Infraestructura

Ferrovial comenzará a operar en 2026 su nuevo aeropuerto de Nueva York

Está previsto que pasen por él 23 millones de viajeros al año

La última inversión de Ferrovial en el mercado de aeropuertos comenzará a dar sus primeros resultados en 2026, cuando está prevista la apertura de la primera fase en la New Terminal One de Nueva York. El objetivo es terminar tres años después la nueva terminal, que tendrá una capacidad estimada de 23 millones de viajeros al año.

La compañía presidida por Rafael del Pino anunció a principios de esta semana la adquisición por 1.140 millones de dólares estadounidenses (1.062 millones de euros) del 96% que la firma de inversión estadounidense Carlyle tiene en el consorcio designado para diseñar, construir y operar la nueva terminal del aeropuerto internacional JFK de Nueva York,

En una presentación a analistas, Ferrovial explicó que el periodo de la concesión será de 38 años, lo que alargará el contrato hasta 2060. Los ingresos procederán en un 84% del negocio aeroportuario y el restante 16% de los contratos vinculados a la zona de tiendas y restaurantes, con el 'duty free' representando el 61% de esta última cifra.

La adquisición a Carlyle convirtió a Ferrovial en el accionista de control de la empresa que tiene la concesión, puesto que es titular del 96% de una sociedad que a su vez posee el 51% del total. Por esa participación del 49% inyectará unos 1.000 millones de dólares de los 2.000 comprometidos para todo el proyecto.

Ferrovial ha destacado que esta terminal operará en la mayor área metropolitana de Estados Unidos, con unos 22 millones de residentes, acogiendo las sedes del 25% de las 500 mayores empresas cotizadas del país. Dado que el aeropuerto recibe viajeros de todo el mundo, no dependerá en exclusiva de ninguna zona.

Incluyendo todas sus terminales, el aeropuerto JFK concentra una capacidad de 62,5 millones de personas, con 86 aerolíneas. El 56% de los flujos de viajeros es internacional y la cuota de mercado del aeropuerto en la región de Nueva York es del 66%.

La New Terminal One sustiutuirá a terminales que hoy tienen una capacidad de 8 millones de viajeros, con 20 aerolíneas y 65 kilómetros cuadrados. Tras una inversión total de 9.000 millones de euros, pasará a contar con una capacidad de 23 millones de pasajeros y 223 kilómetros cuadrados, de los que 16 kilómetros corresponderán a la zona de tiendas y ocio.

Carlyle mantiene el restante 4% de la sociedad que controla el 51% de la concesión. En el proyecto también están JLC y Ullico, con el 30% y 19% del total, respectivamente. Ferrovial formaría parte de los socios financieros, mientras que Aecom y Gensher de la parte del diseño y construcción.

El cierre de la operación está sujeto a determinadas condiciones suspensivas, incluyendo la aprobación de las autoridades portuarias encargadas del transporte público del Estado de Nueva York.

Normas
Entra en El País para participar