_
_
_
_
_

El Gobierno trata de salvar ‘in extremis’ el fondo público de pensiones

Escrivá adelanta que el reglamento del ‘macrofondo’ se aprobará “próximamente” por parte del Consejo de Ministros

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá.
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá.EUROPA PRESS

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, quiere sacar adelante antes de las Elecciones Generales del 23 de julio uno de sus proyectos estrella: el conocido como “fondo público de las pensiones”. El ministerio procederá “de inmediato” a la licitación del fondo con el objetivo de cerrar completamente el marco de planes colectivos de empleo, según han explicado hoy.

Por un lado, ha indicado en la presentación del plan de empleo simplificado para autónomos de Sabadell y UPTA, que el reglamento del macrofondo se aprobará “próximamente” por parte el Consejo de Ministros, después de pasar por casi todos los trámites, incluyendo el de audiencia pública.

Por el otro, ha informado de que se procederá a licitar “de forma inmediata” el fondo público de pensiones. Una vez que esté el reglamento y la licitación, las gestoras de planes de pensiones podrán presentarse para gestionar pensiones de este tipo.

Además, se está trabajando con “todos los intermediarios financieros” en la plataforma digital común del sistema de planes de pensiones de empleo, donde ya hay “avances significativos” y que, en principio, estará después del verano, según el ministro. “Al igual que ha ocurrido con las pensiones o la reforma laboral, este bloque también va a quedar cerrado dentro de esta legislatura. Va a quedar totalmente en marcha y las expectativas que tenemos son muy positivas”, ha valorado Escrivá.

La base del nuevo sistema de previsión social complementaria es priorizar las pensiones colectivas frente a los planes de pensiones individuales. Para ello, el Gobierno empezó reduciendo el límite de aportación a los individuales, que pasó en dos años de 8.500 euros anuales a solo 1.500 euros. El dinero que se mete en el plan de pensiones se puede restar de la base imponible del IPRF. No se tributa por este dinero en el presente, sino cuando se rescata el plan en el momento de la jubilación.

Mientras que se rebajaba el tope de aportación a planes individuales, el Ejecutivo mantenía el límite anterior para los planes de pensiones de empleo (que son los que dota la empresa en beneficio de sus trabajadores). Además, creaba la figura de los planes de pensiones simplificados (ya se han creado varios) y los fondos de pensiones de empleo de promoción pública (FPEPP), que se han dado en llamar el “macrofondo” público de pensiones. A pesar de esta denominación, en esta figura las Administraciones Públicas no ponen dinero, sino que únicamente tienen una mayor capacidad de promoción y control de los vehículos que en los planes de empleo convencionales.

Una vez que esté el reglamento, la licitación y la plataforma, la gestora de Santander, de BBVA o de Ibercaja podrán lanzar sus FPEPP, al que se adherirán planes simplificados como el presentado hoy. Así, por ejemplo, la asociación de autónomos del sector turístico podría crear su plan simplificado y que ese dinero estuviera gestionado en un FPEPP impulsado por la gestora de pensiones de CaixaBank.

Escrivá es consciente de que casi todo el dinero de pensiones privadas está en planes individuales. Son 82.500 millones de euros, de acuerdo con datos de la asociación sectorial, Inverco, correspondientes a marzo. En los planes de pensiones de empleo (o planes de pensiones colectivos) hay solo 35.000 millones. Casi todo ese dinero está entre trabajadores de grandes compañías, filiales de multinacionales y algunas administraciones y organismos públicos que tuvieron su plan de empleo para los funcionarios.

Para revertir la dinámica, desde el ministerio de Seguridad Social quieren que cada vez accedan más a esa figura los empleados de pymes y también los trabajadores autónomos. El plan simplificado para autónomos presentado hoy aspira a atraer a 100.000 personas en su primer año.

El objetivo de rentabilidad es del 2% neto, con unas comisiones que sería del 0,60%. “Queremos hacer un trasvase de los trabajadores que tengan un plan de pensiones privado al simplificado”, con un producto con un riesgo muy bajo y bajo control. Se trata de un plan que no tiene requisito de aportación mínima, y cuya aportación máxima es de 5.750 euros, cantidad que es el límite para desgravar. Estas aportaciones, además, se pueden hacer de manera periódica o en una sola.

Escrivá ha señalado que el producto presentado hoy supone “ofrecer a los trabajadores autónomos “un ahorro a largo plazo” al que no tenían acceso, ya que antes se iban a los planes individuales. “Las posibilidades que ofrece de crecimiento este producto son extraordinarias y yo creo que instituciones como Banco Sabadell se han dado cuenta de que existe aquí también un nicho de negocio”, ha señalado.

Al respecto, ha asegurado también que la capacidad de movilizar ahorro a largo plazo de los planes de pensiones individuales “había tocado techo”, algo que había “constatado” la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) y que los planes colectivos de empleo pueden generar opciones “mucho más interesantes”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

Miguel Moreno Mendieta
(Madrid, 1979) es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad Carlos III. También cursó el Máster de Periodismo de El País. Se incorporó al periódico Cinco Días en 2006, tras pasar por la web de El País y Mi cartera de Inversión. Escribe sobre el sector financiero, con un foco especial en fondos de inversión y los seguros.

Archivado En

_
_