_
_
_
_

El Gobierno se inclina por quitar la rebaja al combustible a los particulares y mantenerla solo a profesionales

Transportistas, agricultores o ganaderos serían los sectores beneficiados Calviño y Montero avanzan que el Ejecutivo estudia cómo abaratar los alimentos

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño.
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño.GETTY
Pablo Sempere

El Gobierno de coalición está estudiando qué hacer en el año 2023 con las medidas de alivio desplegadas a lo largo de 2022, entre las que se encuentran la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible o las rebajas del IVA al gas y a la luz. Aunque aún no hay nada decidido, el Ejecutivo se inclina por rediseñar varias de estas iniciativas con el objetivo de destinarlas únicamente a los sectores más afectados por la crisis energética y el alza de los precios. En el caso de la rebaja de 20 céntimos, explican fuentes del Ejecutivo, se estudia eliminar su carácter generalizado y centrarla únicamente en sectores como el del transporte, la agricultura, la ganadería o la pesca, entre otros, si bien no hay nada decidido todavía.

El Ejecutivo lleva meses analizando el panorama para ver por qué opción decantarse. Hay, a grandes rasgos, tres alternativas: mantener el paquete vigente, eliminarlo por completo o modificarlo, acotando las ayudas por sectores y grupos. La tercera opción es desde hace semanas la que cobra más fuerza.

Tanto la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, como la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se han mostrado partidarias de esta fórmula este viernes. Las dos han explicado que la subvención generalizada de 20 céntimos por litro de gasolina o diésel es una medida controvertida y regresiva, por lo que el Ejecutivo estudia mantenerla solo para algunos sectores económicos.

"Faltan muy poquitos días para conocer en qué va a consistir el nuevo decreto ley" que recogerá las medidas, ha detallado Montero en Cáceres. La ministra ha recordado que, "mientras la situación de alza de precios persistiera, el Gobierno iba a tomar medidas para aliviar a las economías domésticas y a las empresas". Ahora "estamos ultimando" el nuevo paquete, en función de cómo se comporte el precio de la energía y el precio del barril del petróleo. "Todo para ver si prorrogamos las medidas o la sustituimos por otras", ha añadido.

En la misma línea se ha mostrado la ministra de Asuntos Económicos al recordar que el descuento de 20 céntimos generalizado "tiene un impacto fiscal muy importante y no beneficia a las clases más vulnerables", sino solo a quien "tiene coche", según ha apuntado en una entrevista en RAC-1.

La vicepresidenta ha matizado que todavía no puede decir "de forma totalmente taxativa" si la rebaja de 20 céntimos con carácter generalizado terminará el 31 de diciembre, pero ha insistido en la idea de que el Gobierno sopesa "mantenerla" solo para los sectores para los que sea "necesaria".

Alimentos

Calviño y Montero también han sugerido que el rediseño de las medidas de alivio podría incluir iniciativas que "hagan más hincapié en los productos que más agudizan la inflación, como los alimentos", según ha explicado la ministra de Hacienda, sin dar más detalles al respecto.

Cabe recordar que aunque el Índice de Precios al Consumo (IPC) lleva meses reduciedo su ritmo de crecimiento en España, con alzas interanuales por debajo del 10% en septiembre, octubre y noviembre, los alimentos siguen disparados. En el mes de noviembre, último con datos disponibles, los alimentos repuntaron un 15,3% anual, una tasa casi idéntica al 15,4% del mes anterior, cuando batió su máximo histórico.

Por contra, los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, publicados esta semana, muestran que el coste medio del litro de gasolina de 95 octanos en España bajó por cuarta semana consecutiva hasta 1,64 euros por litro, un nivel que no se alcanzaba desde el pasado 28 de febrero. Por su parte, el gasóleo también encadenó su cuarta semana de retroceso con un precio medio de 1,71 euros por litro. Los precios del combustible, por ello, están más bajos que cuando el Gobierno decidió lanzar la bonificación de 20 céntimos.

Coste del plan

De modificar el plan actual, que tiene un coste fiscal aproximado de entre 17.000 y 19.000 millones de euros al año, España lograría ahorrar varios miles de millones de euros. De este conjunto, la bonificación a los 20 céntimos supone para las arcas públicas un esfuerzo que entre abril y diciembre (tres trimestres) rondó los 4.200 millones, según cálculos de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). En un año completo, el coste fiscal ascendería a unos 5.700 millones.

La rebaja a los carburantes, de hecho, es una de las medidas más polémicas del paquete debido a su carácter regresivo. Por eso, Calviño ha recordado que no beneficia a los hogares con menos renta, sino a todos aquellos que tienen un coche en propiedad, sea cual sea su nivel de ingresos. Recientemente, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) denunció que las medidas de apoyo que "actúan sobre los precios de la energía y el transporte no se focalizan en los individuos de menor renta”. Así, aunque las iniciativas pensadas para abaratar la factura eléctrica se reparten de forma homogénea por nivel de renta, las que actúan sobre el gas, el combustible o el transporte público principalmente “recaen en hogares con mayor renta”.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Pablo Sempere
Es redactor en la sección de Economía de CINCO DÍAS y EL PAÍS y está especializado en Hacienda. Escribe habitualmente de fiscalidad, finanzas públicas y financiación autonómica. Es graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Archivado En

_
_