_
_
_
_

Grifols prepara una emisión de deuda para afrontar 2.900 millones en vencimientos el próximo año

La empresa aclara que sigue avanzando hacia el cierre de la venta de un 20% de SRAAS

Logotipo de Grifols.
Logotipo de Grifols.Albert Gea (REUTERS)

Grifols se pone manos a la obra para poner orden en su deuda. La compañía ha anunciado esta mañana que está trabajando activamente para emitir deuda (senior secured notes), cuyos fondos se destinarán a refinanciar una parte de la deuda con vencimiento en 2025, que asciende a 2.900 millones de los 10.527 millones que adeuda en total.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la farmacéutica señala que, en caso de que la transacción se lleve a cabo con éxito, “procederá a realizar los comunicados pertinentes para mantener informado al mercado”. La compañía no afronta vencimientos de deuda en 2024 y en 2025 debe hacer frente a vencimientos por cerca de 2.900 millones, de los cuales 2.000 millones corresponden con dos emisiones de bonos cotizados y otros 900 millones con líneas de financiación bancaria.

El mercado saludó en un principio la transacción. Las acciones de la compañía llegaron a subir más del 2%, pero fueron desinflándose de tal modo que cerró con un descenso del 3,5%.

En la presentación de sus cuentas de 2023, Grifols señaló que esperaba hacer frente a sus vencimientos de 2025 en el primer semestre de 2024 y trataría de hacerlo de manera eficiente. “Para ello, la compañía tendrá en cuenta tanto los fondos procedentes de la venta prevista como las diversas opciones de que dispone, incluida la refinanciación de estos vencimientos sin dejar de ser consistentes con los objetivos de desapalancamiento”, dijo el grupo.

En este sentido, y con el objetivo de reducir deuda, Grifols ha señalado este miércoles que sigue avanzando hacia el cierre de la venta de un 20% de su participación en SRAAS al Grupo Haier, por un monto de 1.600 millones y que prevé cerrar en el primer semestre. El objetivo es dedicar este importe a la amortización del pasivo que expira el año que viene. En concreto, espera repagar con esta operación corporativa los bonos por 1.000 millones que colocó en 2017 y con esta nueva emisión los 905 millones que lanzó en 2019, consignados como deuda no garantizada. Además, la empresa afronta su siguiente match ball financiero en 2027. Entonces expiran 770 millones en bonos y dos préstamos sindicados por 2.600 millones.

El mercado ha metido presión en los últimos meses, tras la presentación del informe de Gotham City, a la deuda cotizada de Grifols. Si bien los bonos que caducan el año que viene han registrado menos vaivenes, los títulos que vencen en 2027 y más adelante han llegado a cotizar al 70% del nominal.

Esto supondrá que la compañía deba rascarse mucho más el bolsillo por su nueva deuda. Los 905 millones que Grifols quiere reemplazar pagan un cupón del 1,62%, pero actualmente los inversores les exigen una rentabilidad del 5,99%, una cifra más aproximada a lo que deberá abonar la compañía catalana en una nueva emisión de bonos. La cotización de los títulos vendidos en 2017 y que expiran también el año que viene es más delicada, ya que alcanza el 9%, por lo que la compañía previsiblemente atenderá su vencimiento con los fondos obtenidos de la operación con el negocio chino. La emisión que vence en 2028, de 1.400 millones, también cotiza por encima del 9%, mientras que los 770 millones que caducan en 2027 están cerca del 6%.

La compañía sigue envuelta en la grave crisis generada por las acusaciones de maquillaje de cuentas por parte de la firma bajista Gotham City Research a principios de año. La pasada semana, la compañía cumplió con su compromiso con la CNMV de aclaración del estado actual de su deuda. En un hecho relevante remitido a la autoridad bursátil, la farmacéutica indicó un endeudamiento 1.111 millones de euros superior al hasta ahora dado por bueno.

La farmacéutica, ya bajo la dirección de Nacho Abia, comunicó una deuda neta, según balance, de 10.527 millones de euros, con un ratio de apalancamiento de 8,4 veces el beneficio bruto de explotación (ebitda), un 33% por encima de las cifras hasta ahora validadas. Las cifras comunicadas por Grifols en febrero establecían una deuda financiera neta de 9.416 millones de euros, con un ratio de apalancamiento de 6,3 veces al cierre de 2023 (7,1 veces a final de 2022). Era la único ratio de endeudamiento destacado en el resumen ejecutivo de la presentación de las cuentas de 2023, posterior a la tormenta generada por Gotham.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_