Netflix será la siguiente en la lista de la compra de Microsoft

Poseer la plataforma de 'streaming' tendría sentido estratégico y sería relativamente fácil de vender en Washington y Bruselas

Oficinas de Microsoft en Herzliya, cerca de Tel Aviv (Israel).
Oficinas de Microsoft en Herzliya, cerca de Tel Aviv (Israel). REUTERS

Satya Nadella sigue pensando en grande. El CEO de Microsoft está comprando empresas a un ritmo impresionante. Hay que estar atentos por si añade Netflix a la lista.

Desde su ascenso en 2014 al puesto, Nadella se ha embarcado en una cara juerga de compras. Comenzó con la de Mojan Studios, de videojuegos (Minecraft), por 2.500 millones de dólares. Luego, LinkedIn por 26.000 millones y Nuance (reconocimiento de voz e IA) por 20.000 millones. Activision Blizzard es, con diferencia, el mayor objetivo anunciado, con 69.000 millones.

Microsoft está luchando contra los antimonopolio de EE UU por el derecho a absorber al creador de Call of Duty. Pero incluso si pierde la batalla, poseer Netflix tendría sentido estratégico y probablemente sería más fácil de vender en Washington y Bruselas.

Las dos empresas ya están estrechamente alineadas. Netflix eligió Microsoft como socio publicitario para un nuevo servicio basado en anuncios. El presidente de Microsoft, Brad Smith, también forma parte del consejo de Netflix. Parte de la justificación de un acuerdo es que Microsoft quiere ofrecer un servicio de streaming de videojuegos a través de múltiples dispositivos.

Netflix tiene sus propios y ambiciosos planes en este ámbito. Este año, se ha hecho con el desarrollador Spry Fox, su sexto estudio interno. Entrar a formar parte del imperio Microsoft potenciaría esas ambiciones. No es difícil imaginar una combinación de TV en streaming y juegos.

Con un valor de mercado 14 veces el de Netflix, Microsoft puede permitirse comprarla. Una prima del 50% la valoraría en 190.000 millones. Pero sería difícil encontrar ahorros de costes significativos. Y después de gravar los 8.000 millones de beneficio operativo que los analistas proyectan para Netflix en 2024, el retorno implícito de la inversión sería solo la mitad de su coste medio ponderado de capital del 8%, según Morningstar.

Nadella ya ha desafiado antes la lógica financiera. Y, como mínimo, ha demostrado su voluntad de ser un audaz negociador. Es fácil pensar que Microsoft se fijará en Netflix.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías