Crónica de la Bolsa

El Ibex suma y sigue: recupera los 8.700 puntos y firma su mejor semana en 26 meses

El selectivo español sube un 5,7% en la semana

Mapamundi Bolsas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los inversores han comenzado el año con energías renovadas. Después de un ejercicio aciago para las Bolsas y el mercado de deuda, en las primeras jornadas de 2023 el optimismo se apodera de los inversores. Una tendencia que se está dejando sentir con fuerza en Europa. El Ibex 35, que en 2022 logró mostrar una mayor resistencia que sus homólogos europeos, toma la delantera. Después de subir un 1% el viernes y encadenar su quinta sesión consecutiva al alza, el selectivo español concluye la primera semana del año con una subida del 5,74%. Además de recuperar los 8.700 puntos y liderar junto al Mib italiano las ganancias de sus pares europeos, la Bolsa española firma su mejor semana desde noviembre de 2020.

El buen comportamiento de las Bolsas periféricas se debió en gran medida al tirón del sector bancario. La esperanza de que los bancos centrales se mantengan firmes en su lucha contra la inflación y sigan adelante con el proceso de normalización monetaria están detrás de las subidas del 8,25% que registra el sector en Europa. Superior a este ascenso son las ganancias registradas por las entidades españolas. Unicaja, la última incorporación al Ibex 35, sube un 17%. Con ganancias de doble dígito se sitúan también Sabadell (11,47%) y BBVA (10,11%). No muy lejos se sitúan Santander (8,71%), Bankinter (8,33%) y CaixaBank (8,25%). Estos dos últimos bancos comienzan el año con fuerza y en las últimas jornadas han revalidado los máximos históricos. Solo dos cotizadas de la Bolsa española escapan a la corriente alcista de inicio de año. Acciona Energía retrocede un 2,32% mientras Laboratorios Rovi cotiza en tablas (-0,06%).

El comportamiento del Ibex 35 se mantiene en línea con el registrado por el resto de índices europeos. El Mib italiano avanza un 6,22%; el Cac francés, un 5,98%; el Euro Stoxx, un 5,91%; el Dax alemán, un 4,92%% y el FTSE británico, un 3,32%.

Los analistas de UBS señalan que, aunque los últimos datos de precios muestran una moderación a ambos lados del Atlántico, las tasas siguen siendo muy elevadas. La inflación general de la zona euro cerró 2022 en el 9,2% mientras la subyacente marcó un nuevo récord al situarse en el 5,2%. “Esperamos que los bancos centrales mantengan una postura restrictiva en este momento”, remarcan los analistas. Los expertos de la entidad esperan un punto de inflexión de la inflación en 2023. Mientras llega el momento, la política monetaria continuará siendo más restrictiva. En este escenario el departamento de análisis de UBS sobrepondera los activos con perfil más defensivo, una estrategia que es aplicable tanto a la renta fija como a la renta variable.

El buen desempeño de las acciones europeas contrasta con el traspiés sufrido por Wall Street. La fortaleza mostrada por el mercado laboral da alas a la Reserva Federal para seguir adelante con el proceso de subida de los tipos. Después de confirmarse que la tasa de paro cerró el año en el 3,5% los inversores ven posible que el banco central eleve las tasas de referencia más de lo previsto para lograr el enfriamiento de la economía y evitar los temidos efectos de segunda ronda que provocan los incrementos salariales. “Es evidente que el Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) está muy interesado en enfriar los mercados financieros para evitar que las condiciones de financiación se relajen, lo que les supondría un obstáculo más en su lucha contra la inflación”, señala Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities.

La diferencia de comportamiento entre la Bolsa europea y estadounidense se mantiene en línea con las previsiones de Citi. Los estrategas de la entidad sobreponderan las acciones europeas a la vez que recomiendan infraponderar las cotizadas estadounidenses. Las preferencias de los expertos se mantienen en línea con el creciente optimismo que circula entorno a la Bolsa europea que en el cuarto trimestre tuvieron un mejor desempeño que permitió romper con años estancamiento.

Ahora que la recesión también se avecina en Estados Unidos, los inversores están dando la espalda a las grandes cotizadas que cotizan a precios más exigentes y se centran en las firmas europeas que resultan muchos más baratas. El Stoxx 600 cuentan con PER de 12,2 veces frente a las 16,6 del S&P 500. Los expertos de Citi prevén que el índice estadounidense concluya 2023 en los 4.00 puntos, lo que implica una revalorización del 5%, frente al 8% que auguran para el Stoxx 600. Respecto a los tipos, el departamento de análisis de Citi espera que las tasas alcancen su punto máximo en la primera mita de 2023 y retrasan los recortes al próximo año. “Un pico en las tasas limitaría un mayor daño de valoración para los mercados accionarios”, remarcan.

La confianza que genera la Bolsa europea entre los expertos de Citi contrasta con el pesimismo de los analistas de Bak of America que anticipan una caída del 15% para el Stoxx en el segundo trimestre. Los expertos creen que el debilitamiento del ciclo derivado del endurecimiento monetario aún no se ha manifestado y retrasan la toma de posiciones en la renta variable al segundo trimestre. A corto plazo los expertos infraponderan los valores cíclicos frente a los defensivos, así como las cotizadas de valor frente al crecimiento. Sus opciones preferidas son las cotizadas vinculadas a la alimentación y a las bebidas, así como las farmacéuticas.

La toma de posiciones que se ha registrado en la renta variable se traslada también a la renta fija. Los inversores han echado mano de la abundante liquidez que amasaban para construir sus carteras de la manera más diversificada posible. La deuda, que en 2022 vivió un año amargo, inicia el nuevo ejercicio al alza. Esto se traduce en nuevas caídas de los rendimientos. El bono español a 10 años baja 40 puntos básicos en apenas cinco jornadas y se sitúa en el 3,27%. Más acusados son aún los recortes de la deuda italiana con vencimiento en 2033 que baja 50 puntos básicos, hasta el 4,225% mientras la alemana desciende 36 y se sitúa en el 2,2%. La rebaja del coste de financiación y el apetito de los inversores son el caldo de cultivo perfecto para que los estados arranquen motores y acometan las primeras emisiones de deuda previstas para el conjunto de 2023, un ejercicio en el que la evolución de los precios será clave para determinar la salida al mercado.

Normas
Entra en El País para participar