Airbus ve una oportunidad en España con la nueva estrategia industrial de Defensa

El presidente Alberto Gutiérrez pide reacción a las políticas de EE UU y demanda regulación para favorecer la producción de combustibles sostenibles

El avión militar C295 de Airbus.
El avión militar C295 de Airbus.

La declarada intención del Gobierno español de incrementar el presupuesto de Defensa hasta un un 2% del PIB en 2029, con la Estrategia Industrial de Defensa como guion, ha sido aplaudida esta tarde por la cúpula directiva de Airbus España en un encuentro con medios de comunicación. El responsable del área de Defence and Space, Francisco Javier Sánchez Segura, ha hablado de un “hito que ofrece, por primera vez, certidumbre y estabilidad al sector”.

La secretaria de Estado de Defensa, María Amparo Valvarce, el secretario general del Departamento de Asuntos Económicos y G20 del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Manuel de la Rocha, y la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y Globales, Ángeles Moreno, entre otros representantes del Ejecutivo, presentaron el viernes a distintas empresas las grandes líneas de la estrategia en Defensa. A falta de sorpresas sobre nuevos programas, Airbus valora el fortalecimiento del sector local de defensa y la apuesta por grandes desarrollos europeos en los que está inmersa. “Se nos pide que seamos un tractor de la industria”, ha señalado Sánchez Segura.

En España, tras años de gasto congelado, se pasa de 9.763 millones de euros hasta los 12.827 millones de euros este año y, en porcentaje del PIB, se saltará del 0,77% al 1,06% con datos del PIB de 2022 en los Presupuestos.

La priorización de los distintos desarrollos que tienen lugar en España, así como el desarrollo de nuevas capacidades tecnológicas, van a depender, en gran parte, del diálogo público-privado. El Ejecutivo pide esfuerzo inversor y alianzas entre las especialistas en este área.

El gigante aeronáutico está inmerso en el desarrollo del avión de combate de última generación tecnológica FCAS (Future Combat Air System), por el que apuestan Alemania, Francia y España. Y Defensa ha firmado la adquisición del avión Eurofighter para sustituir una veintena de unidades del F-18. Las dependencias españolas de Airbus también juegan un papel determinante en el desarrollo de sistemas aéreos tácticos no tripulados o en la producción de los aviones A400M y C295W, entre otros modelos.

Sostenibilidad incentivada

El presidente de Airbus España, Alberto Gutiérrez, ha remarcado la apuesta del fabricante por la descarbonización del transporte aéreo, pero advierte de la necesidad de la creación de un ecosistema que haga posible cumplir la hoja de ruta impuesta por la Unión Europea.

El ejecutivo ha subrayado que la escasa producción de combustibles sostenibles (SAF) constituye una clara barrera para el acceso de las aerolíneas a precios competitivos. “Nuestros aviones de última generación pueden volar con mezclas al 50% de SAF y fuel convencional. Y este es el camino mientras se desarrolla el avión a hidrógeno. Igual que se hizo con las energías renovables, se debería favorecer la producción de SAF a través de la regulación”, defiende Gutiérrez.

Airbus tiene el compromiso de hacer volar un avión a hidrógeno en 2035, y el presidente de la compañía en España no ha ocultado la preocupación por que Boeing esté siendo apoyada con fondos públicos en esa carrera. La NASA aportará 425 millones de dólares en los próximos siete años para que el fabricante estadounidense ponga en operación entre 2027 y 2030 el que denominan el avión más sostenible del mundo. “Debería haber una respuesta ya no nacional sino de Europa. Respetando la competencia y sin caer en las ayudas de Estado, se deben identificar estrategias y alinear políticas”.

Normas
Entra en El País para participar