_
_
_
_

El adelanto electoral impulsa a Sánchez, que mejora sus resultados de 2019

Los socialistas reviven tras la debacle del 28M y tienen opciones, si bien lejanas, de gobernar. Sánchez cimenta el buen resultado en la recuperación de feudos tradicionales

El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez (d), junto a su mujer Begoña Gómez (2i), la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (i), y la presidenta del PSOE, Cristina Narbona (2d), se dirige a los militantes y simpatizantes socialistas que han acudido a la sede del PSOE.
El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez (d), junto a su mujer Begoña Gómez (2i), la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (i), y la presidenta del PSOE, Cristina Narbona (2d), se dirige a los militantes y simpatizantes socialistas que han acudido a la sede del PSOE.JJ. Guillén (EFE)
Manu Granda

La noche electoral no fue perfecta para el PSOE, pero casi. El adelanto de las elecciones anunciado por Pedro Sánchez el día después de los comicios municipales y autonómicos del 28 de mayo, en los que la derecha arrebató casi todo el poder territorial a la izquierda, le ha salido bien al presidente de Gobierno, Pedro Sánchez.

Si bien no ha conseguido ser la fuerza más votada (se ha quedado algo más de un punto por debajo del PP), el PSOE ha logrado este domingo un resultado mucho mejor del que auguraban la mayoría de encuestas (salvo el CIS, la única que le daba como vencedor) e incluso ha terminado la noche electoral con 122 escaños, dos más de los que había conseguido en noviembre de 2019, cuando había logrado 120 asientos. Con estos números, Sánchez lo tiene muy difícil para reeditar su Gobierno de coalición (necesitaría del voto a favor de todos los partidos de izquierdas y nacionalistas, además de la abstención de Junts), pero consigue frenar a la derecha que se había puesto unas expectativas muy altas.

El PSOE se ha hecho con más de 7,7 millones de papeletas, lo que supone casi cuatro puntos más que en noviembre de 2019 (unos tres puntos más también que en las pasadas municipales) y lo convierte en el mejor resultado de los socialistas desde que lo comanda Pedro Sánchez. “Hemos conseguido más votos y más escaños que en las elecciones de hace cuatro años”, ha dicho un Sánchez pletórico frente a un grupo de personas que se acercaron a celebrar los resultados en la sede del PSOE, en la calle de Ferraz de Madrid.

Una de las principales claves de este resultado para el PSOE fue su gran desempeño en Cataluña, donde ha conseguido el 34,5% de los votos, más del doble que la segunda fuerza, Sumar, su principal socio de Gobierno. A lo largo de la pasada legislatura, el Ejecutivo resaltó en varias ocasiones que su objetivo era normalizar la situación política en Cataluña con medidas como los indultos para los presos del procés, algo que finalmente le ha dado réditos electorales. Allí, el PSOE ha ganado 19 escaños, siete más de los que obtuvo en noviembre de 2019, mientras que el PP y Vox apenas sumaron ocho entre ambos, pese a que aspiraban a recibir los votos huérfanos de Ciudadanos. Sin embargo, el PSOE obtuvo la mayor parte de esos asientos a costa de uno de sus socios en la última legislatura, Esquerra Republicana, que sufrió un batacazo con la pérdida de seis asientos (se queda con siete).

En País Vasco, otra de las autonomías donde hay un fuerte sentimiento nacionalista, el PSOE también ha conseguido ser la lista más votada, lo que le proporcionó un escaño más que en noviembre de 2019 con un total de cinco diputados. Aunque allí el PNV le ha igualado en número de diputados, el PSOE ha logrado ser la lista más votada. En Navarra, por su parte, el PSOE también ha conseguido ser la lista más votada con dos escaños, uno más de los que había registrado en 2019.

Incluso en la Comunidad de Madrid, el principal fortín de los populares, ha dado una buena noticia al PSOE con 11 escaños, uno más que en noviembre de 2019 (el PP ha vuelto a ser, de todas formas, la principal fuerza en la región). En Andalucía, la autonomía que más asientos da al Congreso de los Diputados y donde el PP arrasó en las autonómicas de mayo, el PSOE ha perdido cuatro escaños, quedándose con 21 diputados. A pesar de la derrota, los socialistas han conseguido ser la lista más votada en Sevilla con cinco diputados. En Huelva, Córdoba y Jaén, si bien ha quedado en segundo lugar, el PSOE ha igualado en escaños con el Partido Popular.

En Extremadura, otro de los feudos históricos del PSOE, los socialistas han terminado como la fuerza más votada, aunque con los mismos escaños que el PP, cuatro cada uno. En el lado de las malas noticias para los socialistas estuvieron Aragón y Castilla-La Mancha. En ambas el PSOE dejó de ser la fuerza más votada, perdiendo dos y un asiento respectivamente.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Manu Granda
En la actualidad cubre la industria del automóvil en la sección de Empresas. Previamente pasó por el área de Economía, donde escribió de laboral. Como 'freelance', cubrió la temporada de incendios del verano 2019-2020 en Australia para EL PAÍS. Es graduado en periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y cursó el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

_
_