La inflación se come más de 121.000 millones de euros en salarios y ahorros en 2022

El IPC adelantado de diciembre se modera al 5,8% y la subacente se dispara al 6,9%

La tasa media para todo 2022 se calcula en el 8,4%

IPC Ahorro Hogares Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El IPC cerró 2022 con un aumento de tres décimas en diciembre frente a noviembre, lo que se tradujo que en tasa interanual se moderase hasta el 5,8%, la menor tasa desde noviembre de 2021. Sin embargo, la alegría de la tasa general, dio paso a la preocupación que aporta la evolución de la tasa subyacente. Tras elevarse en seis décimas en el mes, se encarama al 6,9% interanual.

Esta tasa que elimina los elementos más volátiles en precios, como son la energía y los alimentos no elaborados, sugieren una interiorización de las tensiones inflacionistas acumuladas a lo largo del año, hacia el que se podría denominar núcleo duro de los precios, por determinados efectos de segunda ronda y especialmente por los elevados precios energéticos y de los alimentos registrados en los primeros 9 meses del año, como consecuencia de los efectos derivados de la guerra en Ucrania.

Pero no hay que olvidar que la tormenta perfecta a la que se han visto sometidos los precios de los productos de la cesta de la compra, también pasan una dura factura al conjunto de los ciudadanos. Su reflejo se hace patente mediante la clara pérdida del poder adquisitivo. Es decir, que con el mismo dinero se pueden comprar menos cosas.

Esta caída del poder de compra se hace mucho más patente en las rentas salariales y en los ahorros de las familias, rendimientos, estos últimos que hasta finales de año prácticamente han sido inexistentes.

Una aproximación cuantificable del dinero que podría suponer este impacto de la escalada inflacionista en dichas rentas, podría rondar los 121.500 millones de euros de reducción en el poder de compra de los salarios y los depósitos.

Para llegar a esta cifra, lo primero que se debe concretar es fijar cuánto se han encarecido los precios. Para ello, lo más adecuado es tomar no solo el dato del mes adelantado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), sino determinar cuánto han subido los precios de media en el conjunto del año. Este cálculo arroja un aumento medio del IPC del 8,4% entre enero y diciembre de 2022, como consecuencia del fuerte incremento del IPC en los meses de junio, julio y agosto con niveles no vistos en décadas superiores al 10%.

Las rentas salariales incluidas en los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral, que elabora también el INE, arroja una masa salarial anual del país del entorno de 660.000 millones de euros. Teniendo en cuenta que el incremento salarial medio pactado en los convenios colectivos hasta septiembre es el 2,69% para más de 6 millones de asalariados, podría decirse que estos trabajadores según la inflación media están perdiendo 5,7 puntos de poder de compra y otros 12 millones aún no ha experimentado incremento salarial alguno, con lo que sus perdidas de poder adquisitivo son aún mayores. Todo ello lleva a una pérdida de poder adquisitivo del orden al menos de 37.500 millones de euros.

Los últimos datos conocidos del Banco de España referidos hasta noviembre, señalan que los españoles cuentan con cerca de un billón de euros en ahorros depositados en cuentas corrientes, en concreto 989.100 millones con una rentabilidad media de apenas el 0,1%.

Este dinero que no ha estado retribuido hasta prácticamente el mes de diciembre, una vez que las entidades bancarias han decidido remunerar estos activos tras las subidas de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE), por lo que el impacto del 8,4% sería prácticamente completo, mermando una cantidad próxima a los 84.000 millones de euros de la capacidad de compra de los ahorros de los españoles en términos reales.

Dentro del impacto monetario de la escalada inflacionista de este año se encuentra también el encarecimiento de la nómina de las pensiones, cuya revalorización según el IPC anual promedio, en este caso de noviembre de 2022 está garantizado por ley, siendo del 8,5%, con lo que los pensionistas ganarían una décima de poder adquisitivo.

Una factura que oscilaría entre los 14.000 y los 15.000 millones de euros, según contemplan los Presupuestos generales del Estado para 2023.

Cae el ahorro

Los hogares españoles están viendo mermar sus ahorros. Ante la situación económicas gastan más que ahorran y ello se refleja en las grandes cifras que ayer viernes, publicó el INE. Así los datos del tercer trimestre reflejan como su tasa cayó el 3,2% de su renta disponible, lo que contrasta con el incremento del 16,1% del segundo trimestre. La renta disponible aumentó el 1,6% en el tercer trimestre hasta un total de 186.00 millones de euros, mientras que su gasto fue de 192.034 millones, el 12% más.

Los economistas mejoran sus estimaciones

Si hace apenas unas semanas todas las previsiones de los servi­cios de estudios más importantes del país no descartaban la posibilidad de que la economía española pudiese entrar en recesión técnica, incluso el propio Banco de España, hoy los vientos juegan a favor y esta posibilidad queda algo más diluida. A esta corriente se sumaron ayer las previsiones del Consejo General de Economistas. El concreto, han elevado en tres décimas su previsión de crecimiento del PIB para este año, hasta el 4,4%, al tiempo que también ha revisado al alza, en este caso en dos décimas, sus estimaciones para 2023 hasta el 1%.

Normas
Entra en El País para participar