Precios

La inflación de la zona euro baja nueve décimas en diciembre, más de lo previsto, hasta el 9,2%

España siguió siendo el socio de la moneda común con menos IPC

Una mujer compra en un puesto de frutas y verduras.
Una mujer compra en un puesto de frutas y verduras. Efe

Los datos de inflación de diciembre van confirmando una moderación de los precios tras las fuertes subidas de los tipos de interés ejecutadas por el Banco Central Europeo (BCE), que afronta las siguientes reuniones de política monetaria con menores presiones inflacionistas. El IPC interanual de la eurozona cayó nueve décimas en diciembre, hasta el 9,2%, en comparación con el 10,1% registrado un mes antes, según la cifra preliminar publicado hoy por Eurostat. El dato es mejor que el 9,6% esperado por el consenso y vuelve a cifras de un dígito por primera vez desde agosto.

La inflación en la región, que baja por segundo mes consecutivo, está mostrando claros indicios de haber tocado techo y parece estar empezando a frenarse. Sin embargo, continúa muy por encima del objetivo del 2% a medio plazo del BCE, lo que divide a los expertos sobre la intensidad de las próximas alzas de tipos, que el organismo presidido por Christine Lagarde ya advirtió serían "significativas".

La cifra refleja una ralentización de los precios en Alemania, Francia, Italia y España, aunque sigue siendo España el socio de la moneda común con menor inflación, teniendo en cuenta la tasa del IPC armonizado que Eurostat utiliza para que los datos de los países de la eurozona sean comparables. En diciembre, la inflación española en tasa armonizada fue del 5,6%, seguida de la de Luxemburgo (6,2%). Después se encuentran Francia (6,7%), Malta (7,3%), Grecia y Chipre (7,6%) e Irlanda (8,2%). En Lituania la inflación alcanzó el 20% y en Letonia, el 22%. Solo Estonia consigue bajar del umbral del 20% (17,5%).

En este sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha valorado este viernes que la inflación interanual de España se situara en diciembre en el 5,6 %, la más baja de la eurozona, lo que ha atribuido a la "política útil" de su gabinete para proteger a los ciudadanos y paliar la inflación: "Las medidas aplicadas funcionan".

"España lidera la bajada de la inflación en la eurozona en 2022. Los datos confirman que las medidas aplicadas funcionan para las familias y las empresas españolas. Política útil", ha escrito el jefe del Ejecutivo en su cuenta de Twitter, en la que ha adjuntado la estadística publicada este viernes por Eurostat.

De nuevo la energía repitió como la categoría de productos con un mayor incremento de los precios en comparación con el mismo mes del año anterior, aunque el aumento del 25,7% observado en diciembre es inferior al 34,9% del mes anterior y al 42% visto en junio, cuando experimentó el mayor alza. Este menor crecimiento de los precios energéticos es la clave de la moderación de la inflación al cierre de 2022.

La inflación subyacente, que excluye la energía y los alimentos, subió dos décimas hasta un récord del 5,2%. "Es probable que el BCE se centre en este indicador y será el argumento para no recortar los tipos de interés", apuntan en Bloomberg, donde señalan que la inflación sigue amenazando a la economía europea a pesar de la subida de tipos más agresiva de la historia. "El repunte de la inflación subyacente aumentará la preocupación del BCE sobre la persistencia de la inflación. Si esas presiones más fuertes se confirman en 2023, es probable que el ciclo de subidas continúe en el segundo trimestre", indica el economista Maeva Cousin citado por Bloomberg. La agencia calcula que la desaceleración de la inflación en Alemania (bajó 1,4 puntos porcentuales, hasta el 8,6%) fue casi la única responsable del descenso mensual del 0,3% de los precios de la zona del euro.

A corto plazo, el clima inusualmente cálido ha calmado los temores de una crisis energética y ha reducido los precios de la gasolina a niveles anteriores a la guerra. Sin embargo, "ahora que solo se espera que la zona euro experimente una recesión breve y superficial, la demanda -y la inflación, a su vez- podrían mantenerse", explican en Bloomberg.

Por su parte, el centro de estudios Oxford Economics espera que la inflación continúe con su senda descendente apoyada por unos precios energéticos a la baja y el debilitamiento de la demanda, pero señala que la inflación subyacente seguirá con niveles altos en el corto plazo por la fortaleza del mercado laboral y el retraso en la transmisión de los elevados costes de producción. "Con la inflación subyacente en niveles récord y seguramente alta en los próximos meses, creemos que el BCE subirá dos veces en 50 puntos porcentuales los tipos de interés en febrero y marzo y parará después", expresan estos expertos.

Continúan también aumentando su inflación los alimentos procesados, el alcohol y el tabaco, con un incremento del 13,8% frente al 13,6% registrado en noviembre. El encarecimiento de los alimentos no elaborados se situó en el 12,0% frente al 13,8% del mes anterior.

En el caso de los bienes industriales (excluida la energía), el incremento de los precios fue del 6,4% en diciembre frente al 6,1% de noviembre, y en los servicios la inflación subió un 4,4%, comparado con el 4,2% de noviembre. Eurostat publicará los datos completos de la inflación en diciembre el próximo 18 de enero.

Por su parte, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos mantiene su discurso de no subestimar la inflación y continuar con la subida de los tipos de interés. Los operadores del mercado monetario mantienen sin cambios las apuestas sobre el máximo del tipo de depósito del BCE y apuntan por unos 152 puntos básicos de endurecimiento adicional para mediados de 2023. Según las últimas proyecciones del BCE, los precios aumentarán un 6,3% de media en 2023 y se mantendrán por encima del objetivo del 2% en 2025.

Normas
Entra en El País para participar