Política monetaria

El BCE prevé que la inflación alcance su pico en la recta final del año

Villeroy considera que es pronto para discutir el máximo que alcanzarán los tipos

Sede del BCE en Fráncfort.
Sede del BCE en Fráncfort. Efe

Mario Centeno, miembro del consejo de Gobierno del BCE, considera que todos los datos apuntan a que el pico de inflación podría alcanzarse en la recta final del año. Unas previsiones que se cumplirán siempre y cuando no vuelvan a producirse nuevos shocks en la oferta, una idea que el responsable del banco central de Portugal no contempla a medio plazo.

Estas previsiones apoyarían un aumento de las tasas más moderado en la cita de la próxima semana.En la última reunión del año, el mercado espera que el BCE eleve las tasas en 50 puntos básicos, frente a los 75 de las dos últimas citas. "Creo que estamos en condiciones de prometerlo", remarcó Centeno. A pesar de esta moderación, la institución deberá seguir transmitiendo a los mercados que no dudará en hacer lo que sea necesario para combatir la inflación, una tasa que continúa estando en unos niveles muy elevados.

“Tenemos que estar abiertos a que los tipos se muevan hacia un territorio restrictivo durante un tiempo”, afirmó el responsable del banco central irlandés, Gabriel Makhoulf. "Es prematuro hablar del punto final para las tasas en un entorno en el que sigue existiendo mucha invertidumbre", añadió

Por su parte, Francois Villeroy cree que es demasiado pronto para discutir hasta dónde subirán los tipos y adelantó que el ajuste monetario debería llevarse a cabo al ritmo adecuado. "Las instituciones financieras quieren un aumento ordenado", señaló el miembro del BCE durante su intervención en evento celebrado en París. En sintonía con lo que ha venido descontando el mercado, Villeroy es partidario de una moderación en el proceso de subidas de las tasas. En un momento en el que el mercado está cuestionando la capacidad de los bancos centrales de lograr un aterrizaje suave, Villeroy considera que en referencia a Francia es poco probable un aterrizaje forzoso. "Las hipotecas francesas siguen siendo las más baratas, abundante y seguras entre los grandes países europeos", remarcó.

A falta de una semana y media para que el BCE dé a conocer su decisión sobre los tipos, la moderación con la que trabaja el mercado ha permitido a las rentabilidades de la deuda alejarse de los máximos anuales. La rentabilidad del bono español se sitúa en el 2,8%, el alemán al mismo plazo por debajo del 2% y la deuda italiana con vencimiento en 2032 cae al 3,7%, a gran distancia del 4,7% que marcó en octubre.

Normas
Entra en El País para participar