_
_
_
_

Open Cosmos acelera su negocio de satélites: lanza siete y tiene 14 en fabricación

La española pone en órbita el primer nanosatélite andaluz y pronto lanzará otro para Canarias. Tiene dos fábricas, en Barcelona y Oxford, y ultima otra en Portugal

Marimar Jiménez
Rafel Jordà, fundador y CEO de Open Cosmos.
Rafel Jordà, fundador y CEO de Open Cosmos.Jon Bradley Photography

Open Cosmos, la startup española que quiere democratizar la tecnología satelital, pisa el acelerador tras captar el pasado septiembre 50 millones de dólares (unos 46 millones de euros) en una ronda de financiación liderada por los fondos de inversión ETF Partners, Trill Impact y A&G. La compañía acaba de poner en órbita dos satélites: Platero, encargado por la Junta de Andalucía para cuantificar el impacto del cambio climático en el sector agrario y pesquero y mejorar la gestión de la biodiversidad, y Mantis, el primero de observación de la Tierra lanzado como parte del programa InCubed de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Este último, dirigido por la ESA con el apoyo de la Agencia Espacial del Reino Unido (UKSA), monitorizará infraestructuras y recursos naturales para abordar los retos de accesibilidad que tienen el sector de la energía y la minería para buscar recursos. En enero, lanzaron también su nanosatélite Menut, en colaboración con la Genelatitat de Cataluña. Los tres satélites fueron lanzados aprovechando misiones de los cohetes de Space X desde su base de lanzamiento de EE UU, aunque también trabajan con Soyuz y tienen acuerdos con Ariane Space.

Fundada en 2015 por el mallorquín Rafel Jordà, Open Cosmos se encarga de todo el proceso: diseña, fabrica y opera satélites del tamaño de un microondas que permiten recopilar datos sobre la Tierra y provee servicios satelitales. La empresa ha lanzado hasta la fecha siete satélites (dos ya acabaron su vida útil), tiene 14 en fabricación y 17 contratados. Antes de que acabe el año lanzarán uno para Canarias encargado por el Instituto de Astrofísica de Canarias; el resto se irán lanzando hasta principios de 2025.

La compañía ofrece en total tres productos. El primero, Open Orbit, su línea de diseño y fabrican satélites llave en mano, donde se ocupan de contratar el lanzador y operar el satélite. Jordà presume de hacer satélites muy diversos (de telecomunicaciones, de observación de la tierra, científicos...) “Eso es algo que nos distingue, y ello implica un desarrollo de capacidades tecnológicas muy importante. Muchas empresas que lanzan muchos satélites lo hacen porque repiten el mismo una y otra vez. Pero, si nosotros tenemos que repetir ahora el mismo satélite 30 veces es mucho más fácil”. Open Cosmos presume, además, de haber fabricado y lanzado el primer nanosatélite (el de Andalucía) que combina observación de la Tierra e internet de las cosas (IoT).

Satélite de Open Cosmos.
Satélite de Open Cosmos.Open Cosmos

El segundo producto es Open Constelation, una constelación de satélites mutualizada. “Lo que hacemos es compartir una estructura satelital con múltiples clientes, que obtienen datos más diversos, abundantes y frecuentes sobre la región que les interesa que si tuvieran un satélite en propiedad”, explica Jordà. El directivo asegura que con esta propuesta “están ganando muchos contratos”. Menut y el nanosatélite andaluz forman parte de esa constelación.

El tercer producto es Data Cosmos, una plataforma de datos y aplicaciones donde sus clientes pueden comprar imágenes y datos de regiones concretas y aplicaciones para hacer que esas imágenes o datos satelitales sean útiles y valiosos para las organizaciones. “Tenemos integrados ya 14 partners [entre ellos Accenture] con aplicaciones operativas y tenemos una lista de espera de casi 60. Es un tema complejo porque la plataforma es como una App Store pero de aplicaciones basadas en datos satelitales, y debe ser robusta y segura. Uno de los motivos por los que hicimos la ronda de financiación fue para crecer el equipo que dará soporte a todos estos socios que tenemos que integrar”, continúa el CEO de Open Cosmos.

La startup captó 7 millones de dólares en 2017 y hace tres meses, 50 millones más. Jordà asegura que son rentables desde 2020, porque “desde el principio tuvimos tracción comercial”, y que no prevén hacer más rondas de financiación salvo que encuentren oportunidades de crecimiento y expansión. La compañía facturó el pasado año 10 millones de euros y cerró el año con 40 millones en contratos. Para este ejercicio esperan alcanzar casi 14 millones de ingresos y una cifra de contratación similar a la de 2022.

Open Cosmos tiene una plantilla de casi 80 personas. Tiene la sede y una fábrica en Oxford (Reino Unido). También cuenta con equipos en Barcelona (donde está su segunda fábrica), Madrid, Andalucía y Oporto. En Portugal está levantando otra fábrica que prevén esté operativa durante 2024. Allí solo cuentan con 5 personas ahora, pero prevén fichar a otras 15-20 a corto plazo.

La compañía, que arrancó su actividad vendiendo electrónica para la ESA, planea invertir solo en España un total de 25 millones en cinco años para expandir sus capacidades. Y está analizando la adquisición de algunas empresas españolas e internacionales con capacidades tecnológicas complementarias para crecer de forma más rápida.

Jordà señala que la industria espacial está viviendo la misma evolución que la de los ordenadores en los años 70-80. “Antes los ordenadores eran enormes y costosos y solo un puñado de organizaciones se los podía permitir. Hasta que llegó Steve Jobs [Apple] y otros fabricantes de ordenadores y empezaron a hacer equipos más pequeños, que se empezaron a conectar; llegó la explosión de internet y surgieron millones de aplicaciones. Aquí está ocurriendo lo mismo. Han surgido satélites más pequeños, ágiles y fáciles de entregar, con ciclos de innovación más corto y menores costes. Igualmente los estamos conectando en constelaciones y están generando una nueva ola de aplicaciones vinculada a los datos geoespaciales. Se está abriendo grandes oportunidades de mercado”, remarca el emprendedor.

El CEO de Open Cosmos aplaude el Perte Aeroespacial puesto en marcha por el Gobierno y la creación el pasado enero de la Agencia Espacial Española. Asegura que el sector “está viviendo un gran crecimiento y que España no puede dejar pasar los trenes de la infraestructura satelital y de los servicios asociados a los satélites”. Solo el mercado de diseño y fabricación de satélites pequeños (menos de 250 kilogramos) movió en 2021 un total de 2.900 millones de dólares y se prevé que supere los 8.800 millones para 2030.

Jordà defiende que España “tiene capacidad para competir a nivel internacional” y reclama más colaboración público-privada y proyectos tractores que les ayude a crecer. Todo en un contexto en el que la Comisión Europea ha destinado 16.000 millones para impulsar sus capacidades en este sector (más allá del presupuesto de la ESA) para ganar autonomía frente a EE UU y China.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Marimar Jiménez
Redactora senior en la sección de Empresas de CINCODIAS. Sigue la actualidad del sector de tecnologías de la información y del ecosistema emprendedor español. Antes de incorporse al diario en 2000 trabajó en Actualidad Económica y los suplementos Futuro y Negocio en EL PAIS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_