_
_
_
_
_

El auge verde frenará el resurgir de la nuclear

El coste del almacenamiento en baterías está cayendo en picado, y eso reduce el atractivo de la fiabilidad de la energía atómica

Central nuclear de Cofrentes (Valencia).
Central nuclear de Cofrentes (Valencia).EVA MANEZ (REUTERS)

Los altos precios de la energía y el deseo de descarbonización han suscitado un renovado interés por la energía nuclear, que aporta el 10% de la electricidad mundial. Pero es probable que la creciente oferta de energía verde limite cualquier renacimiento.

Según la Asociación Nuclear Mundial, hay 425 reactores activos en todo el mundo, más o menos como hace tres décadas. Desde entonces, se han abierto en lugares como China y se han cerrado en Occidente. Las centrales nucleares son caras de construir y su complejidad hace que los proyectos se suelan salir del presupuesto. La de Vogtle, en el estado de Georgia, será este año, cuando esté terminada, la primera de EE UU desde los noventa. El precio, 30.000 millones de dólares, duplica la estimación inicial. Los retrasos en la inauguración de reactores en Finlandia y China demuestran que las dificultades trascienden las fronteras.

El coste de una nueva central ronda los 168 dólares por megavatio hora, según Lazard. Una de gas eficiente cuesta un tercio, y la solar y la eólica, un quinto. Hay pocos incentivos para construir reactores; explotar los existentes tiene sentido. Una central amortizada cuesta 29 dólares/MWh. Y la energía está disponible llueva o truene, día y noche.

Esta fiabilidad es la gran razón por la que hay 55 centrales en construcción, ya que eólica y solar necesitan respaldo por ahora. Pero el atractivo es limitado. En la última década, la producción verde, excluida la hidroeléctrica, ha crecido un 15% anual en el mundo, según BP. La nuclear no ha variado. China tiene 22 reactores en construcción, pero ha desarrollado las renovables casi el doble de rápido.

La diferencia de precios sigue subiendo a medida que eólica y solar se abaratan, mientras la nuclear no se mueve. Además, el coste del almacenamiento en baterías cae en picado. Next­Era Energy, la mayor firma de EE UU de energía verde, calcula que a finales de década la eólica y solar conectadas a baterías serán tan fiables como otras en las horas punta, pero por la mitad del coste de las centrales nucleares o de gas amortizadas y un séptimo del de una pequeña nuclear nueva.

Puede que los accionistas obtengan algún beneficio de firmas nucleares como Cameco. Pero las crecientes ventajas de eólica y solar hacen que Next­Era y sus rivales, valorados en 172.000 millones, parezcan más enchufados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Archivado En

_
_