_
_
_
_

La Semana Santa dispara el empleo por encima de los 238.400 nuevos afiliados, en el mejor mes de abril desde que hay registros

El paro vuelve a descender también en 73.890 y el total de desempleados baja de los 2,8 millones por primera vez desde la crisis financiera de 2008

Paro abril 2023 Gráfico
Belén Trincado Aznar
Raquel Pascual Cortés

El mercado laboral no cede y sigue dando buenas noticias. El rotundo éxito de la Semana Santa, que este año rozó el lleno en la ocupación hotelera, ha disparado la creación de empleo, contabilizándose 238.436 nuevos afiliados a la Seguridad Social, hasta superar los 20,6 millones de cotizantes, el mayor nivel de la historia. Esta cifra de afiliados medios es también la mejor en un mes de abril desde que hay registros y la más elevada en cualquier mes, después de la de julio de 2005, cuando se produjo la regularización de cerca de 700.000 inmigrantes.

Pero este dinamismo de la ocupación no es exclusivamente estacional, ya que los datos corregidos de este efecto y de variaciones de calendario, indican que las cifras desestacionalizadas -que son las que prefiere el Ministerio de Seguridad Social porque reflejan mejor la tendencia del mercado, más allá del momento concreto- sumaron el mes pasado 128.824 personas al registro de cotizantes, lo que también supone el mejor abril desde que existe esta contabilidad.

La excelente campaña turística de Semana Santa celebrada a principios de abril está, sin duda, detrás de estas cifras récord, ya que dos terceras partes del empleo asalariado generado el mes pasado está relacionado con actividades turísticas como la hostelería (119.618 afiliados más); el comercio (casi 19.000 nuevos cotizantes) y el sector del ocio y el entretenimiento (4.217). Respecto al resto de los sectores de actividad, destaca también la buena evolución del Régimen Especial Agrario, que ganó casi 15.000 cotizantes solo en abril. Solo el sector educativo perdió cotizantes, pero lo hizo en una cifra mínima de 1.083 afiliados.

Paro sectores abril Gráfico
Belén Trincado Aznar

Todo esto ha contribuido a que, según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, esté siendo también el mejor arranque de año en materia de empleo de la historia, con 420.301 ocupados más en el primer cuatrimestre, en comparación con el mismo periodo del año anterior (casi 600.000 más, según las cifras sin desestacionalizar). Estas cifras corregidas del efecto estacional dejarían un nivel de afiliados incluso mayor que las que no depuran la estacionalidad, alcanzando 20.661.195 cotizantes, casi 1,2 millones de personas afiliados más que al inicio de la pandemia (febrero 2020).

Junto a este buen dato de afiliación, las oficinas de los servicios públicos de empleo (SEPE) también arrojaron buenas noticias, al experimentar una nueva caída del número de desempleados registrados de 73.890 personas, con lo que el paro registrado se ha situado en 2.788.370, por debajo de los 2,8 millones por primera vez en este mes desde 2008, “un dato que nos devuelve al escenario de bonanza previo a la crisis financiera, con los registros de paro más bajos de la serie histórica”, precisan desde el Ministerio de Trabajo, que ha facilitado hoy estas cifras.

Calidad del nuevo empleo

La mejora de la calidad en el empleo también se ha mantenido, ya que nuevamente casi la mitad de los nuevos contratos firmados fueron indefinidos. Si bien, el cambio en el paradigma del uso excesivo de la temporalidad, sobre todo en campañas como la de Semana Santa, ha hecho que el número de contratos que se firman haya disminuido un 20% respecto a hace un año. Y el reparto de esta caída de la contratación fue más equilibrada en abril, incluso mayor entre los fijos (un 24% menos de contratos fijos y un 16,5% menos de temporales) debido a que se está comparando ya con un mes de abril con plena aplicación de la reforma laboral (que tuvo una vacatio legis parcial durante los primeros tres meses de 2022).

En abril, del más de medio millón de contratos fijos que se firmaron (530.000) un total de 198.421 fueron indefinidos a tiempo completo (el 37,4% de los nuevos contratos estables); 180.647 fueron fijos discontinuos (34% de los nuevos fijos); y los 109.643 restantes fueron indefinidos a tiempo parcial. Este fuerte protagonismo en abril de los fijos discontinuos, que previsiblemente son personas que volverán a ser llamadas para trabajar en verano, cobra especial importancia si se tiene en cuenta que el peso de estos contratos sobre el total de los contratados indefinidamente apenas supera el 7%, según la cifra facilitada hoy por el secretario de Estado de la Seguridad Social, Borja Suárez.

Pero en materia de estabilización en el empleo, el dato que mejor ilustra el impacto positivo de la reforma laboral es, según ha aportado también Suárez, que de los cuatro millones de trabajadores que en abril de hace un año tenían un contrato temporal, hoy hay 2,2 millones (el 53% de ellos) que hoy tienen un contrato indefinido (a tiempo completo, parcial o fijo-discontinuo).

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Raquel Pascual Cortés
Es periodista de la sección de Economía, especializada en información sobre empleo, Seguridad Social, pensiones y relaciones laborales. Licenciada en C.C. de la Información por la U. Complutense, empezó a trabajar en Cinco Días en 2000 y antes pasó por las secciones de política y economía de la agencia Europa Press y por el diario Soria 7 Días.

Más información

Archivado En

_
_