_
_
_
_
_

Descontrol del covid en China: llegan vuelos a Europa con la mitad de sus viajeros contagiados

Estados Unidos exigirá a partir del 5 de enero una prueba negativa a todo ciudadano chino que pretenda entrar en su territorio

Sanitarios con trajes de protección atienden a pacientes con covid en el China-Japan Friendship hospital el pasado día 27 de diciembre en Pekín.
Sanitarios con trajes de protección atienden a pacientes con covid en el China-Japan Friendship hospital el pasado día 27 de diciembre en Pekín.Reuters
CINCO DÍAS

El abandono de la política de covid 0 que Pekín mantuvo durante años está teniendo graves consecuencias en el gigante asiático. Más allá de sus propias fronteras, la peor ola de contagios en China hasta el momento ha vuelto a poner sobre la mesa la amenaza de que el virus se escape -de nuevo- a otros países. Esto es justo lo que está ocurriendo en Italia. Las autoridades sanitarias de Milán, una de las primeras regiones europeas en ser golpeadas en 2020 por el coronavirus, han detectado este miércoles la llegada de dos vuelos con casi la mitad de los pasajeros a bordo contagiados.  

Como consecuencia, el Ministerio de Sanidad italiano obligará a someterse a una prueba a todos los pasajeros que lleguen al país desde China para detectar si tienen covid. "La medida es esencial para garantizar la vigilancia y la detección de posibles variantes del virus con el fin de proteger a la población italiana", aseguró el ministro de Sanidad italiano, Orazio Schiallaci.

Por el momento, las autoridades sanitarias italianas no han detectado variantes preocupantes, pero en los últimos días el número de pruebas con resultado positivo por parte de los pasajeros provenientes de China ha alarmado a los servicios de prevención.

La reacción en Estados Unidos no se ha hecho esperar y hoy miércoles ha decidido exigir a los chinos mayores de dos años que pretendan entrar en su territorio una prueba negativa de covid a partir del próximo cinco de enero. La medida será aplicable tanto a los viajeros que procedan directamente de China como a aquellos que pretenden entrar en Estados Unidos habiendo estado al menos diez dias antes en el país asiático.

Una fase que Occidente ya superó

Las protestas por las restrictivas medidas obligaron a levantar la política de covid 0 y, ahora, China enfrenta una dolorosa fase que Occidente ya superó: la de intentar empezar a convivir con el virus. Los contagios se han disparado y los hospitales soportan una gran presión, según informan diferentes medios de comunicación.

El Gobierno chino ha decidido dar luz verde a la renovación de pasaportes de sus ciudadanos, con lo que facilita que puedan volver a viajar al extranjero y, por otro lado, ha optado por eliminar las exigencias de cuarentena para entrar en el país en un intento de regreso a la normalidad.

A finales de noviembre, la consultora Airfinity, una de las firmas de inteligencia pioneras en dar seguimiento al coronavirus, lanzó un informe en el que sostenía que poner fin a la política de 0 covid en China costaría entre 1,3 y 2,1 millones de vidas en el país dada la baja protección de las vacunas empleadas allí y la escasa inmunidad al no haber estado previamente expuestos al virus. 

El análisis se basó en el estudio de cómo evolucionaron los casos y muertes en la oleada que golpeó previamente a Hong Kong en febrero. Hong Kong adoptó entonces un enfoque de 0 Covid durante los dos primeros años de la pandemia. Por lo tanto, cuando el sublinaje Omicron BA.1, más transmisible, llegó en febrero, la inmunidad de la población frente a la infección era baja. Esto, combinado con una baja cobertura vacunal, provocó una enorme oleada tanto de infecciones como de muertes, especialmente entre los ancianos", describe Airfinity.

"El área de China continental tiene niveles muy bajos de inmunidad en toda su población. Sus ciudadanos fueron vacunados con las vacunas de producción nacional Sinovac y Sinopharm, que han demostrado tener una eficacia significativamente menor y proporcionar menos protección contra la infección y la muerte. Esta inmunidad inducida por la vacuna ha disminuido con el tiempo y, con un bajo consumo de refuerzos y sin infecciones naturales, la población es más susceptible a enfermedades graves. En China, la tasa actual de vacunación de refuerzo en mayores de 80 años es del 40%, mientras que en Hong Kong la tasa de vacunación de la serie primaria era del 34% en febrero de 2022, cuando se produjo un gran aumento de casos debido a la variante BA.1 omicron", comentaron los expertos de la consultora.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_