_
_
_
_

Musk despide a casi toda la plantilla del equipo de cargadores de Tesla y luego anuncia que invertirá 500 millones en ella

El magnate echó a cerca del medio millar de trabajadores y señala que usará el dinero en expandir la red actual

Elon Musk, consejero delegado de Tesla.Foto: DAVID SWANSON (REUTERS) | Vídeo: EPV

Elon Musk vuelve a tomar una decisión extravagante. El presidente de Tesla ha anunciado a través de X (antes Twitter), red social de su propiedad, que invertirá más de 500 millones de dólares en ampliar la red de superchargers, los cargadores para los vehículos Tesla. Este anuncio llega después de que la compañía despidiese a la práctica totalidad de trabajadores (unos 500) que se empleaban en esta división del mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo.

“Solo para reiterar: Tesla gastará más de 500 millones en expandir nuestra red de supercargadores para crear miles de nuevos cargadores este año. Eso es sólo en sitios nuevos y ampliaciones, sin contar los costes operativos, que son mucho más altos”, ha señalado uno de los hombres más ricos del mundo. Hace tan solo diez días, Musk había señalado que la empresa iba a bajar el ritmo de crecimiento de la red de recarga y que se centraría más en la infraestructura existente. Entre los despedidos de la división estaba la directora de la misma y la decisión provocó una gran confusión entre las compañías que tienen acuerdos vigentes con Tesla para el uso de dichos supercargadores. Estas trataron de comunicarse con representantes de la empresa sin éxito. Los despidos en esta división pusieron al acecho a competidores de Tesla como la petrolera BP o Blink Charging, que estaban dispuestos a trabajar con cualquier empresa a la que Tesla dejase sin servicio.

La compañía con sede en Austin, Texas, informa trimestralmente del tamaño de su red, pero no da detalles de la inversión en ella, por lo que no es fácil cuantificar la importancia de este anuncio para su red de carga. Tesla se deja en torno a un 1,9% en Bolsa al cierre de los mercados europeos y acumula un retroceso del 32% en lo que va de 2024. En abril, Musk también había informado a sus trabajadores de que la compañía tendría que despedir a cerca del 10% de su plantilla por las bajas ventas de los coches eléctricos.

Musk suma así un nuevo volantazo a su estrategia empresarial después de que Reuters revelase que la compañía desistía de hacer coches eléctricos asequibles para la clase media (en torno a 25.000 dólares), una información que citaba a varias fuentes conocedoras de los plantes de la automovilística, la cual supuestamente iba a centrar sus esfuerzos en los robotaxis autónomos, una tecnología que presenta muchas dificultades técnicas y regulatorias. Casi instantáneamente, el magnate desmintió la noticia y semanas después confirmó que el proyecto de un Tesla asequible, el Model 2, seguía en pie.

El giro de Musk también recuerda a cuando anunció abruptamente a principios de 2019 que Tesla cerraría la mayor parte de sus tiendas y trasladaría las ventas casi por completo al formato online. Diez días después, después de que los propietarios se negaron a dejar que la compañía finalizara sus contratos de arrendamiento, Musk dio marcha atrás y anunció que Tesla aumentaría los precios de los vehículos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_