_
_
_
_
_

ACS acelera en la venta de su filial de servicios por 700 millones

El gigante danés ISS, la francesa Onet, la alemana Wisag y la compañía española Serveo, en la quiniela de los interesados

El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante la junta de accionistas .
El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante la junta de accionistas .Pablo Monge Fernandez

ACS mete el acelerador en la venta de su filial de servicios. Con la mente puesta en reducir su pasivo, de 590 millones, y centrarse en el negocio de la construcción y el concesional, la compañía ha dado inicio a la segunda fase en la venta de Clece. Espera lograr unos 700 millones por esta desinversión.

ACS busca recorrer el camino que ya han caminado muchos de sus competidores para volver a su negocio clásico y abandonar el área de servicios, con una gestión más compleja por el elevado número de trabajadores y las negociaciones con las administraciones públicas. Primero fue Ferrovial el que se desprendió de su negocio de servicios en una gran subasta que se demoró muchos meses y que troceó su negocio. Portobello se hizo con la división de facility management en España, sobre el cual ha construido la sociedad Serveo; PreZero se quedó con la parte de gestión medioambiental, mientras que vendió el negocio australiano a Ventia, una firma de Apollo y ACS, y Amey, su filial británica, a One Equity Partners.

Sacyr realizó una operación similar el año pasado, en el que también partió su propia filial. Vendió la parte de medio ambiente a un fondo de Morgan Stanley y el área de facility management a Serveo, mientras que por el momento no ha activado la puja por la tercera pata, la división de aguas. FCC, por su parte, ha optado por desprenderse solo de una participación minoritaria en el capital de su filial con la venta al fondo canadiense CPPI por 965 millones.

Ahora es el turno de ACS de explorar su propia transacción. La compañía que pilota Florentino Pérez ha encomendado a Bank of America y a Société Générale la desinversión de su filial en el ramo, Clece. Aspira con ello a una valoración de entre 700 y 900 millones de euros.

El proceso de venta arrancó a finales del año pasado. ACS ya cuenta con las primeras ofertas no vinculantes por el activo y ha activado la segunda fase del proceso. Está previsto que la subasta concluya a finales de abril, cuando los inversores remitan las ofertas finales.

El mercado considera que el apetito por esta compañía será mayor por parte de otros competidores antes que por el capital riesgo. Los apretados márgenes del negocio, junto a su elevada plantilla (Clece cuenta con 75.000 trabajadores) en un contexto de subida del SMI y un potencial recorte de la jornada laboral, tal y como ha planteado la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz, introducen una serie de riesgos en la ecuación que expulsan del proceso a este tipo de inversores. En su lugar, la transacción sí parece una oportunidad para otros competidores que o bien quieran utilizar Clece como una puerta de entrada al mercado español o bien como una palanca para impulsar el crecimiento de la compañía.

Entre los potenciales interesados por el activo están grupos internacionales del sector. Uno de los que sitúa el mercado como candidato es el grupo danés ISS, un gigante con presencia en 40 países, entre ellos España, y más de 350.000 trabajadores. También están en liza el grupo francés Onet —factura 140 millones en España y Portugal y tiene unos 6.000 trabajadores entre ambos países— y el alemán Wisag, que entró en España en 2016 con la toma del 50% del Grupo Sagital. También está en liza Serveo, la compañía que creó Portobello sobre los cimientos del negocio que adquirió a Ferrovial y donde esta empresa retiene una participación minoritaria. El fondo español, que ya adquirió la división de Sacyr, ha emprendido un proyecto de crecimiento a través de la compra de las filiales de sus competidores.

Junto a Clece, el mercado español de fusiones y adquisiciones también cuenta con otras oportunidades en el sector. También OHLA ha iniciado su propio proceso de venta de su filial Ingesan, en un proceso en el que está también Serveo. El mercado apunta a Acciona como un posible vendedor de este área, tras haberse desprendido en 2020 de una cartera de concesiones —la Autovía A-66 Ruta de la Plata (Benavente-Zamora), la Autovía CM-42 de los Viñedos (Consuegra-Tomelloso), el Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo), el Hospital de Toledo, el Hospital Can Misses (Ibiza), el Hospital Universitario Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), el Canal de Navarra y la Facultad de Derecho de la Universitat de Barcelona— por 484 millones en una venta a los fondos Bestinver y Meridian.

Para ACS esta transacción presenta una oportunidad para reordenar su estructura y volver a sus negocios clásicos. Culmina un proceso que ya inició en 2021, cuando vendió Cobra, su filial de servicios industriales, al grupo francés Vinci por 4.900 millones. Entonces anunció que su apuesta pasaba por crecer en el negocio concesional, donde su gran plataforma es la española Abertis, cuyo negocio comparte con la italiana Atlantia. Ambos accionistas han inyectado 1.300 millones, además de haber endeudado la firma en 1.200 millones más, para lanzarse a la caza de nuevas concesiones. Entre sus últimas adquisiciones están el 56% la autopista estadounidense SH-288, que ha aportado la propia ACS, además de la compra de la Autovía del Camino en España y de cuatro autopistas en Puerto Rico.

La venta de Clece supondrá que el grupo recabe el dinero suficiente para impulsar esta nueva estrategia. También recibirá un impulso para recortar su endeudamiento. Según sus resultados del tercer trimestre, el grupo cuenta con una deuda neta de 590 millones, frente a los 1.165 millones a los que cerró el primer semestre del año.

Las operaciones en liza en el mercado

La venta de Clece es una de las operaciones que ahora mismo están en liza en el mercado español. También avanza la búsqueda de un inversor por Endesa para una cartera de renovables de 2.000 MW, en el llamado proyecto Ra. E Ignis se decide entre las propuestas de Aimco y Green House para darles entrada en el capital a través de una ampliación de 500 millones. Igualmente está cerca de su final la guerra de opas por Applus+, que enfrenta a Apollo con el consorcio formado por los fondos I Squared y TDR y está pendiente de la aprobación de la segunda oferta por parte de la CNMV para abrir la batalla final. En un proceso más inicial se encuentra la venta de un socio minoritario para la Universidad Europea de Madrid, actualmente en manos de Permira, que ha arrancado en las últimas semanas. Asterion y Telefónica también sondean al mercado con la venta de su compañía de centros de datos Nabiax. También están arrancado operaciones como las ventas de Globe Educate, Port Aventura, Glovalbía o una cartera de renovables de Acciona.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Archivado En

_
_