El negocio de formar a emprendedores para potenciar sus ventas

Pablo Herreros enseña técnicas a profesionales para que sus clientes recomienden sus productos

Pablo Herreros.
Pablo Herreros.

Pablo Herreros es uno de esos emprendedores que todos los días manda un email a una lista de miles de suscriptores. Algo que puede que sea bastante cansado y muy esclavo, pero a él le gusta. Facilita ideas para ayudar a ganar más clientes y que esos clientes traigan a sus amigos. Además, y lo deja muy claro, en esos emails siempre vende algo. Lo deja muy claro desde el principio, porque él es formador y vende formaciones. Hasta 2019 tuvo una agencia de comunicación con su hermano Javier y trabajó para cientos de empresas, algunas de ellas gigantes, como a él le gusta decir, asesorándoles en comunicación, persuasión e influencia.

Pero un día pasó algo en su interior y decidió cambiar. Ahora prefiere tratar con gente más pequeñita, más de andar por casa, aunque también trabaja con grandes empresas. Y todo porque le apetecía ayudar a personas reales, como él, para hacer crecer sus negocios con propósito.

Les enseña a persuadir, comunicar, influir, vender y dar una experiencia de cliente que consiga que se queden tan entusiasmados que repitan y les traigan a sus amigos.

Ayuda a profesionales y empresas a vender más gracias a la ética y la emoción buscando que después de la venta los clientes recomienden esos productos y servicios a sus amigos y conocidos.

Hay que tener en cuenta que la forma de consumir tras el Covid ha cambiado radicalmente. Me cuenta Pablo Herreros que tiene muy claro que “este consumidor de la era pos-Covid lo que quiere es que le cuiden y le mimen. Y en este momento la ética es el nuevo superpoder donde queremos empresas que se preocupen más de nosotros que de su beneficio”.

Visibilidad e influencia

La nueva forma de vender facilita que para aumentar la rentabilidad del negocio se trabaje con el fin de conseguir aumentar las ventas en los clientes que ya están comprando. Pero, además, se puede lograr generar un sistema que facilite que esos clientes traigan de la mano a sus conocidos y cercanos. Lo fundamental sigue siendo la satisfacción del cliente que está mejor informado cada día y que se pueda vender más. Porque no vale con vender una vez, hay que ampliar el negocio si ese cliente está satisfecho con el servicio.

Pablo Herreros tiene claro que alguien que posee un negocio busca tener visibilidad, para que le conozcan. Además, necesita generar influencia y confianza, para que eso se traduzca en una venta. Y por último “tiene que vender”.

A partir de ahí vuelve a repetir el círculo, que le conozcan y reconozcan. “Y hay un paso fundamental, que es seguir abundando en el tesoro sobre el que estás asentado, que son tus propios clientes. Si les generas una experiencia de compra magnífica y consigues que te compren más, haces un negocio más rentable y más sostenible porque te traen a sus cercanos”. Eso es lo que enseña en sus cursos a empresas y profesionales donde, para él, es esencial el sentido del humor. “Cuando te ríes te diviertes y pones tus cinco sentidos y aprendes mucho más. Creo que esa es una de las claves de hacer una buena formación”.

Satisfacción

Pablo Herreros considera que cuando das un servicio superior al esperado, esa persona comprará más. Si escondes algo que no estaba previsto y das una sorpresa a ese cliente quedará completamente satisfecho y volverá a comprarte.

“Te pongo un ejemplo muy cortito. Pon que das clases de tenis, un curso de tenis. La gente paga un buen dinero, pero no le dices a nadie que, de repente, un día va a dar una clase Rafa Nadal. Bueno, pues si eso está escondido, nadie se lo imagina y está dentro dices, jo, me ha dado una clase Rafa Nadal y no me lo imaginaba. Es un efecto guau que deja al cliente impactado”, indica. “Me parece maravilloso que la gente entienda que vender es ayudar porque cuando a una persona le ayudas mediante un servicio de pago, esa persona se implica el doble”, concluye.

www.haztevisible.es

Normas
Entra en El País para participar