_
_
_
_
_

El Ejecutivo confirma la hora de ruta y alarga hasta 2035 el cierre de las centrales nucleares

Renuncia al almacén centralizado en Villar de Cañas (Cuenca) y, a cambio, abrirá un almacén geológico

CINCO DÍAS
Almacén de residuos radiactivos de El Cabril, ubicado en Hornachuelos (Córdoba)
Almacén de residuos radiactivos de El Cabril, ubicado en Hornachuelos (Córdoba)PACO PUENTES

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), aprobó esta tarde el séptimo Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR), en el que se fija la política del Gobierno en la gestión de los residuos radiactivos, incluido el combustible nuclear gastado, y del desmantelamiento y la clausura de las instalaciones nucleares.

La decisión más relevante es que se alarga la vida util de las centrales nucleares en España, ampliando el cese de la operación a una horquilla entre 2027 y 2035. “Según el sexto Plan General de Residuos Radioactivos, la parada definitiva de las centrales que están en operación se hubiera producido, a los 40 años de vida útil, entre 2021 y 2028″, remarcaba un comunicado del Miteco. En ese calendario también se incluye la fecha para el desmantelamiento de las centrales, que se producirá a los tres años de su cese de operación definitivo, excepto Vandellós I (parada desde 1989 por un accidente grave), que se ejecutará a partir de 2030.

El nuevo plan de residuos radioactivos costará 20.220 millones de euros

Esa decisión vendrá acompañada de la puesta en marcha de siete Almacenes Temporales Descentralizados (ATD) en los emplazamientos de las centrales nucleares, que recogerán el combustible gastado y los residuos de alta actividad hasta su traslado al almacenamiento definitivo. El ATD de cada central estará formado por su almacen temporal individualizado (ATI) más una nueva instalación complementaria o medidas adicionales, que permitan realizar las operaciones de mantenimiento de los contenedores en los que se almacena el combustible gastado cuando la central deje de estar operativa.

En el anterior PGRR se establecía que todos esos residuos irían a parar al Almacen Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca). Una decisión que se dejó sin efecto ayer. “Hoy, por fin, el Gobierno actual entierra el ATC. Es un día de celebración para todos los que defendimos pararlo frente a una decisión personal y partidista contra criterios técnicos y el sentir ciudadano”, declaró el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en su cuenta en la red social X.

Cada central recogerá el combustible gastado y los residuos

Ahora el combustible gastado y los residuos de alta actividad se destinarán a un almacén geológico profundo (AGP). “El séptimo plan general de residuos radioactivos establece una hoja de ruta para que España pueda disponer de un AGP, asegurando un proceso previo de información y participación pública, a semejanza de los desarrollados en los países europeos que ya han decidido el emplazamiento de sus AGP, como Finlandia, Suecia, Suiza y Francia”, resaltó el departamento dirigido por Teresa Ribera. En paralelo se mantendrá la operación del centro de almacenamiento de El Cabril (Córdoba) para residuos de media, baja y muy baja actividad, hasta completar el desmantelamiento de las centrales.

El informe económico que acompaña al séptimo plan nacional de residuos prevé unos costes futuros de 20.220 millones de euros que, de acuerdo con el principio de ‘quien contamina, paga’, se sufragarán con el Fondo para la Financiación de las Actividades del PGRR, gestionado por Enresa y dotado con las aportaciones económicas de los titulares de las instalaciones nucleares.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_