_
_
_
_

El Tesoro da mandato para la segunda emisión sindicada en plena fiebre compradora de deuda

Lanza la colocación antes de que se conozca el IPC de enero en la zona euro, que podría arrojar un leve aumento

Carlos Cuerpo, secretario general del Tesoro.
Carlos Cuerpo, secretario general del Tesoro.Pablo Monge
Nuria Salobral

El Tesoro ha dado mandado para la segunda emisión sindicada del año, con la que acelerar en los primeros meses de 2023 la captación de recursos con la que afrontar el impacto del alza de tipos en la financiación del Estado. Lanzará una colocación de obligaciones a un plazo de 15 años, para la que ha contratado a Deutsche Bank, JP Morgan, Morgan Stanley, Nomura, Santander y Société Générale.

El Tesoro se adelanta así a la publicación prevista para este jueves del IPC de la zona euro de enero, para el que se espera una ligera subida al 8,6% en tasa interanual, desde el 8,5% de diciembre, y sin cambio alguno en la inflación subyacente, prevista en el 5,2%. Un aumento de precios, aunque leve, en el inicio de año será un renovado argumento para el BCE para subir tipos. El banco central insiste de hecho en que es necesario seguir encareciendo el precio del dinero y tiene previsto otro incremento de tipos de medio punto en la cita de marzo y alzas posteriores hasta alcanzar el objetivo de estabilidad de precios.

El mercado ya está anticipando en las últimas jornadas la continuidad en el endurecimiento de la política monetaria del BCE, después de un inicio de año en que había confiado en que la inflación habría tocado ya techo, lo que podría dar tregua a las alzas de tipos de interés. En este contexto de nuevas alzas en las rentabilidades de los bonos que podrían ir a más, el Tesoro español aprovecha para lanzar su segunda emisión sindicada del año, después del éxito logrado con la primera, el pasado 25 de enero. En ella captó 13.000 millones de euros a 10 años, tras recibir demanda por más de 86.000 millones de euros. Fue la segunda mayor colocación sindicada de su historia y la mayor sindicada de 2023 entre emisores soberanos europeos hasta ese momento.

El Tesoro español también realizó una emisión sindicada en febrero del pasado año, por 7.000 millones de euros aunque a un plazo muy superior, de 30 años. El BCE no había comenzado por entonces a subir los tipos de interés y el coste de financiación era notablemente inferior al actual, lo que facilitaba el endeudamiento a plazos tan largos. Un año después, y con los tipos de referencia en el 3%, el plazo para la segunda sindicada del año es de 15 años, por el que los inversores exigen en el mercado una rentabilidad del 3,744%.

El Tesoro está recibiendo en el inicio de año una fuerte demanda de letras entre los inversores particulares, pero necesita del respaldo de los grandes inversores institucionales para cumplir con sus objetivos de emisión de este año, más aún teniendo en cuenta que el BCE reducirá a partir de marzo sus compras de deuda soberana española, dentro del proceso de reducción de su balance. El organismo calcula de hecho que el BCE dejará de adquirir deuda española por un importe inicial que rondaría los 1.400 millones de euros al mes.

El Tesoro contempla una emisión bruta para todo el año de 256.930 millones de euros, el 8,2% más que el pasado año. La emisión neta, una vez descontada la amortización de deuda, se mantendrá en los 70.000 millones de euros, en línea con el año pasado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Archivado En

_
_