_
_
_
_

El pago de la indemnización por no competencia abre una guerra entre UBS y Singular Bank

El banco suizo mantiene su apuesta por España y rechaza pagar a Marín al no considerar que incumple el pacto de no competencia

Álvaro Bayón
Javier Marín, CEO de Singular Bank, y Pablo Carrasco, responsable de banca privada de Credit Suisse.
Javier Marín, CEO de Singular Bank, y Pablo Carrasco, responsable de banca privada de Credit Suisse.

Se cierne una batalla en el mapa bancario español. UBS, tras adquirir Credit Suisse, ha vuelto sin planearlo al mercado español de banca privada, pese a haber vendido su propia filial hace dos años. El banco suizo, tras haber adquirido a su principal competidor, ha decidido quedarse con la banca privada de Credit Suisse en España sin abonar la indemnización que pactó con Singular Bank en 2021, según indican fuentes del mercado. El banco de Javier Marín, por su parte, amenaza con abrir una guerra legal.

UBS adquirió Credit Suisse en apenas un fin de semana, en marzo de este año, para salvar a su competidor de una quiebra segura que pondría en jaque uno de los bienes más preciados del país helvético. Las dos partes aún cierran los últimos flecos de la fusión. Y estos flecos afectan, entre otras cuestiones, a España.

Dos años antes, en 2021, UBS decidió salir del mercado español de banca privada. Vendió a Singular Bank su negocio en el país por unos 200 millones de euros. En ese momento firmó una cláusula de no competencia que le impedía retornar al mercado español de banca privada en tres años, bajo pena de pagar a la entidad de Javier Marín una penalización.

Los planes se vieron truncados este año. La toma de Credit Suisse por UBS supuso heredar su negocio de banca privada en España, pese a contravenir, en principio, esa cláusula de no competencia. UBS sondeó en un principio su venta, pero pronto tuvo claro que las muestras de interés recibidas –de Deutsche Bank o del propio Singular Bank, entre otros– eran menos rentables que mantener una plataforma que desde el principio vio más interesante que la que UBS tenía en España.

Esta posición se ha ido confirmando en los últimos meses. Christl Novakovic, la CEO de UBS Europe, ha viajado en los últimos meses en dos ocasiones a España para conocer al equipo de banca privada que han heredado en el país. Las fuentes consultadas apuntan a que Novakovic pondera la sofisticación de los clientes y el conocimiento de los banqueros de Credit Suisse. UBS considera las operaciones de Credit Suisse en Madrid como una “franquicia fuerte, bien establecida y rentable, con relaciones de confianza con los clientes y un equipo dedicado”.

Su decisión es, por tanto, inequívoca. Apostar por el mercado español. UBS mantendrá el equipo de banca privada de Credit Suisse en España con Pablo Carrasco como máximo responsable. No solo esto, sino que se plantea también hacer crecer este negocio con adquisiciones. Antes de la transacción con UBS, Credit Suisse gestionaba en España unos 10.000 millones de grandes patrimonios.

Batalla legal

El conflicto está servido. Los suizos consideran que no se dan las condiciones para que se aplique esa cláusula, de acuerdo a fuentes del mercado. Cree que no hay base legal ni para pagar a Singular ni para vender el negocio español. Apuntan a que la toma de Credit Suisse por UBS no tuvo como objetivo volver a la banca privada en España y que en ningún caso esto supone incrementar la competencia en España ni que entre un nuevo actor en el mercado, sino más bien mantener uno que ya existía. En concreto, argumentan que el negocio de banca privada no genera más del 5% del negocio del grupo. Un portavoz de UBS ha declinado hacer comentarios.

Singular Bank, participado por el fondo de capital riesgo Warbug Pincus, no lo ve de este modo. Javier Marín ha remitido una carta en la que da un ultimátum a UBS, hasta septiembre, para vender la banca privada de Credit Suisse y, en caso contrario, amenaza con una demanda, según publica Expansión. Algunas fuentes consultadas dudan de las intenciones reales del exconsejero delegado del Santander y que finalmente se atreva a demandar. Detrás de estas amenazas ven, más bien, una agresiva estrategia comercial para captar clientes que en medio del ruido decidan abandonar UBS-Credit Suisse. El objetivo es así paliar el gran número de grandes fortunas y asesores VIP que abandonaron UBS cuando la compró Singular Bank.

En cualquier caso, algo bulle en el mercado. Y las partes se preparan para una confrontación legal con un ejército de abogados. En disputa no está solo si UBS debe indemnizar a Singular Bank, sino también su cuantía. Algunas fuentes apuntan a una horquilla entre los 150 y los 200 millones, pero otras matizan que el cálculo del importe depende de varios parámetros y no es una cantidad fija.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_