_
_
_
_
_

Grifols nombra un nuevo CEO y los consejeros de la familia dejan sus cargos directivos

Nombra a Nacho Abia como consejero delegado. Raimon y Víctor Grifols abandonan sus funciones ejecutivas

Desde la izquierda, Thomas Glanzmann, presidente y CEO de Grifols; Víctor Grifols Deu, y Raimon Grifols, miembros de la familia fundadora y consejeros del laboratorio.
Desde la izquierda, Thomas Glanzmann, presidente y CEO de Grifols; Víctor Grifols Deu, y Raimon Grifols, miembros de la familia fundadora y consejeros del laboratorio.

El terremoto provocado por el informe de Gotham City contra Grifols hace un mes ha tenido como consecuencia una profunda remodelación de la cúpula directiva del laboratorio cotizado en el Ibex 35 con el objetivo de calmar a los mercados en los aspectos de gobernanza.

El fabricante catalán de hemoderivados comunicó este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el nombramiento de un consejero delegado, el ejecutivo Nacho Abia, procedente de la japonesa Olympus Corporation. Además, informó del abandono de los cargos directivos de Raimon Grifols, hasta ahora director corporativo, y Víctor Grifols, que cede el puesto de director de operaciones, aunque se mantendrán en el consejo como dominicales en nombre de la familia fundadora.

Thomas Glanzmann, a su vez, permanecerá como presidente ejecutivo de la multinacional catalana, a un cargo que llegó el pasado mayo, aunque cede poder directivo al nuevo consejero delegado.

Es la enésima reestructuración de Grifols en los últimos años. Primero fueron nombrados Raimon Grifols Roura y Víctor Grifols Deu como consejeros delegados después de que Víctor Grifols Roura cediera sus funciones ejecutivas como presidente. Después, Steven F. Mayer fue fichado como presidente ejecutivo, un cargo que dejó meses después. Más tarde llegaría Glanzmann como presiente, que tras unos meses aunó las funciones directivas de presidente y CEO y los dos co-consejeros delegados bajaron un escalón en la cúpula de la farmacéutica.

Fuentes de la compañía, no obstante, indican que la búsqueda de CEO comenzó el pasado año, antes del informe de Gotham. Abia es un ejecutivo con 25 años de experiencia en la dirección internacional en empresas cotizadas de ciencias de la vida y tecnología médica. Asumirá sus responsabilidades el 1 de abril. Su último cargo ha sido como director ejecutivo y de estrategia de Olympus Corporation, compañía japonesa con sede en Tokio especializada en tecnología médica, referente en diagnóstico y en tratamientos poco invasivos, con 33.000 personas empleadas, que cotiza en el índice Nikkei, según el comunicado remitido a la CNMV.

Además de la incorporación del nuevo consejero delegado, el cambio más evidente en el gobierno corporativo, tal vez detonado tras las acusaciones de Gotham (que vinculaba el uso de una sociedad familiar, Scranton, para rebajar deuda) es el abandono de sus cargos directivos de Raimon Grifols y Víctor Grifols Deu.

Un tercer consejero de la familia, Albert Grifols Coma-Cros, fue incorporado como consejero ejecutivo en el máximo órgano de gobierno de la multinacional, pero el viernes pasado también se le arrebataron sus funciones directivas al nombrar a Jörg Schüttrumpf como director de innovación. Desde enero, permanece como dominical, según indican fuentes de la compañía.

Mesa Grífols Gráfico
Belén Trincado Aznar

Grifols, no obstante, mantiene en el consejo, con funciones intactas, a algún miembro cuestionado, como Tomás Dagá, socio fundador del despacho de abogados Osborne Clarke, que sigue como consejero externo y uno de los principales referentes en las operaciones corporativas de Grifols de las últimas décadas. Uno de los aspectos de gobierno corporativo que cuestionaba el informe de Gotham City era precisamente los vínculos entre Grifols, Tomás Dagá y Osborne Clarke, como un préstamo de tres millones de euros que el bufete dio a Scranton Enterprises, una sociedad dueña del 8% de Grifols y en el foco tanto de la denuncia de Gotham City como de las investigaciones de la CNMV.

Abia será nombrado miembro del consejo el 26 de febrero (por cooptación, cubriendo una vacante existente) y asumirá sus responsabilidades como CEO el 1 de abril, “centrándose en potenciar la actual estrategia de crecimiento de Grifols, impulsar la excelencia operativa y continuar ejecutando el plan de desapalancamiento de Grifols”, según el comunicado de la empresa. Esta incorporación, “así como la decisión de Raimon Grifols y Víctor Grifols Deu de dejar sus funciones actuales forman parte de la hoja de ruta de sucesión que los dos ejecutivos de Grifols, junto con el consejo, pusieron en marcha en 2022, una vez consolidada la recuperación de la compañía tras la pandemia”, asegura la empresa, intentando desligar esta noticia de cualquier relación de Gotham y las acusaciones de los vínculos entre sociedades.

“Estos cambios forman parte de una estrategia de evolución del gobierno corporativo de Grifols, planificada desde hace tiempo y cuidadosamente diseñada, que Raimon Grifols y Víctor Grifols Deu iniciaron en 2022, junto con el consejo, para separar progresivamente la propiedad de la gestión de la compañía, estableciendo un nuevo estándar para las empresas familiares que cotizan en la Bolsa española”, afirma la empresa a la CNMV.

Grifols se ha desangrado en Bolsa desde el pasado mes tras las acusaciones vertidas por el fondo y firma de análisis Gotham en un informe, en el que acusaba al laboratorio de utilizar Scranton, una sociedad ligada a la familia Grífols, para rebajar falsamente su ratio de endeudamiento, que actualmente se sitúa en 6,3 veces deuda/ebitda. Grifols rechazó desde el principio las acusaciones de Gotham y, de hecho, las tachó de falsas, y acusó al fondo bajista de beneficiarse del ataque, ya que se embolsó 20 millones de euros en un solo día con la negociación de acciones.

La CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) investiga también desde el inicio las acusaciones vertidas por Gotham, por lo que pidió a la compañía más información sobre los vínculos con Scranton. El laboratorio, a su vez, ha emprendido acciones legales contra Gotham y su fundador Daniel Yu en Nueva York.

Separar la gestión y la propiedad

Todos los manuales de gobernanza de las grandes empresas cotizadas aconsejan separar la gestión y la propiedad de la compañía, lo que supone que los accionistas, especialmente en compañías familiares, no estén dentro de las funciones ejecutivas, porque la sangre no justifica la capacidad. Grifols toma ahora la decisión después de un mes de dudas en el mercado por los vínculos de la familia con el accionista Scranton. Sin olvidar la gestión de la empresa que ha llevado al elevado endeudamiento. 

Aunque la empresa diga ahora que los cambios estaban pensados desde hace meses, el ataque de Gotham, al menos, lo ha precipitado todo. No hay que olvidar que hace poco más de un mes, Albert Grifols pasaba a ser el tercer ejecutivo de la familia en el consejo. Pero la empresa dice que en enero también dejó de ser consejero ejecutivo, algo no comunicado hasta ahora.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_