única ha ayudado a proteger a la economía de una excesiva volatilidad de los tipos de cambio. Para ilustrar esta idea Lagarde señaló que las estimaciones de los expertos del organismo sugieren que, si no se hubiera introducido el euro, las monedas de algunos de los países que componen la zona del euro podrían haberse depreciado frente al dólar hasta un 14% más durante la crisis financiera y hasta un 10% con la pandemia.

Pero, aunque a día de hoy nadie cuestione el futuro de la moneda única, Lagarde recordó las crisis de los últimos años. El primer presidente del BCE, Wim Duisenberg, enfrentó el 11 de septiembre y la crisis de las puntocom. Su sucesor, Jean-Claude Trichet, tuvo que sortear la crisis financiera mundial y la crisis de la deuda soberana en sus inicios, que heredó su predecesor, Mario Draghi. El exbanquero italiano tuvo que lidiar con los temores sobre el futuro de la zona del euro, seguidos de un período prolongado de inflación demasiado baja. El círculo de infortunios lo cierra su presidencia que ha visto la pandemia y el bloqueo económico, la invasión de Ucrania, la crisis energética y el regreso de una inflación demasiado alta.

Lagarde recordó que la unión monetaria no es el último paso. “La unión debe tener múltiples facetas, e incluir dimensiones fiscales, financieras y bancarias para desarrollar un mayor grado de integración”, indicó.

A la ceremonia de conmemoración de 25 aniversario del BCE asistieron también el canciller alemán, Olaf Scholz; la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen; la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

También estuvieron presentes en la ceremonia la Vicepresidenta primera del Gobierno español y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y los representantes de los gobiernos de Chipre, Austria e Italia, así como los anteriores presidentes de la entidad. El BCE es desde hace 25 años el guardián del euro, la moneda que ya usan oficialmente como forma de pago casi 350 millones de ciudadanos en 20 países europeos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_