Sacyr saca ya más valor de sus concesiones que de la Itínere que vendió en 2008

Sacyr Concesiones gana en ingresos, ebitda y peso en el grupo a la división que fue traspasada por 7.900 millones

Sacyr pulsa en la foto

Catorce años después de que Sacyr tuviera que sacrificar la firma de autopistas Itínere, con la venta a Citigroup por 7.900 millones de euros, el grupo de infraestructuras que preside Manuel Manrique ha conseguido reconstruir por completo su división de concesiones. De hecho, supera en valor, e incluso en aportación al grupo, a aquella que fue formada antes de la crisis financiera con la integración de Itínere y Europistas.

Tomando las magnitudes de negocio al cierre de septiembre, las ventas de Sacyr Concesiones son un 201% superiores a las que conseguía Itínere a septiembre de 2008 (un 57% mayores si se excluye la construcción de autopistas y solo se tienen en cuenta los ingresos por la operación de infraestructuras).

El ebitda ha mejorado en un 47,8% frente al que Sacyr recibía del negocio concesional en los nueve primeros meses de 2008, y el peso actual de Sacyr Concesiones sobre las ventas globales de la compañía es del 18,4%, casi doblando el 10% que aportaba Itínere. La primera es responsable del 56% del ebitda de la compañía, mientras que la actividad de la segunda representaba alrededor del 41%.

Este mismo mes, Manrique ha trasladado a los analistas de Bolsa que la valoración del capital (equity value) de Sacyr Concesiones subía de 2.800 a 3.000 millones de euros (el objetivo es de 3.700 millones en 2025). Itínere se vendió con una tasación de 2.874 millones por los fondos propios y 5.013 millones de euros de deuda neta asumida por Citi en la operación.

La actual revalorización responde a la continua puesta en operación de activos, la mayor parte con ingresos garantizados y ligados a la inflación o, como mínimo, con mecanismos que amortiguan las caídas en la demanda. De este modo, Sacyr Concesiones ha estado entre las firmas que mejor han capeado el fuerte temporal de la pandemia en el terreno de las infraestructuras.

Incorporaciones

La división, que reúne desde 33 autopistas y dos aeropuertos hasta infraestructuras sociales, instalaciones para la gestión del agua y aparcamientos, ha sumado a su cesta en lo que va de ejercicio la puesta en operación de las autopistas Américo Vespucio Oriente (Santiago de Chile) y Ruta 78 (Santiago-San Antonio) en Chile, la A3 (Napolés-Salerno) en Italia, y las colombianas Mar 1 (Medellín-Santa Fe) y Rumichaca Pasto (Ipiales-Pasto).

Está por entrar en operación en su totalidad el activo estrella, la autopista Pedemontana-Veneta, de 162 kilómetros en el noreste de Italia, en cuya construcción se habrán invertido 2.600 millones. Su cartera de ingresos futuros se acerca a los 10.000 millones en 39 años de operación.

En el año móvil los ingresos de Sacyr Concesiones se han disparado un 66%. Sus principales mercados, tanto por ingresos como por resultado bruto de explotación, son Colombia, Chile y España. Pero también tiene presencia en la referida Italia, Portugal, Irlanda, Reino Unido, Perú, Uruguay, Estados Unidos y Australia.

La Sacyr de 2008, tal y como marcaban las tendencias de negocio, tenía fuerte apalancamiento, mucha inversión en energía (20% de Repsol) y diversificación hacia el inmobiliario, con la promotora Vallehermoso y la patrimonialista Testa. Con la crisis financiera y el consiguiente estallido de la burbuja del ladrillo se vio en la necesidad de desinvertir en Itínere.

Hoy el 85% del ebitda es concesional, se han conseguido notables sinergias entre los negocios de construcción y concesiones, la participación en Repsol está liquidada y se persigue bajar la deuda corporativa a cero. Para ello, se ha puesto en venta el 49% del negocio de Servicios, en el que la firma continuará con marcas como Valoriza.

Menos cartera

Itínere era en 2008, junto a Abertis y Cintra, referencia entre las concesionarias españolas. Donde sacaba ventaja a Sacyr Concesiones era en el rendimiento por ebitda, del 73% frente al 61%. Este último se ve rebajado por el menor margen entre las concesiones relacionadas con el ciclo del agua, del 18%, mientras que la explotación de infraestructuras de transporte ofrecen un 68,6%.

También se impone Itínere en la cartera de ingresos a futuro: 66.700 millones de entonces en comparación con los 43.100 millones que declara a día de hoy.

18.000 millones en activos bajo gestión

Actividad. La cartera concesional de Sacyr está formada por 68 activos, de los que 56 están en operación y 12 permanecen en construcción. El actual plan estratégico busca balancear el peso entre geografías: un 33% del negocio debe proceder de países de habla inglesa; otro tanto se cosechará en Latinoamérica, y el ultimo tercio ha de depender de Europa. Brasil y Estados Unidos son geografías en constante análisis en busca de crecimiento.

Destacada en el sector. Considerada la cuarta desarrolladora de infraestructuras en concesión del mundo (líder en colombia y Chile), Sacyr opera más de 4.500 kilómetros de autopistas, casi 3.000 camas de hospital y participa en servicios del agua para diez millones de personas. La inversión bajo gestión supera los 18.000 millones.

Normas
Entra en El País para participar