_
_
_
_
_

Ferrovial sondea a fondos de pensiones y soberanos para salvar la venta de Heathrow

Accionistas del aeropuerto con un 35% ejercen su derecho de venta y la compañía trata de salvar la operación y negocia con inversores como CPPI, Brookfield, Macquarie o Temasek

Una imagen de la terminal 5 de Heathrow.
Una imagen de la terminal 5 de Heathrow.ALISHIA ABODUNDE (REUTERS)

Ferrovial busca vías para salvar la venta de su 25% en el aeropuerto de Heathrow al consorcio formado por el fondo de Arabia Saudí PIF y el francés Ardian. La compañía sondea a grandes fondos de pensiones y soberanos para que se asocien con los compradores y adquieran los títulos de otros inversores del aeropuerto que quieren aprovechar la oportunidad para desinvertir también, según indican fuentes financieras.

Ferrovial acordó hace cerca de dos meses la venta de su 25% en el aeropuerto de Heathrow, tras más de un año buscando la salida. Pactó transferir esta participación a PIF, el fondo soberano de Arabia Saudí, y al fondo francés Ardian a cambio de 2.700 millones de euros. Sin embargo, un acontecimiento inesperado ha amenazado con tumbar la transacción.

Algunos del resto de los accionistas de Heathrow, que tienen en torno al 35% del capital, han decidido aprovechar la oportunidad para salir también del activo. Ejercen lo conocido en el mercado como tag-alone o derecho de acompañamiento. Es el que asiste a los accionistas minoritarios de una compañía cuando el mayoritario vende su participación, para desprenderse a la vez de sus acciones. El mercado apunta a que son USS (10%), CDPQ (12,62%) y GIC (11,2%) quienes han presionado el botón de las ventas. En el accionariado de Heathrow están también presentes Qatar Investment Authority, con el 20%, Australian Retirement Trust, con un 11,8%, y China Investment Corporation, que atesora un 10% adicional.

Esto puede tumbar la operación, que según reconoció la propia Ferrovial a la CNMV está condicionada al ejercicio de estos derechos de los accionistas minoritarios. El 35% adicional a la venta está valorado en unos 3.780 millones, lo que dispara el dinero a desembolsar por PIF y Ardian a cerca de los 6.300 millones. La factura es demasiado elevada para estos inversores, que han acordado tomar el 10% y el 15% del capital, respectivamente.

La propia Ferrovial admitió en un hecho relevante que “no existe certeza de que la transacción vaya a cerrarse”, debido a que está condicionada a que se cumpla esa condición suspensiva con respecto al derecho de acompañamiento. La compañía –de la mano de sus asesores en la transacción JP Morgan y Allen Overy– está sondeando al mercado para encontrar nuevos inversores que participen en la transacción y tomen, al menos una parte de ese 35% en liza.

Ferrovial busca inversores similares a los que están ya en el capital de Heathrow, como fondos de infraestructuras, soberanos o de pensiones. Entre ellos, negocia con algunos de los grandes fondos de pensiones canadienses (como CCPI o Brookfield) o australianos (Macquarie). También, busca en el dinero de Oriente Medio y negocia con otros fondos soberanos, como Temasek, el fondo de Singapur.

En paralelo, se exploran otras fórmulas para salvar la operación. Una de ellas es que Ardian o PIF asuman al menos una parte de los títulos extra a la venta. Si bien todo apunta a que los saudíes no se plantean incrementar el peso, parece que Ardian sí está dispuesto a asumir algunos títulos adicionales. Las fuentes indican que todas las opciones siguen encima de la mesa.

Estrategia

La compañía de infraestructuras entró en el aeropuerto de Heathrow en 2006, con una opa a través de la que alcanzó el 83% del capital de la infraestructura. Con el paso de los años, ese porcentaje se ha ido reduciendo. En 2011, vendió un 5,88% por 325 millones a dos vehículos de inversión gestionados por Alinda Partners. Un año después recibió 607 millones por la venta de otro 10% a Qatar Holding, y en 2013, transfirió otro 8,65% por 460 millones de euros a un fondo de pensiones británico. En total, casi 1.400 millones por algo menos del 25%.

La compañía, ahora con sede en Holanda, busca con la venta de este activo apuntalar su giro estratégico, que tiene como punta de lanza saltar a Wall Street este año, con el objetivo de alcanzar nuevas infraestructuras. El verano pasado adquirió el 49% de la nueva Terminal 1 del aeropuerto JFK de Nueva York. Ha de aportar 1.142 millones de dólares (unos 1.040 millones de euros) durante la fase de construcción, de los que ya ha desembolsado 214 millones de dólares (195 millones de euros). Una vez levantado el nuevo inmueble, Ferrovial y sus socios en Nueva York tendrán su gestión hasta 2060 y esperan ponerlo a operar en 2026. En los últimos años también ha acometido la venta de su negocio de Servicios tanto en España como en Reino Unido y en Australia.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_