_
_
_
_
_

Calviño encara su transición con el desafío de mantener las constantes vitales económicas

La vicepresidenta repite en Economía mientras se espera la decisión del BEI. Sánchez prefiere mantener hasta el último momento a su número dos

Nadia Calviño
La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño.JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

Un relevo en varias posibles fases pero sin soltar las manos del timón. La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Comercio y Empresa –en la nueva acepción del departamento recién aprobada–, Nadia Calviño, asume su cartera con el asterisco de la temporalidad encima y con la responsabilidad de liderar su posible transición al frente de la cartera más poderosa de la economía nacional.

La ralentización que cabalga camino de la recesión en la zona euro, el retorno de las reglas fiscales, la inflación que no cesa, el nuevo papel de la Sepi como campeón nacional frente a los ataques de inversores extranjeros y mantener la nómina de éxitos de la pasada legislatura (con España liderando los mejores datos macros en la media comunitaria) a la que el presidente Pedro Sánchez alude como lo mejor de su currículum de Gobierno progresista... El Ministerio de Economía necesita un relevo a la altura de los desafíos y de lo conseguido. Por todo ello, Calviño seguirá hasta cuando sea necesario.

Presumiblemente, el próximo 8 de diciembre se decide la presidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI), cargo que la política gallega aspira alcanzar en una batalla más complicada de lo previsto frente a la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vestager; de ganar la pugna, su mandato arrancaría con el inicio del año 2024.

En el mejor de los casos, la número dos de Moncloa se sentaría en apenas media docena de Consejo de Ministros. Si pierde, a corto plazo se zanja el debate: seguirá siendo la mujer de confianza del jefe del Ejecutivo. A medio, si se puede considerar así el próximo verano, se abre una segunda ventana de oportunidad para el adiós a Calviño cuando toque renovar a los comisarios europeos tras las elecciones en todo el continente.

Porque la política gallega apunta a un fin de ciclo. Ni siquiera el orillamiento a Podemos –con cuyos ministros siempre tuvo una relación que rallaba en la exasperación, según admiten fuentes cercanas a la vicepresidencia– cambia el panorama. Tampoco su cada vez mayor perfil político, que contrasta con la tecnócrata que llegó hace cinco años. No obstante, Nadia Calviño siempre será más lo segundo que lo primero y esta cualidad es la que mandará en esta etapa final de su presencia en el Gobierno español.

Como posible sucesor, los nombramientos de Sánchez de ayer quizá hayan dado una pista, al convertir lo que era una competencia de Calviño –Transformación Digital– en un ministerio que recae en José Luis Escrivá. Aun así, tampoco hay que perder de vista que el ex de Seguridad Social también ha opositado estos meses a gobernador del Banco de España, cargo vacante también en verano, coincidiendo con las elecciones de los comisarios. Un ascenso casi plenipotenciario para Teresa Ribera (Economía y Transición Ecológica para una primera vicepresidencia) o un tercero en discordia –con el responsable de la Oficina Económica del Gobierno, Manuel de la Rocha, al quite– son otras cartas posibles. Sea quien sea el que recoja la cartera de piel de Economía, lo que está claro es que Sánchez quiere que Calviño esté al mando hasta el final.

El análisis exprés del Banco de España al Ejecutivo

Consenso. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha señalado la que debe ser la “prioridad” del nuevo Gobierno que acaba de arrancar: poner en marcha un paquete de reformas económicas “ambiciosas” y hacerlo con un amplio consenso político.


Alivio hipotecario. “También ha vuelto a insistir en que desde el Banco de España no ven necesario elevar el umbral de acceso para que más familias puedan acogerse a las medidas de alivio hipotecario, como pretende hacer el Gobierno. 


Impuesto a la banca. En cuanto a la posibilidad de que el impuesto temporal a la banca se mantenga en el tiempo, repite su idea de que sería “más importante y deseable” que el dinero que los bancos tendrían que destinar al impuesto se quedara en sus balances.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Álex Medina R.

Redactor de mesa y cierre para la edición digital de Cinco Días. En prensa económica desde el cambio de siglo, ha trabajado en periódicos locales y provinciales así como en nacionales salmón y páginas web. También tiene experiencia en diferentes gabinetes de comunicación públicos y privados.

Normas

Más información

Archivado En

_
_