Encuesta

Los ciudadanos confían más en las grandes empresas españolas que en las multinacionales

Entidades bancarias, sindicatos y los partidos políticos se sitúan en la parte baja de la tabla de confianza

Los ciudadanos confían más en las grandes empresas españolas que en las multinacionales

La pandemia, la invasión de Ucrania o los datos de IPC en máximos históricos.Las sociedades de todo el planeta viven tiempos de incertidumbre, de nubarrones grises que impiden a los ciudadanos tener un horizonte claro y confianza en el devenir. Sin embargo, la Fundación BBVA ha avanzado un estudio que avala que en España, al menos, hay certidumbre en una cosa: los españoles confían más en sus jefes que en el banco.

La confianza de los españoles en términos interpersonales hacia sus superiores se sitúa en el 6'8, lo que se define en el estudio como confianza "muy alta", mientras que los bancos, como los sindicatos, registran "bajos niveles de confianza", sin especificar el informe la valoración exacta. 

Los actores económicos ostentan una confianza que difiere según el ámbito de cada una. La patronal CEOE y las empresas multinacionales despiertan una seguridad media, mientras que las instituciones económicas más valoradas de manera mayoritaria son las grandes empresas españolas. Sin embargo, el mercado está entre los componentes esenciales de una sociedad avanzada en los que más confía la ciudadanía, junto al Estado de derecho o la democracia.  

En términos generales, el tríptico ciencia, medicina y tecnología se sitúan en la parte alta del mapa de confianza, lo que se corresponde con los grupos profesionales que los sostienen, que ostentan los mayores niveles en lo que respecta a profesiones. Científicos, médicos, policías o militares son, junto con los maestros, los empleos que más familiaridad crean entre la ciudadanía. 

Según se desprende del informe, los españoles son, por lo general, confiados con respecto a la mayoría de personas. La familia y los amigos tienen un papel esencial en la vida de las personas, siendo ellos los principales depositarios de confianza. 

Sin embargo, la fe de los españoles no es universal. El Parlamento, la Iglesia católica, el Gobierno, las redes sociales, los ya mencionados bancos y sindicatos, y los partidos políticos se sitúan en la parte baja de la tabla de confianza, en orden decreciente. 

Los españoles valoran características del universo moral para hacer crecer su confianza, como decir la verdad, cumplir las promesos y actuar de forma ética. Factores que, paradojicamente, no creen que cumplan los propios españoles, ya que la categoría "gente del propio país" es la que menos familiaridad suscita entre los encuestados. 


Normas
Entra en El País para participar