Accionariado

Sacyr se va de Repsol con la venta del 2,9% y un recorte de deuda de 563 millones

La empresa de infraestructuras logra unos fondos netos de 58 millones de euros

Sede de Repsol
Sede de Repsol

Más de 15 días con Sacyr soltando bloques de acciones de Repsol han zanjado los más de 15 años de estancia de la contructora en el capital de la petrolera. La venta del 2,9% cierra un capítulo de la historia reciente del empresariado español, que comenzó con la irrupción de ACS, Acciona y la propia Sacyr, impulsadas por el boom del ladrillo y las infraestructuras, en el accionariado de Unión Fenosa, Endesa y Repsol, respectivamente. Se veía con buenos ojos la capacidad de apalancamiento, la diversificación de negocios y el blindaje de empresas estratégicas de la energía con capital español.

El grupo de infraestructuras que preside Manuel Manrique se ha desprendido del 2,9% que le restaba, desde una posición inicial del 20%. Llevaba años bajando posiciones en la que fue la gran apuesta del expresidente Luis del Rivero, y ha aprovechado que la cotización ronda los 15 euros para salir. El precio medio de adquisición en 2006 fue del 26,7 euros.

Fuentes cercanas a la operación aseguran que las relaciones con la participada han sido cordiales hasta al mismo momento de la despedida. De hecho, Sacyr ha expresado en un comunicado su “apoyo total a la estrategia de negocio y a las políticas de lucha frente al cambio climático de Repsol”. La decisión de venta fue sometida por el presidente Manrique a consideración del consejo de administración, que dio el visto bueno semanas atrás.

Viento a favor

La venta del 2,9% de Repsol ha sido posible gracias a la revalorización de una participación que estaba cubierta por derivados. La acción de la energética ha saltado un 49% desde que comenzó el año, entre precios al alza del petróleo y sus esfuerzos para ganar presencia en el terreno de las renovables.

Esa subida ha compensado el coste de la liquidación de las opciones de venta, mientras que Sacyr ha reducido la deuda de 563 millones asociada al paquete. La desinversión deja un saldo positivo de caja de 58 millones, que serán destinados a seguir reduciendo el endeudamiento y atender inversiones. En un hecho relevante enviado esta mañana a la CNMV, Sacyr dice mejorar el patrimonio de la sociedad en 40 millones de euros por un movimiento que, contablemente, se registra como una participación financiera a valor de mercado.

Con una capitalización de 23.155 millones de euros, la participación de Sacyr en Repsol está valorada en unos 671 millones a cierre del viernes.

Después des muchos años expuesta a la volatilidad del valor de Repsol en Bolsa, que motivó no pocos deterioros en el valor de la participación, Sacyr habla de una mejora en la visibilidad del balance y la previsibilidad de la cuenta de resultados. Su plan estratégico 2021-2025 dirige el foco hacia el desarrollo y gestión de infraestructuras, negocio al que Sacyr debe el 83% del ebitda.

La entrada de la constructora en Repsol se produjo en 2006 con un 9,95% inicial, que creció de inmediato hasta el 20%. Sacyr jugaba el papel de accionista industrial, mientras que La Caixa tenía el rol de inversor financiero, pero durante años fue el banco de Isidro Fainé el que marcó la línea en el consejo. El intento de controlar la gestión, en alianza con la mexicana Pemex, terminó con Luis del Rivero fuera de la constructora que había fundado junto a varios exdirectivos de Ferrovial.

La rebaja en la posición de Sacyr comenzó en 2011, pasando al 10%. En 2017 se reconocía un paquete del 8,2%, y en marzo de este año la constructora había bajado ya del 3%. Otros inversores de referencia son Blackrock, que tiene un 5,306% del capital de la petrolera, y la gestora Amundi, que controla un 3,203%. 

Normas
Entra en El País para participar