Iryo intensifica los contactos con Adif para competir con Renfe en el corredor de Galicia

La pública analiza un posible proceso de adjudicación de capacidad en distintos ejes y la operadora sondea la oferta de fabricantes de trenes

Trenes de alta velocidad de Renfe e Iryo en las estación madrileña de Chamartín.
Trenes de alta velocidad de Renfe e Iryo en las estación madrileña de Chamartín.

El Ministerio de Transportes no deja de ensalzar el éxito de la liberalización ferroviaria en España, al alcanzarse los tres operadores en liza en la alta velocidad y generar un incremento en la demanda de viajes, y se busca ir a más en el corto plazo. El corredor Madrid-Galicia, en el que Renfe rueda en solitario, es el próximo campo de batalla e Iryo ha intensificado los contactos para tomar posiciones como previsible competidor. De declarar su deseo en público, ha pasado a un intenso trabajo de campo.

Las conversaciones son permanentes, en ningún caso vinculantes, entre el administrador de la infraestructura y el segundo operador por capacidad en la red. La dirección de Iryo ha llegado a barajar 2026 como el año de estreno, para lo que analiza la aún escasa información comercial a su alcance y, sobre todo, los requerimientos técnicos.

En el entorno de la operadora se reafirma el interés en alcanzar Galicia con sus servicios, pero también la necesidad de estructurar el proceso de diálogo entre Adif y las operadoras sobre nuevos hitos en la red. De este modo, se enmarca la relación con el administrador de la infraestructura en una labor de reconocimiento del mercado. Otras fuentes hablan de la apertura de una fase inicial de expansión del negocio más allá de las operaciones ya comprometidas con Adif en los tres corredores consolidados en España: los que llevan de Madrid a la frontera francesa, y a las regiones de Levante y Sur.

Para competir con Renfe a partir de Ourense son necesarios trenes con eje de ancho variable, debido a que la mayor parte del trazado en Galicia está configurado en ancho Ibérico. Por ello, la firma participada por los socios de Air Nostrum, Trenitalia y Globalvía sondea las posibilidades de su modelo Frecciarossa y tiene hilo abierto con otros fabricantes.

La línea Madrid-Oviedo abrirá en este 2023 y podría ir a concurso con la de Galicia

Desde Iryo se elude ofrecer detalle sobre su relación con la industria, donde Talgo y CAF, entre otros, ofrecen la posibilidad de equipar bogies de ancho variable para circular por tramos de ancho ibérico y estándar sin cambiar de tren.

El calado de las inversiones en material rodante; los cambios regulatorios en ciernes, especialmente en lo que toca a los cánones; las barreras para gestionar directamente los costes energéticos; los precios de la financiación o la dificultad para estudiar la demanda en una línea aún de escaso recorrido, obligan a Iryo a dar pasos con cautela.

Un portavoz de la ferroviaria reitera que es tarea de la empresa monitorizar los avances de Adif en toda la red “para tener pautas ordenadas de negocio”. Un ejemplo de ello, dicen, es la adhesión a la plataforma empresarial Sudoeste Ibérico en Red para impulsar la ruta entre Madrid y Lisboa.

En busca del modelo

Con toda la red de alta velocidad liberalizada y competencia real en dos ejes (Madrid-Barcelona y Madrid-Levante), a la espera del pulso comercial en la conexión con Andalucía, Adif tiene en estudio el modelo de concesión de surcos en la alta velocidad a Galicia y se especula con la inclusión del corredor a Asturias en un concurso.

Para rodar más allá de Ourense son necesarios nuevos trenes con eje de ancho variable

Es lo que en el Ministerio de Transportes llaman Liberalización 2.0. El Madrid-Oviedo abre a lo largo de este año (la fecha no se fijará antes de abril) y en una primera fase de operación se circulará en ancho Ibérico. Adif tiene previsto pasar en pocos meses a ancho estándar o europeo en la línea asturiana.

La actual regulación permite actuar a una empresa certificada y con trenes homologados en cualquier eje de la red de alta velocidad. En caso de que la capacidad no sea suficiente, o que la solicitud de surcos sea plurianual, Adif debe abrir lo que se conoce como un proceso de coordinación para conceder espacio en la red a través de acuerdos marco. En este caso, Adif ha de invitar a otros actores en un proceso estrechamente vigilado por la CNMC.

Primer año para la línea completa

Evolución. Cuando se acaba de cumplir el primer año de operación, el corredor de alta velocidad Madrid-Valladolid-León-Zamora-Galicia (abierto el 21 de diciembre de 2021) ha dado un salto del 72% en trenes por kilómetro en 2022. Precisamente, el escaso tiempo en operación y la incorporación de servicios lo convierten en el de mayor crecimiento de la red, frente al 43% del Madrid-Levante o el 38% del Madrid-Barcelona.

Nuevos trenes. Desde Renfe se habla de un primer año más que prometedor en el Madrid-Galicia. Los servicios han tenido buena aceptación, sostienen fuentes internas, y la empresa echa de menos los trenes encargados a Talgo (serie 106 o Avril) para atender la demanda entrante.

Número creciente de servicios. Renfe tiene 57 frecuencias semanales de AVE y Alvia entre Galicia y Madrid, con paso por Castilla y León, y comenzó a operar en septiembre el AVE directo, sin transbordos, entre Ourense y Alicante (siete frecuencias por sentido a la semana).

1,8 millones de viajeros. En el primer año de la alta velocidad a Galicia, la operadora pública rozó los 1,8 millones de viajeros, lo que casi duplica su tráfico de 2019.

Normas
Entra en El País para participar