_
_
_
_

La nueva terminal del neoyorquino JFK ya es una prioridad de 8.600 millones para Ferrovial

El primer accionista del proyecto debe aportar 1.040 millones en fondos propios, de los que ha depositado195 millones

Javier Fernández Magariño
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino.
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino.Pablo Monge Fernandez

La venta del 25% en Heathrow se produce en el contexto de una fuerte apuesta de Ferrovial por levantar, y explotar hasta 2060, la Terminal 1 del aeropuerto JFK de Nueva York. El grupo de infraestructuras tiene un 49% en la sociedad concesionaria New Terminal One y debe aportar 1.142 millones de dólares (unos 1.040 millones de euros) durante la fase de construcción, de los que ya ha desembolsado 214 millones de dólares (195 millones de euros).

El de Nueva York es ahora el plan que centra la atención de Ferrovial Aeropuertos, en el marco de la estrategia Horizon 24. JFK es un destino de los considerados premium, además de la mayor plaza estadounidense en flujo de tráfico entre Europa y Norteamérica. Los proyectos de ampliación darán cabida a los aviones más grandes del mercado.

En contra de lo que sucede con Heathrow, las tasas aeroportuarias no son reguladas. Y además del negocio aeronáutico, Ferrovial tiene una oportunidad en la actividad comercial.

El inmueble tendrá 223.000 metros cuadrados (16.000 dedicados a espacios comerciales) y sustituirá a la T1, T2 y T3, cuya capacidad es de ocho millones de viajeros. La inversión total está presupuestada en 9.500 millones de dólares (8.650 millones de euros) para elevar la capacidad hasta los 23 millones de viajeros. Los socios son JLC Infrastructure (30%) y Ullico (19%).

Heathrow, por su parte, lleva tres años de sequía en lo que respecta a los dividendos, por la necesidad de endeudarse para soportar el derrumbe que se produjo en el tráfico durante la pandemia. Además, afronta una bajada tarifaria y no terminan de cristalizar los multimillonarios planes de inversión en una tercera pista, actualmente en revisión.

Ferrovial entró en el negocio aeroportuario en 1998, habiendo invertido y desinvertido por ejemplo en el aeropuerto australiano de Sídney o en los británicos de Gatwick y Stansted. Ahora mantiene un 50% en Aberdeen, Glasgow y Southampton, en Reino Unido, y controla el aeropuerto turco de Dalaman, con el 60%.

De menor calado a día de hoy es el intento de desarrollar negocio en torno a los vertipuertos, infraestructuras que acogerán a medio y largo plazo las operaciones de pequeñas aeronaves de despegue y aterrizaje vertical (eVTOLs). Ferrovial está entre las pioneras en esta visión y espera crear emplazamientos en Europa y EE UU.

La salida de Heathrow se produce tras la desinversión en el sector de los servicios en Reino Unido con la venta de Amey. Sin embargo, Ferrovial asegura que ese mercado sigue siendo “clave” para sus líneas de negocio.

Los accionistas entrantes en el aeropuerto de más tráfico de Europa hablan de estrategia a muchos años vista. Ardian manifestó que Reino Unido es un mercado básico para sus intereses tras 17 años de inversión allí. El fondo tiene experiencia en el aeropuerto de Luton, en el entorno de Londres, y en seis aeropuertos italianos.

PIF, por su parte, califica a Heathrow de “aeropuerto de talla mundial” y sitúa su estrategia como largoplacista.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_