Alberto Martínez: “Los TAC y los angiógrafos se renuevan gracias a los fondos europeos”

El máximo directivo de la filial española de la compañía alemana cree que estos recursos son insuficientes y pide un plan de inversión a largo plazo 

Director general de Siemens Healthineers.
Director general de Siemens Healthineers.

El director general desde hace un año de la filial española de Siemens Healthineers celebra que, gracias a los fondos europeos, a través del plan de inversiones en equipos de alta tecnología (Inveat), dotado con 796,1 millones de euros, se estén renovando TAC, angiógrafos y resonancias en los hospitales. Un histórico reclamo del sector de tecnología sanitaria, el de reducir la obsolescencia tecnológica en el Sistema Nacional de Salud, que está siendo ya atendido, desvela Alberto Martínez (Barcelona, 1979), con más de 15 años en la multinacional que facturó 21.714 millones en el año fiscal de 2022, finalizado el 30 de septiembre. Esto es un 20,7% más frente al de 2021.

“Llevamos unos 20 escáneres instalados en Andalucía, Madrid, Cataluña y Extremadura”, afirma. Martínez alerta, sin embargo, de que esto no soluciona el problema. “Se necesita un plan estratégico a medio y largo plazo que también incluya la asimilación y absorción de tecnologías punteras”, sostiene este licenciado en Ingeniería Industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña.

La empresa, a través de su filial de robótica vascular Corindus, acaba de presentar avances en el tratamiento neurovascular.

Estamos presentes desde hace mucho tiempo en el área de las terapias mínimamente invasivas o guiadas por la imagen. Todo lo que es endovascular, cateterismos, son procedimientos que tanto en neuro como en cardio, incluso en oncología, están creciendo mucho. Y en cateterismo hay un alto porcentaje de procedimientos manuales susceptibles de ser robotizados. Con Corindus, que compramos en 2019, desde una consola externa con dos joysticks [mandos] el radiólogo o el cardiólogo van guiando los catéteres por dentro del paciente hasta colocarlos con mucha mayor precisión, de una manera más automatizada y sin estar expuestos a la radiación. Es el primer robótico endovascular con aplicación en neuro, cardio y en radiología vascular.

¿Se utiliza ya en algún hospital?

En el Gregorio Marañón, en cardiología, con el doctor Fernández Avilés y su equipo.

¿Estudia su uso en otros?

Sí, el último alcanzado es en Orense, para radiología vascular, y tenemos varias conversaciones pendientes de cerrar. Es una tecnología nueva que poco a poco va avanzando; necesita adaptación, formación y un poquito de nuevas generaciones.

La tendencia es automatizar al máximo tanto el área de laboratorio como la de diagnóstico por imagen

¿Las tendencias van en esa línea?

Sí, también en la línea de cómo podemos tanto en el área de laboratorio como de diagnóstico por la imagen automatizar al máximo, ser eficientes, hacer más con los mismos recursos o cómo, añadiendo unos pocos, podemos hacer mucho más. Las intervenciones en remoto son algo que no son ciencia ficción, están ahí y crecerán cada vez más. O los exámenes y diagnósticos a distancia en hospitales provinciales y comarcales. Como la demanda en salud crece a una velocidad muy superior a la oferta de profesionales, la automatización, la robotización y la inteligencia artificial van a tener necesariamente un espacio porque, si no, el sistema no va a tener profesionales, y eso en España no es una excepción.

¿Cómo ve a España en términos tecnológicos? ¿Ha mejorado o empeorado tras la pandemia?

La pandemia trajo un poco de todo; ha removido los cimientos del sistema. En una fase inicial, hubo un fuerte nivel de inversión, una demanda tremenda de equipos de radiología convencional, portátiles o fijos, y escáneres (TAC) por el Covid, para la evaluación del daño pulmonar, y la mayoría se ha quedado en los hospitales. Estos pueden hacer también una evaluación oncológica o traumatológica. Pero en España el nivel de obsolescencia es muy alto comparado con nuestros colegas en Europa. Cuando la media de edad de un equipamiento es de entre ocho y diez años, aquí es bastante superior.

¿Qué consecuencias supone?

Una tecnología obsoleta marca una diferencia muy, muy fuerte en un tratamiento a un paciente o en un diagnóstico. Nuestro predicamento desde Fenin [patronal del sector] de que esto tenía que ser diferente trajo sus frutos y hemos obtenido fondos de la Unión Europea, del proyecto Inveat [plan de inversiones en equipos de alta tecnología], que son una realidad y se están ejecutando. Pero no soluciona todo, la tecnología médica necesita un plan estratégico a medio y largo plazo de obsolescencia, pero también de asimilación y absorción de tecnologías punteras, y esto no puede ser un único proyecto, deber ser sostenible en el tiempo, anual o bianual.

Las intervenciones en remoto crecerán cada vez más porque la demanda de salud sube a una velocidad superior a la oferta de profesionales

¿Cuántos equipos ha instalado la compañía y en qué comunidades?

Desde el mes de junio, llevamos aproximadamente 20 escáneres instalados en diferentes sistemas de salud de Andalucía, Madrid, Cataluña y Extremadura, y otros muchos que quedan hasta finales de septiembre de 2023, el plazo establecido.

Este reclamo es de hace más de una década y ha habido pocos avances, ¿qué propone?

Hay iniciativas puntuales, existen modelos innovadores que van más allá del clásico presupuesto, muy expuesto a los ciclos. En Murcia gestionamos dos hospitales con un contrato a largo plazo donde nos encargamos de toda la tecnología: de ponerla, de mantenerla y de reemplazarla cuando toque. También en Cáceres.

¿Cómo va el negocio de test de Covid? Los ingresos de esta división cayeron en el tercer trimestre fiscal y afectaron a sus resultados.

Existe una parte remanente de test de PCR (para cirugías) y de anticuerpos, pero no es lo que teníamos antes. Tras la sexta ola bajaron a cero y ahora vemos una incipiente demanda, tímida aún, de otro tipo de test, de Covid y gripe, ambas convivirán este año. El futuro está ahí y, de hecho, lanzamos uno a finales de septiembre para este invierno.

Acabamos de lanzar un test de Covid y gripe para el invierno; ambas convivirán esta temporada

¿Qué está haciendo la compañía para reforzar su presencia en España?

Tenemos un centro de I+D en Getafe donde diseñamos sistemas de imagen, algo de lo que debemos estar muy orgullosos. Las multinacionales, en general, hacen I+D en su país de origen, China y EE UU, nosotros, además, hacemos en España. Lanzamos también hace unos meses en España, gracias al plan Inveat, el escáner photon counting. Es una tecnología revolucionaria, solo existen 50 en el mundo, que viene a cambiar el paradigma del diagnóstico por la imagen con una calidad, resolución y reducción de dosis radical. Se lleva más de 10 años investigando y esperamos tener las primeras instalaciones en breve, el próximo año. Se aplicará, principalmente, en cardiología, oncología y pediatría. Y hay un proyecto muy interesante, que se llama One step Ictus, con el Hospital Vall d'Hebron a través del cual pretendemos poner toda la tecnología existente, sin límite, al servicio de este centro para mejorar el tratamiento del ictus. Esto significa no solo soluciones tecnológicas, sino también dispositivos actuales y futuros, e implementar los mejores flujos de trabajo con un objetivo claro de reducción de tiempo desde que el paciente es intervenido y hasta que tiene su trombectomía mecánica. Si tardas mucho tiempo en tratarlo, el paciente puede salir con una cronicidad y con un nivel de recuperación bajo. Y la idea es que salga productivo para el sistema y para su familia, que sea menos traumático. Es el primer piloto que hacemos en el mundo y estamos muy orgullosos.

¿Cuáles son las previsiones de la empresa en el contexto de incertidumbre actual?

Los costes energéticos y de proveedores y las rupturas intermitentes de la cadena de suministro son una realidad y están llevando al incremento de costes. Los cierres de China y Shanghái hacen que la empresa se recienta, eso tiene un impacto; también la producción porque, parcialmente, producimos en China, y en cuanto a la demanda. El sector de la sanidad y la tecnología sanitaria debe vivir con un plan que haga que, independientemente de los ciclos económicos, haya una estabilidad porque la patología se manifiesta independientemente del estado económico. Hay que tener prudencia, estar preparados, pero creo que el año que viene va a ser un gran año por la inyección que ha hecho el Estado en tecnología sanitaria gracias a los fondos europeos. En España, con los fondos europeos, es un momento especialmente bueno. A pesar del entorno económico, hay mucho por hacer y muchas necesidades. Estos fondos europeos no han tocado todas las tecnologías, por ejemplo, ultrasonidos, endoscopia, las salas de rayos convencionales...; los fondos no han llegado ahí.

“Queremos reducir el tiempo desde que un paciente es diagnosticado de cáncer hasta que comienza el tratamiento”

Alberto Martínez, en la sede de la compañía en Madrid.
Alberto Martínez, en la sede de la compañía en Madrid.

Antes de asumir la dirección de la filial española se ocupó de la integración de las operaciones comerciales de Varian, adquirida en 2020. El objetivo de la compañía de esta compra era reforzar su área oncológica. ¿Lo ha conseguido? ¿Qué balance hace?

El proyecto de integración avanza satisfactoriamente con la filosofía de integración y de encontrar sinergias. El foco va a ser cómo podemos colaborar la parte más clásica de Healthineers con la parte de Varian para tener una mejor aproximación al cáncer. En la patología oncología tocamos todo el espectro: desde la prevención, con sistemas digitales de ehealth; el sreening, el diagnóstico, la terapia, sea endovasculares o radioterapia; y hasta el seguimiento de la propia patología o la cronicidad. Hasta ahora había una desconexión natural de proveedores diferentes y lo que estamos haciendo es integrar mucho mejor desde el diagnóstico, la planificación, el tratamiento y el seguimiento, para ser mucho más eficientes. Incluso, por qué no, reducir el tiempo drásticamente desde que un paciente es diagnosticado de cáncer hasta que comienza el tratamiento.

¿Ese enfoque se centrará en algún tipo de cáncer en concreto?

Cáncer en general, aunque hay tumores más prevalentes. El hepático es un foco muy importante para nosotros; pulmón y próstata también.

Normas
Entra en El País para participar