Reino Unido entra en recesión y lanza un plan de consolidación fiscal por 55.000 millones de libras

La libra baja un 1% y la Bolsa de Londres se deja un 0,85%, en línea con Europa

El primer ministro británico, Rishi Sunak, en el Parlamento.
El primer ministro británico, Rishi Sunak, en el Parlamento. AFP

El ministro británico de Economía, Jeremy Hunt, ha explicado este jueves que Reino Unido ha entrado en recesión y que la inflación británica se situará este año en el 9,1%, según los datos de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, en inglés), que supervisa las cuentas públicas del país.

En este contexto económico, el titular de Economía ha desvelado un nuevo plan de consolidación fiscal que contempla una serie de subidas de impuestos y recortes del gasto público para generar 55.000 millones de libras (unos 63.000 millones de euros) en los próximos cinco años, a fin de reducir el endeudamiento del país.

El plan estará centrado en tres pilares: la estabilidad financiera, el crecimiento económico y la protección de los servicios públicos. En concreto, Hunt anuncio la rebaja de 150.000 (171.000 euros) a 125.140 libras (143.240 euros) del umbral de ingresos a partir del cual se pagará la banda más alta del impuesto sobre la renta, del 45%, mientras que congelará el mínimo de ganancias anuales libres de impuestos a fin de incluir a más contribuyentes en los próximos años.

El ministro conservador también elevará del 25 al 35% el impuesto temporal sobre los beneficios extraordinarios de las empresas de petróleo y gas e impondrá una tasa provisional del 45% sobre esos excedentes a las generadoras de energía.

Con este plan fiscal, el Gobierno de Rishi Sunak espera aumentar en unos 25.000 millones de libras (28.555 millones de euros) la recaudación y recortar el gasto en 30.000 millones de libras (34.266 millones de euros).

El mandato del recién estrenado primer ministro será juzgado en gran medida por el éxito o fracaso de su plan económico, por lo que ha dado un giro de 180 grados en la política fiscal de los conservadores, después de que su predecesora, Liz Truss, dimitiera en octubre a raíz de las turbulencias en los mercados financieros que provocó su programa fiscal anunciado el 23 de septiembre.

La libra ha respondido al nuevo plan fiscal con un retroceso del 1%, mientras que la Bolsa de Londres se deja un 0,85%, en línea con Europa.

Normas
Entra en El País para participar