La inflación ayuda, por ahora, a la economía de plataformas

La necesidad de ingresos extra incrementa la oferta de mano de obra de Uber o de anfitriones de Airbnb

Repartidor de Uber Eats en Utrecht (Países Bajos), en agosto pasado.
Repartidor de Uber Eats en Utrecht (Países Bajos), en agosto pasado. reuters

Algunos miembros de la economía de plataformas están viendo un resurgimiento del sector de los ingresos extra a medida que la inflación hace mella. La gente está cada vez más interesada en conducir para Uber Technologies y en anunciar sus viviendas en Airbnb para ganar un dinero adicional. Es un cambio agradable para los portales que se basan en compartir trabajadores o espacios. Y, al menos por ahora, la demanda de estos servicios se mantiene.

El consejero delegado de Uber, Dara Khosrowshahi, dijo hace dos semanas que más del 70% de los conductores de la empresa de VTC señalan que la inflación jugó un papel en su decisión de inscribirse para trabajar. Su rival Lyft tiene más conductores activos que desde el inicio de la pandemia.

La empresa de alquileres vacacionales Airbnb, por su parte, también informó al presentar sus resultados trimestrales de un “fuerte crecimiento” en el número de nuevos anfitriones. El consejero delegado de la empresa, Brian Chesky, dijo que la gente está especialmente interesada en obtener ingresos extra mediante el alojamiento, algo que recuerda al aumento de los segundos empleos durante la Gran Recesión de 2008.

Forma parte de un aumento más general del trabajo autónomo: una encuesta de McKinsey estima que el 36% de los encuestados empleados, o 58 millones de estadounidenses, se identifican como trabajadores independientes, frente al 27% en 2016. Y la gente necesita formas de complementar sus ingresos. Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron un 7,7% en el año hasta octubre, y los precios están subiendo últimamente más que en cuatro décadas.

Tener más oferta de mano de obra, en teoría, da ventaja a las empresas. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso el mes pasado una nueva norma sobre los trabajadores gig que podría cambiar profundamente la forma de clasificar a sus trabajadores de las empresas. Pero por ahora, la competencia entre los proveedores de los servicios compartidos podría venir bien. Los conductores o anfitriones se llevan en última instancia una parte de las reservas que llegan a las plataformas. Cuantos más compañías puedan elegir esas personas, menor será el recorte que estarán dispuestos a aceptar para conseguir el trabajo.

La inflación tiene otra cara: la disminución de la demanda. Pero la economía de plataformas parece aguantar bien, aunque la economía no lo haga. Uber señala que “no hay absolutamente ningún signo de desaceleración”. Airbnb tuvo el mayor y más rentable trimestre de su historia. Los pedidos de DoorDash, de comida a domicilio, subieron un 27% interanual, hasta los 439 millones de dólares, en el tercer trimestre.

Todas estas empresas advirtieron de las señales de debilitamiento del consumidor, o están pendientes de ellas. Por el momento, sin embargo, el aumento de la necesidad de ingresos extra podría jugar a su favor.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías