_
_
_
_

La Generalitat sanciona a Vueling por exigir maquillaje y tacones a sus azafatas

La multa asciende a los 30.000 euros

CINCO DÍAS
Uno de los aviones de Vueling en la pista.
Uno de los aviones de Vueling en la pista. Reuters

La Inspección de Trabajo de la Generalitat ha planteado multar a Vueling con 30.000 euros por diversos requerimientos estéticos a sus azafatas, según fuentes de la empresa y del Departamento de Empresa y Trabajo. Llevar un determinado maquillaje o tacones son algunos de los requerimientos solicitados por la aerolínea a sus azafatas y en los que se ha centrado la Inspección de Trabajo.

Desde la empresa puntualizan que la propuesta de sanción, que estudia recurrir, se refiere a medidas incluidas en una guía de estilo aprobada hace un lustro, algunas de ellas ya retiradas -como la del maquillaje- y otras en proceso. Además, las mencionadas fuentes de la aerolínea aseguran que nunca se ha sancionado a ningún trabajador por estas cuestiones.

Desde el Departamento han recordado que Inspección de Trabajo propone las sanciones, si bien luego estas deben ser ratificadas, lo que suele suceder en la mayoría de casos. Inspección de Trabajo considera que Vueling ha incurrido en una infracción muy grave y que podría velar por su imagen “de manera menos gravosa y más equilibrada, sin afectar a los derechos fundamentales”.

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha afirmado este jueves que se “apunta” a cualquier sanción que vaya contra la cosificación del cuerpo o la imagen de una mujer en el desarrollo de su trabajo, en alusión a la multa que la Inspección de Trabajo de la Generalitat de Cataluña ha propuesto para la aerolínea Vueling por obligar a sus azafatas a llevar tacones y maquillaje.

En declaraciones a los periodistas durante una visita al Ayuntamiento de Rota (Cádiz), Montero ha recordado que España cuenta con una legislación que permite que haya una igualdad efectiva y no se produzca “ningún tipo de cosificación de la imagen de las mujeres a la hora de desarrollar su puesto de trabajo”, en referencia a la última ley promovida en materia de igualdad o la ley de paridad “que va a aprobar este Gobierno”.

Por eso, ha defendido que “si se obliga a la mujer a algún tipo de vestimenta o uniforme que la legislación considera discriminatorios o cosificantes respecto a la imagen de la mujer, pues me alegro de que tengamos ya un cuerpo normativo que nos permita seguir caminando en esa igualdad efectiva que vamos reclamando”.

Preguntada sobre si cree que falta mucho para alcanzar esa igualdad real, la ministra ha afirmado tajante que “sí” y que “más allá de la formalidad y de lo que plantean las leyes”, se pretende que las mujeres tengan “presencia efectiva donde se toman decisiones”, poniendo como ejemplo los consejos de administración de empresas, los gobiernos, los colegios profesionales y “todos los lugares donde todos los días tomamos decisiones”, porque, ha añadido “es imprescindible la aportación y la presencia de las mujeres”. “Pero me apunto a cualquier sanción que vaya contra la cosificación del cuerpo o de la imagen de una mujer, porque queremos que se nos respete y que se nos dignifique”, ha finalizado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_