_
_
_
_
_

Yolanda Díaz defiende seguir gravando impuestos a una banca que se está “forrando”

Reivindica la reducción de jornada laboral hasta las 32 horas semanales e incluye las condiciones del despido y la democracia en la empresa como puntos de litigio con el PSOE

La líder de Sumar y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Yolanda Díaz, da un discurso mientras participa este sábado en un acto público junto a los tres diputados de Compromís-Sumar por la provincia de Valencia.
La líder de Sumar y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Yolanda Díaz, da un discurso mientras participa este sábado en un acto público junto a los tres diputados de Compromís-Sumar por la provincia de Valencia.Biel Aliño (EFE)

La líder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno en funciones, Yolanda Díaz, incluyó este sábado las condiciones de despido, la subida de los salarios y la participación de los trabajadores en las decisiones de las empresas como puntos que se están negociando con el PSOE para el acuerdo de gobierno, que se suman así a la reducción de la jornada laboral y al impuesto permanente a una banca que, a su juicio, se está “forrando”.

Lo desveló en un acto en Valencia junto a los diputados de Sumar por esta provincia: Águeda Micó y Alberto Ibáñez, de Compromís, y Nahuel González, de Izquierda Unida. Ellos, en sus intervenciones, reivindicaron la agenda valenciana, y la propia Díaz, quien arrancó asegurando que “los compañeros de Compromís” son “los que están luchando para que los valencianos estén en el próximo Gobierno”, sin mencionar a IU, se comprometió de nuevo con incrementar la financiación autonómica que recibe esta región, “la peor financiada de España”.

La vicepresidenta confirmó en su acto el cambio de estrategia de Sumar, que, tras semanas apelando a la discreción sobre la negociación del acuerdo de gobierno, en los últimos tres días ha pasado a divulgar los apartados que la tienen “encallada”. Ambas partes se dieron todo el mes de octubre para pactar el programa del eventual nuevo Gobierno de coalición.

Desde su habitual premisa de que “la política solo tiene sentido si es útil para la ciudadanía”, Díaz repitió que no quiere que ésta sea “una legislatura para conformarse”, sino que Sumar se está “dejando la piel” por lograr el mejor acuerdo posible para “una agenda social fuerte” y “que la gente trabajadora viva mejor”.

La vicepresidenta puso en valor que, ya en la legislatura anterior, “la aportación de nuestro espacio político fue clave”, y sacó pecho de que “el Gobierno de España hizo campaña con lo que hemos hecho en nuestras áreas de gobierno”. En concreto, mencionó la suya propia, con la subida del salario mínimo, los ERTE y la reforma laboral.

32 horas semanales de jornada laboral

Para la próxima, Díaz fue enumerando las demandas de Sumar al PSOE. La primera discrepancia “tiene que ser la legislatura en la que se reduzca la jornada laboral”, lo que ya avanzó el portavoz del partido, Ernest Urtasun, el jueves en una entrevista en laSexta.

“El tiempo de trabajo es vital para la gente, para vivir mejor, para poder ser más felices”, proclamó, mencionando el supuesto éxito de un proyecto piloto de reducción de jornada en Valencia. “Sí, por eso estamos negociando con el Partido Socialista”, atestiguó, para añadir a continuación otro punto de controversia. “No se consiguió en la anterior legislatura tocar el despido”, rememoró. “Tiene que ser la legislatura en la que sí que cambiemos el despido en España, que mejoremos los derechos de los trabajadores y las trabajadoras cuando pierden su puesto de trabajo; tiene que ser la legislatura en la que abordemos las cláusulas de descuelgue los trabajadores”.

Díaz defendió la apuesta de Sumar de establecer una jornada laboral máxima de 37,5 horas semanales en 2024 y reducirla progresivamente hasta fijarla en 32 horas, con el objetivo de “aumentar la productividad”, frente a la “vergüenza” que supone tener “la misma jornada laboral en los últimos 100 años”.

Después, Díaz añadió que “tiene que ser la legislatura de lo social hablando de democracia en el trabajo” y, en ese sentido, mencionó una típica propuesta suya: que los trabajadores y las trabajadoras tienen que participar donde se toman las decisiones” en las empresas, porque si lo hicieran “ninguna empresa saldría de nuestra comarca”.

Impuesto a la banca permanente

Otra reclamación de Sumar al PSOE, que ya anunció ella misma el mismo jueves, es el hacer permanente el impuesto a la banca para paliar “la mayor transferencia de renta de la ciudadanía a las entidades financieras” debido a la subida de los tipos de interés. Y respecto a ella la vicepresidenta denunció que “el Partido Socialista aquí coincide con el Partido Popular en no gravar los impuestos a la banca” y aseguró, respecto a la negociación: “Estamos trabajando para que la banca siga pagando impuestos fijos”.

Díaz afirmó que no coincide con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que “muy legítimamente representa a los suyos” y se están “forrando”. A su juicio, los beneficios de la banca “abruman”, con “beneficios históricos” que “se están produciendo de manera profundamente injusta”

Al final de su intervención también afirmaría que ésta “tiene que ser la legislatura de los avances sociales, de subir los salarios”, y denunció, como suele hacer, que el salario mediano de 1.545 euros no permite “vivir con dignidad”. “Por tanto, sí: vamos a estar en el Gobierno de España para seguir subiendo los salarios, para seguir subiendo el salario mínimo, para seguir subiendo las pensiones”, remató.

La líder de Sumar recapituló que lleva “desde principios de agosto negociando con el Partido Socialista un acuerdo de gobierno para ganar más derechos”, y pidió a su auditorio que le evalúe después su grado de cumplimiento, un posible indicio de que es optimista acerca del resultado de las negociaciones.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_