El almacenamiento en la nube se consolidará como tendencia en las empresas en 2023

El ‘cloud’ representará el 95% de las iniciativas digitales de las compañías.

Las ‘modern apps’ también tendrán mucha demanda en los próximos meses

El almacenamiento en la nube se consolidará como tendencia en las empresas en 2023

 

El 57% de las empresas consultadas en un estudio, recientemente publicado y realizado por Telefónica Tech, invertirá más presupuesto en estrategias TIC en los dos próximos años. Dicho estudio se ha llevado a cabo en España, Brasil, Argentina, Reino Unido e Irlanda. El 48% de las compañías, el 42% de ellas españolas, responde que ha adelantado su planificación digital, incluyendo la tecnología colaborativa y en la nube, debido a la pandemia.

Por su parte, la compañía Power Data ha dado a conocer que el almacenamiento en la nube se consolida como tendencia futura y que ha sido una de las estrategias digitales más desarrolladas en 2022. Tanto que, según sus datos, el 95% de las nuevas iniciativas digitales lo representará el almacenamiento en la nube.

El camino hacia la nube es la primera tendencia digital de las empresas para 2023, según IPM, a Ricoh Company, continuando así con lo ya iniciado en 2022. Un estudio elaborado por esta empresa el año pasado ya indicaba que las sociedades que han apostado por el cloud están triplicando sus beneficios en comparación con las que no lo han hecho.

El ‘cloud computing’ proporciona más agilidad a los negocios

El gerente de productos en la nube de IPM, Raúl Coria, explica que con el cloud computing, el almacenamiento en internet, “se extrae mucho valor”. Esta herramienta “proporciona a las compañías más disponibilidad, permite tomar decisiones empresariales más ágilmente, facilita mayor resiliencia sobre los datos de la organización y asegura la continuidad del negocio”. Además, añade, el cloud computing “nos facilita protección porque la ciberseguridad, hoy por hoy, es una primera obligación y más en cualquier empresa”.

IPM adelanta que, asimismo, las compañías españolas tendrán cada vez más un cloud híbrido, aquel que conecta el privado de la organización con el público, aunque mantendrán buena parte de sus datos internamente.

Las aplicaciones modernas son claves en el modelo de vida del pago por uso

La otra gran tendencia en el mundo digital de las empresas para 2023 son las modern apps (literalmente “aplicaciones modernas”) nacidas para un modelo cloud. “El hecho de que las aplicaciones se utilicen en el mayor conjunto de dispositivos y plataformas maximiza la productividad de una empresa”, señala Raúl Coria. Aunque también son extremadamente útiles para la sociedad en general, agrega.

Negocios más ágiles

La agilidad de las modern apps, continúa Coria, “adapta los requerimientos del negocio con la mayor velocidad posible”. Como ejemplo menciona al sector del comercio minorista. “Un comercio, de cara al consumidor, no se puede permitir tardar cuatro o cinco meses en implementar todas sus novedades”. El uso de modern apps le facilita tener a disposición del cliente los servicios en intervalos de tiempo cada vez más cortos. El directivo de IPM argumenta que “el pago por uso tiene un crecimiento constante en nuestra sociedad, nuestro modelo de vida actual cada vez está más basado en la suscripción, donde son fundamentales las aplicaciones modernas”.

Una de las explicaciones de por qué las modern apps están ganando terreno a pasos agigantados es, igualmente, la protección que brindan desde el código base, afirman en IPM, lo que produce la incorporación de ciberseguridad a todo su ciclo de vida.

Sectores donde puede haber más demanda

Privados y públicos. Los sectores de seguros, comercio minorista y de servicios sociales son los que más están ahora experimentando las ventajas de la utilización de la computación en la nube en sus empresas, según Power Data. Telecomunicaciones y banca, junto con la industria, son los que ya las experimentan desde hace años. En IPM declaran que modern apps y cloud tendrán más demanda en 2023 en sanidad, educación y Administración pública a causa de los datos confidenciales que manejan y la regulación a la que están sometidos.

Denominación. Raúl Coria dice que, en tecnología, lo moderno no dura más de cinco años. La denominación de modern apps o aplicaciones modernas nació para romper “y seguramente se seguirán llamando así en los próximos años”. Además de “rompedor”, el nombre en inglés, como ocurre en multitud de casos, es más corto y por eso más utilizado tanto en el mundo tecnológico como en el mundo empresarial.

Impensables. Hace diez años las modern apps no estaban en la mente de nadie y mucho menos en la vida de las personas. “El software ha pasado por distintas etapas de evolución y en la actualidad no hay casi ninguna área de la vida personal o profesional que no esté guiada por uno, hasta los programas de las lavadoras domésticas”, manifiesta el gerente de productos en la nube de IPM.

Normas
Entra en El País para participar