_
_
_
_
_

El Departamento de Justicia de EE UU abre una investigación criminal a Boeing por el siniestro de Alaska Airlines, según ‘WSJ’

La investigación trata de dirimir si el fabricante cumplió con la revisión del diseño de su modelo estrella tras los accidentes con víctimas mortales de 2018 y 2019

J.F.M.
Parte del fuselaje del B737-9 MAX de Alaska Airlines que se desmontó en pleno vuelo el 5 de enero en Estados Unidos.
Parte del fuselaje del B737-9 MAX de Alaska Airlines que se desmontó en pleno vuelo el 5 de enero en Estados Unidos.NTSB (via REUTERS)

Los problemas crecen para Boeing y su avión estrella 737 MAX. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha entrado en el sonado caso del siniestro de uno de estos aparatos, de la compañía Alaska Airlines, el pasado 5 de enero. Se trata de una investigación criminal, según ha informado The Wall Street Journal, en la que agentes federales ya habrían contactado con pasajeros y miembros de la tripulación del vuelo en que saltó por los aires una pieza del fuselaje.

El Departamento de Justicia trata de determinar si Boeing cumplió con las obligaciones de revisión del diseño del 737 MAX tras los accidentes de 2018 y 2019 en Indonesia y Etiopía, respectivamente, en los que murieron más de 300 personas. El rotativo estadounidense cita fuentes anónimas para sostener la información con la que abre su edición digital. De momento, no hay comunicación oficial al respecto del Departamento de Justicia.

La Administración Federal de Aviación de EE UU (FAA por sus siglas en inglés) sigue analizando al detalle el problema que afectó a la aeronave de Alaska Airlines. Por ello, mantiene la orden de inmovilización de 171 unidades del MAX 9 con una configuración similar al que tuvo que tomar tierra de emergencia en el aeropuerto de Portland (Oregon), del que había salido unos minutos antes con destino a Ontario (California), por el desprendimiento de un panel que cubre el hueco utilizado como puerta de emergencia en otras con figuraciones. A bordo del 737 viajan 171 pasajeros y seis tripulantes de vuelo.

Boeing sustituyó el pasado 21 de febrero al jefe del programa 737 MAX, Ed Clark, tras 18 años en la empresa. Los resultados preliminares de la investigación de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) evidenciaron que el componente que se desprendió no estaba fijado con sus cuatro sujeciones.

El fabricante asegura estar tomando medidas para reforzar la calidad del programa de su modelo más vendido, con inspecciones de mayor calado tanto en sus instalaciones como en las de los proveedores. El nuevo escándalo también hizo que Boeing retirara sus estimaciones económicas para el presente ejercicio.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

J.F.M.
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_