Más de 20 empresas españolas se unen para lanzar una red de 30 satélites de observación terrestre

El proyecto supondrá una inversión de 147 millones

El plan se ha presentado al Ministerio de Industria

Recreación de la constelación de satélites diseñada por el consorcio español.
Recreación de la constelación de satélites diseñada por el consorcio español.

Impulso de relevancia en marcha para la industria espacial nacional. Más de una veintena de empresas y entidades españolas se ha unido para diseñar, fabricar y lanzar una constelación de 30 satélites de observación terrestre.

Bajo el diseño de los socios, es un proyecto de I+D+i sin precedentes en España, que supondrá una inversión de 147 millones de euros y permitirá la digitalización de múltiples sectores estratégicos, así como la obtención de datos clave para la monitorización medioambiental y la transición ecológica.

El plan se ha presentado al Ministerio de Industria, en el marco del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial que será financiado con los fondos europeos de recuperación.

Este proyecto nacional y transversal está encabezado por Open Cosmos, compañía que opera misiones satelitales de principio a fin, e incluye a empresas de toda la cadena de valor del sector espacial, desde el diseño del satélite hasta la gestión de los datos o las aplicaciones específicas para el usuario final.

De esta manera, el consorcio reúne a 23 actores, grandes entidades, pymes y centros de investigación, que lideran el desarrollo de tecnologías y aplicaciones espaciales en España, y entre los que se encuentran, además de Open Cosmos, Sener, AISTech, Anzen Engineering, AVS, Balamis, BH Dynamics, Gutmar, Fundación i2Cat, Instituto Astrofísico de Canarias, ICGC, IEEC, Ienai Space, IsardSAT, Lobelia, Madrid Space, Orbital EOS, PLD Space, Radian Systems, SpaceSUR y Weendee. En el consorcio también está una gran empresa española de servicios y gestión de infraestructuras.

Esta iniciativa espacial busca ser un revulsivo para la economía, pues impulsará un nuevo tejido industrial exportador de tecnología 100% española que estiman que genere un 10% más de empleos directos de calidad en el sector espacial, que actualmente ronda los 3.000. Es decir, generaría 300 empleos directos y otros 1.500 indirectos en áreas relacionadas con las aplicaciones y servicios vinculados al satélite. De igual forma, impulsaría la facturación por encima de los 500 millones de euros para 2026.

El centro de control estará en España, si bien en el proyecto se contempla el uso de antenas en zonas polares, porque facilitan la descarga de datos.

El objetivo último de esta constelación, cuya primera fase está previsto que empiece a operar en menos de dos años, será construir modelos digitales para abordar con datos frecuentes y de alto valor científico los principales retos a los que se enfrenta España en cuanto a sostenibilidad, digitalización y optimización de múltiples sectores económicos. La intención de los socios pasa por el diseño de un servicio concreto, con un modelo que se puede comercializar.

Innovación

Los satélites incluirán sistemas de propulsión modernos, una generación de cámaras de observación con inteligencia artificial integrada, un sistema de comunicaciones de alto ancho de banda o la integración de aplicaciones con los servicios terrestres y satelitales de internet de las cosas (IoT), entre otros elementos. No obstante, la intención es ir aportando innovaciones que vayan surgiendo en la industria durante el periodo de diseño de los satélites.

Además, en el proyecto se desplegará una plataforma de datos en la nube donde, mediante avanzadas técnicas de procesado apoyadas por inteligencia artificial, será posible analizar el entorno para una toma de decisiones efectiva, permitiendo aplicaciones directas en agricultura, protección civil y ambiental, energías alternativas, gestión de infraestructuras, prevención y detección de desastres naturales, entre otros.

De este modo, los satélites monitorizarán el medio ambiente o el impacto de la huella humana desde el espacio, contribuyendo al cumplimiento de los objetivos europeos de digitalización y medioambientales detallados en el Pacto Verde Europeo (European Green Deal).

Un plan para el ‘New Space’

Planes. El proyecto busca ser impulsor del New Space en España, un sector llamado a tener un papel importante en la recuperación por su capacidad para traccionar de la economía y el empleo. El New Space aspira a facilitar la entrada en el sector espacial de nuevas empresas, dado que los costes son inferiores frente al Old Space, donde los proyectos están vinculados a grandes empresas y entidades. El New Space está más desarrollado en EEUU, si bien países como Portugal y Reino Unido cuentan con sus agencias espaciales y una estrategia propia.

Trayectoria. Open Cosmos, fundada por el mallorquín Rafel Jordá, tiene una gran trayectoria en el sector, que aceleró en 2017 con el lanzamiento de su primer satélite y consolidó con su liderazgo en misiones con la Agencia Espacial Británica o la Agencia Espacial Europea. Ahora, refuerza su apuesta por España donde ha duplicado en los últimos años su plantilla además de incorporar y repatriar talento de primer nivel. Según Carlos Fernández de la Peña, vicepresidente de Servicios Satelitales de Open Cosmos, este plan viene a alinear a un sector industrial casi al completo, el llamado New Space, que es rico en conocimiento, pero muy atomizado en pymes y centros de investigación.

Normas
Entra en El País para participar