_
_
_
_
En colaboración conLa Ley
_
Día de la mujer
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Tiempo para la acción

Según ONU Mujeres, al ritmo actual, harían falta 286 años para que las mujeres tuvieran los mismos derechos legales y la misma protección que los hombres. Podemos (¡y debemos!) tomar medidas para acelerar este proceso

Las mujeres representan la mitad de la población mundial. Sin embargo, ningún país del mundo ha alcanzado todavía la igualdad. Según ONU Mujeres, al ritmo actual, harían falta 286 años para que las mujeres tuvieran los mismos derechos legales y la misma protección que los hombres. Para alguien que lleva muchos años trabajando en cómo aumentar la diversidad de género, esto puede resultar frustrante. Pero lo cierto es que podemos cambiarlo. Todos podemos (¡y debemos!) tomar medidas para acelerar este proceso.

Vayamos al sector jurídico. Cuando empecé mi carrera hace 27 años, no era raro que yo fuera la única mujer en una reunión llena de hombres. Afortunadamente, eso ya no ocurre tan a menudo. Las cosas están cambiando: estamos más dispuestos a debatir sobre la diversidad, lo que realmente significa y lo que deberíamos hacer. La situación ha ido mejorando con el paso del tiempo, o sea, que vamos por buen camino.

En Freshfields tenemos (globalmente) un 25% de mujeres socias, un 50% de abogadas y una población relativamente equilibrada entre hombres y mujeres directivos en los servicios de apoyo. Existen, por supuesto, variaciones en la representación de género entre grupos de práctica, funciones y regiones. Por ejemplo, en el Reino Unido, el 30% de los socios son mujeres, en Estados Unidos lo son el 37% y tan solo el 19% en la Europa continental. En España somos mujeres el 38% de los socios. El consejo de administración de la firma global tiene un 60% de mujeres, pero nuestro comité ejecutivo y algunas otras funciones siguen estando dominadas por los hombres.

En 2015, solo el 12% de los socios globales eran mujeres, aumentando al 16% en 2018. Y queríamos acelerar el ritmo del cambio, de manera que hace dos años establecimos e hicimos públicos objetivos y compromisos globales a cinco años relacionados con la diversidad y la inclusión. Los objetivos relativos a la representación de género son que los nuevos socios sean, al menos, un 40% mujeres y un 40% hombres (y un 20% de hombres, mujeres o personas no binarias), y que todas las funciones clave de liderazgo global tengan, al menos, un 40% de mujeres y hombres (y un 20% de hombres, mujeres o personas no binarias) para 2023.

Anualmente publicamos un informe con los progresos realizados. Revisando los resultados del año pasado, en cuanto al primer objetivo, sobre nuevos socios, el 48% fueron mujeres, frente a nuestra media histórica anual del 27% de mujeres entre 2016 y 2020. En cuanto al segundo, relativo a otras posiciones de liderazgo, el 35% de los puestos fueron ocupados por mujeres, lo que supone un buen avance, pero también la constatación de que no llegamos a alcanzar el objetivo. Se trata de objetivos, no de cuotas, pero el hecho de haberlos fijado y de haberlos hecho públicos, siendo transparentes respecto a su cumplimiento, está marcando una diferencia: funcionan.

La diversidad y la inclusión son algo más que cifras y benchmarking. Se trata de la forma en que conectamos entre nosotros y con nuestros clientes, construyendo organizaciones más fuertes.

Raquel Flórez Escobar, socia de Freshfields Bruckhaus Deringer en España y encargada de diversidad.

Archivado En

_
_