España registra en noviembre la mayor caída de confianza económica de la UE

La desconfianza de los consumidores lastra el optimismo en las expectativas del país

Una mujer ordena ropa en un puesto de comercio.
Una mujer ordena ropa en un puesto de comercio. Europa Press

La confianza en la evolución de la economía española ha registrado en noviembre la mayor caída entre los países miembros de la Unión Europea, con un descenso de 2.6 puntos sobre el mes anterior. Así consta en el indicador de sentimiento económico (ESI), publicado por la Comisión Europea este lunes. Los datos le dan a España 109.3 puntos, frente a los 111.9 de octubre, cuando alcanzó su mejor lectura desde marzo de 2001.

Tanto a nivel nacional como europeo, la disminución de la ESI en noviembre se ha visto impulsada por una marcada disminución en la confianza del consumidor. En el caso del bloque se sitúa en -8.2 puntos, mientras que para España es aún peor: -12.5 puntos, casi el doble que un mes antes (-6.8) El índice no era tan negativo en el país desde marzo del año pasado, cuando en pleno confinamiento las expectativas de los consumidores relacionadas con la economía familiar y el empleo se situaron en -17.4 puntos.

En el conjunto de los Veintisiete la confianza se ha mantenido prácticamente sin cambios en la industria y los servicios, e incluso mejoró en el comercio minorista y la construcción. Sin embargo, para España la tendencia ha sido diferente. El ladrillo pasó de 2.7 puntos en octubre a -3.0 puntos en noviembre. Se trata, una vez más, del peor dato desde marzo de 2020 (-6.9), en pleno auge de la pandemia. La industria también redujo su optimismo, al pasar de 5.4 a 2.4 puntos. En cambio, el sector servicios se mantuvo optimista a pesar de los problemas en la cadena de suministros y marcó la mejor cifra desde octubre de 2001: 29.4 puntos.

De este modo, España ha encabezado la lista de los países con el mayor deterioro de la confianza en el penúltimo mes del año, por delante de Países Bajos (-2.1) y Alemania (-1.7). El indicador de sentimiento económico también ha mermado en el conjunto de la UE, al pasar de 117.6 a 116.5 puntos. Por contra, la mejor evolución le corresponde a Francia, con un aumento de tres puntos respecto a octubre para llegar así a 116.1 puntos. Le siguió Italia y Polonia, con una mejora de 0.9 y 0.5 puntos, respectivamente.

A nivel global, la Comisión advierte de que la mayor incertidumbre empresarial está relacionada con los cuellos de botella persistentes en la producción, debido a la escasez de ciertos insumos, como chips, y materias primas. Además, el fuerte aumento de los casos por coronavirus en Europa, sumado a la posible reintroducción de medidas de contención para hacer frente a la sexta ola, parecen haber impactado ya en los resultados de la encuesta, especialmente entre los consumidores.

La confianza empresarial en el entorno europeo viene cayendo desde julio, cuando se registraron las mayores perspectivas. Desde ese entonces la creciente preocupación por los precios de los productos y la desaceleración del crecimiento económico empezaron a pesar sobre las expectativas. Ya a finales de octubre el Instituto Nacional de Estadística (INE) advirtió de que la economía de los países del euro había subido solo un 2% en el tercer trimestre, restando dinamismo a la recuperación de la economía. En el caso español el crecimiento fue menor: un 1,1%, luego de que las restricciones a la actividad empresarial provocaran una contracción del 0,4% en el primer trimestre. Pese a ello, el Gobierno espera que el PIB crezca un 6,5% este año.

Normas
Entra en El País para participar