_
_
_
_
_

La morosidad bancaria sube por tercer mes consecutivo y cierra octubre en el 3,6%

Afloran los primeros síntomas de problemas de impago a pesar de la fortaleza de la economía y el mercado laboral

Hugo Gutiérrez
Exterior de la sede del Banco de España, en Madrid.
Exterior de la sede del Banco de España, en Madrid.Pablo Monge Fernandez

Se confirma el cambio de tendencia en la morosidad bancaria en España. Sigue en niveles históricamente bajos, pero ya acumula tres meses consecutivos de subidas hasta cerrar octubre en el 3,6%, según los datos que ha publicado este martes el Banco de España. 15 meses después del inicio de las alzas de tipos de interés marcadas por el Banco Central Europeo (BCE) afloran los primeros síntomas de flaqueza financiera de familias y empresas, que acusan el repunte de los gastos financieros y la presión de la inflación. Eso sí, el golpe se mitiga con una evolución más positiva de lo esperado de la economía y el mercado laboral.

Este movimiento al alza, aunque sea de forma tímida, se sigue muy de cerca en las altas esferas financieras. Entidades, supervisores y Gobierno monitorizan esta métrica al detalle, ya que se trata de uno de los mejores termómetros de cuando llegan los problemas económicos. De ahí que la pasada semana pactasen la ampliación del Código de Buenas Prácticas para cubrir a más hogares de los estragos del repunte de las cuotas hipotecarias. Sigue muy presente el recuerdo de la Gran Recesión, cuando se dispararon los impagos y los desahucios de vivienda, una imagen que nadie quiere volver a repetir.

Los créditos considerados como dudosos —los que se ha producido al menos un impago del principal o de los intereses en un periodo de más de 90 días— se situaron en los 42.379 millones de euros, casi 300 millones más que un mes antes. Eso sí, si se compara con octubre del año pasado, la situación ha mejorado: entonces la mora cerró el mes en el 3,77% y había 3.662,6 millones de euros más en créditos considerados como dudosos.

En cuanto al saldo financiado, la cifra se rebajó hasta los 1,17 billones de euros y cae en octubre por segundo mes consecutivo. Y si se compara con el mismo mes de 2022, la caída es de algo más de 45.800 millones. Esto es, aunque bajan los dos valores con los que se calcula la tasa de impagos (saldo total y créditos dudosos), el descenso de la financiación del mercado ha sido más pronunciado que el descenso de lo catalogado como dudoso, de ahí el empeoramiento de la tasa.

A pesar de estas cifras alcistas, en el sector financiero se muestran cautos y ponen los datos en contexto. El 3,6% de morosidad de octubre lo iguala con el dato arrojado en noviembre del año pasado. Y muy lejos de los valores alcanzados tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, cuando los impagos alcanzaron el 13,62% en diciembre de 2013. Fuentes financieras inciden en los últimos meses en que esta métrica subirá en los próximos meses, aunque sostienen que no lo hará con la misma vigorosidad que en la crisis de 2008. Los motivos, según los expertos, son la fortaleza del mercado laboral y una economía que pierde velocidad pero que aguanta en positivo.

Además, según ha resaltado en repetidas ocasiones el Banco de España y los primeros espadas de las entidades cotizadas del país, los deudores con un préstamo para compra de vivienda son muy resilientes. Se trata del último crédito que la familia deja de pagar y solo ocurre cuando los hogares pierden el empleo y sus ingresos caen de forma drástica. Aunque esto también tiene una doble lectura: si llegan problemas de mora, solo se vislumbran al pasar casi dos años. Es decir, el efecto negativo de las alzas de tipos todavía no habrá aflorado en su totalidad y la subida de los impagos actual puede ser solo el inicio.

El zarpazo del repunte de los costes financieros tras el giro de la política monetaria afecta principalmente a los créditos contratados a tipo variable, que según las cifras del supervisor son el 51% del total. Eso sí, también afecta a los préstamos a tipo fijo en el momento de la renovación del contrato, por ejemplo en las líneas de crédito de empresas a corto plazo que se renuevan cada año, cada dos ejercicios o a tres años.

Por tipos de entidades, en el sector de bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito los impagos han crecido del 3,44% al 3,48%, mientras que en los establecimientos financieros de crédito (aquellas firmas más enfocadas en los créditos al consumo) el alza ha sido del 6,74% al 6,93%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Hugo Gutiérrez
Es periodista de la sección de Economía, especializado en banca. Antes escribió sobre turismo, distribución y gran consumo. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS tras pasar por el diario gaditano Europa Sur. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, Máster de periodismo de EL PAÍS y Especialista en información económica de la UIMP.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_